El as­pi­ran­te de­trás de Yua­wi

Se pre­sen­tó co­mo un lí­der in­no­va­dor y ca­paz de ofre­cer un go­bierno in­clu­yen­te

El Economista (México) - Los Políticos - - Precampañas - Por Li­dia Aris­ta

En los 60 días de pre­cam­pa­ña, el can­di­da­to de la alian­za Por Mé­xi­co al Fren­te, Ri­car­do Ana­ya, tra­ba­jó pa­ra in­ten­tar ase­gu­rar­se co­mo el se­gun­do lu­gar en la com­pe­ten­cia por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca; por ello di­ri­gió sus ata­ques prin­ci­pal­men­te con­tra el aban­de­ra­do del PRIPVEM-Nue­va Alian­za, Jo­sé An­to­nio Mea­de, a fin de in­ten­tar co­lo­car­lo en un ter­cer si­tio y ase­gu­rar que la ba­ta­lla real por Los Pi­nos sea en­tre su pro­pues­ta y la del mo­re­nis­ta An­drés Ma­nuel López Obra­dor.

En es­tos dos me­ses de pro­se­li­tis­mo in­terno, enar­bo­ló co­mo su dis­cur­so el com­ba­te a la corrupción, y se pre­sen­tó co­mo un lí­der in­no­va­dor y ca­paz de ofre­cer un go­bierno in­clu­yen­te, así co­mo un pro­yec­to de país con rum­bo de­fi­ni­do. In­ten­tó des­mar­car­se de los go­bier­nos fa­lli­dos, de la in­se­gu­ri­dad y corrupción.

Sus ata­ques con­tra los go­bier­nos y go­ber­nan­tes co­rrup­tos no só­lo in­clu­ye­ron a los que por­tan el se­llo del PRI, sino tam­bién a pa­nis­tas. Unos días an­tes del ini­cio de la eta­pa de pre­cam­pa­ña, Ana­ya Cor­tés pu­so dis­tan­cia en­tre su pro­yec­to y los de los dos al­bia­zu­les que han ocu­pa­do la Pre­si­den­cia de Mé­xi­co: Vi­cen­te Fox y Fe­li­pe Cal­de­rón.

Su ob­je­ti­vo era trans­mi­tir que él no re­pre­sen­ta la po­si­bi­li­dad de un go­bierno fa­lli­do, de ries­gos, de in­se­gu­ri­dad o corrupción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.