PRD pa­ga las fac­tu­ras

Los per­so­na­jes que im­pul­sa­ron al ex­pre­si­den­te Jo­sé Luis Abar­ca si­guen ope­ran­do en la po­lí­ti­ca de par­ti­dos de esa en­ti­dad del sur del país

El Economista (México) - Los Políticos - - A 4 AÑOS DE AYOTZINAPA - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo­le­co­no­mis­ta.mx

Ma­ña­na se cum­plen cua­tro años de la des­apa­ri­ción de los 43 nor­ma­lis­tas de Ayot­zi­na­pa que pri­me­ro fue­ron de­te­ni­dos por la po­li­cía mu­ni­ci­pal de Igua­la, Gue­rre­ro y lue­go ha­brían si­do en­tre­ga­dos a miem­bros de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, sin que has­ta el mo­men­to se se­pa qué pa­só con ellos. Si bien el en­ton­ces pre­si­den­te mu­ni­ci­pal, Jo­sé Luis Abar­ca, y su es­po­sa si­guen pre­sos, quie­nes lo im­pul­sa­ron po­lí­ti­ca­men­te si­guen ac­ti­vos en la po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta.

Cuan­do ocu­rrió la des­apa­ri­ción de los nor­ma­lis­tas, Igua­la es­ta­ba go­ber­na­do por el pe­rre­dis­ta Jo­sé Luis Abar­ca, ac­tual­men­te pre­so y se­ña­la­do de di­ver­sas for­mas por su pre­sun­ta res­pon­sa­bi­li­dad en la des­apa­ri­ción de los nor­ma­lis­tas.

Ese per­so­na­je ga­nó la elec­ción mu­ni­ci­pal en el 2012, cuan­do en la en­ti­dad sí ocu­rrió el lla­ma­do efec­to Ló­pez Obra­dor, que com­pi­tió por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Abar­ca fue im­pul­sa­do por Lá­za­ro Ma­zón Alon­so, quien ha­bía si­do al­cal­de de Igua­la edos ve­ces y lue­go se­na­dor de la Re­pú­bli­ca.

En esa oca­sión, Abar­ca le ga­nó la no­mi­na­ción por la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal a Ós­car Díaz Be­llo, quien ese año ase­gu­ra­ba que ha­bía ga­na­do la en­cues­ta in­ter­na, pe­ro fue des­pla­za­do por Ma­zón pa­ra im­po­ner a su ami­go el em­pre­sa­rio jo­ye­ro Abar­ca. Díaz Be­llo fue en­via­do por el par­ti­do co­mo dipu­tado lo­cal ese año.

Lue­go del ca­so Igua­la, en el 2015, ga­nó el PRI el mu­ni­ci­pio de Igua­la con Es­te­ban Al­ba­rrán Men­do­za, quien lue­go re­nun­ció al car­go, ya que, co­mo era el su­plen­te del se­na­dor Re­né Juá­rez Cis­ne­ros y és­te pi­deió li­cen­cia, asu­mió la se­na­du­ría.

En la elec­ción del 1 de ju­lio pa­sa­do, Lá­za­ro Ma­zón com­pi­tió por una dipu­tación lo­cal por el PRD, es de­cir, con­ti­núa ac­ti­vo en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co lo­cal y Ós­car Díaz Be­llo com­pi­tió pa­ra la al­cal­día.

En la elec­ción del 2018, ga­nó la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal de Igua­la An­to­nio Jai­mes He­rre­ra por el Mo­re­na, quien ya ha­bía si­do al­cal­de por el PRD e in­clu­so en el 2012 ha­bía si­do pos­tu­la­do por el PVEM a la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal.

EL PRI PRI MAN­TIE­NE CA­SI LOS MIS­MOS MU­NI­CI­PIOS GOBERNADOR

Del 2014, cuan­do ocu­rrió la des­apa­ri­ción de los 43 nor­ma­lis­tas de Ayot­zi­na­pa, a la fe­cha, en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co es­ta­tal, el Par­ti­do de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca pa­só de ser go­bierno en 53% de los mu­ni­ci­pios de Gue­rre­ro a 33%; el PRI de go­ber­nar 37 a 35%, y Mo­re­na aho­ra go­bier­na 16% de los ayun­ta­mien­tos.

En tan­to, en el Con­gre­so lo­cal don­de el PRD te­nía 43% de los dipu­tados, aho­ra só­lo tie­ne 15%, mien­tras que el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal pa­só de 28 a 22 por cien­to.

Mo­re­na es la prin­ci­pal fuer­za po­lí­ti­ca con 52% de los es­ca­ños.

El en­ton­ces gobernador Ángel Agui­rre Ri­ve­ro se man­tie­ne en la po­lí­ti­ca. En el pa­sa­do pro­ce­so elec­to­ral, in­ten­tó bus­car un pues­to de elec­ción po­pu­lar. No lle­gó a ser pos­tu­la­do, pe­ro lo bus­có. Si­gue ope­ran­do po­lí­ti­ca­men­te.

En ma­te­ria de in­se­gu­ri­dad, no se com­pa­ra lo que pa­sa en Igua­la con lo que ocu­rre en la mis­ma ca­pi­tal del es­ta­do, Aca­pul­co y en la re­gión de Tie­rra Ca­lien­te, par­ti­cu­lar­men­te en el mu­ni­ci­pio de Ciu­dad Al­ta­mi­rano.

De los 50 mu­ni­ci­pios mas pe­li­gro­sos del país, Gue­rre­ro tie­ne cin­co: Aca­pul­co, Chil­pan­cin­go, Igua­la, Zihua­ta­ne­jo, Chi­la­pa y Co­yu­ca de Be­ní­tez.

De acuer­do con ci­fras de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción, to­man­do en cuen­ta el nu­me­ro de car­pe­tas de in­ves­ti­ga­ción por ho­mi­ci­dio do­lo­so del 2016 y el 2017, en Aca­pul­co hu­bo una dis­mi­nu­ción de 9.15%; en Chil­pan­cin­go un au­men­to de 11.11%; en Igua­la una dis­mi­nu­ción de 15.82%; Zihua­ta­ne­jo au­men­tó 33.33%; Chi­la­pa au­men­tó 108.23%, y en Co­yu­ca de Be­ní­tez au­men­tó 19.27 por cien­to.

En la ca­be­ce­ra del mu­ni­ci­pio de Igua­la, si bien oca­sio­nal­men­te se rea­li­zan ma­ni­fes­ta­cio­nes de apo­yo a los fa­mi­lia­res de los 43 des­apa­re­ci­dos o de exi­gen­cia pa­ra que sean en­con­tra­dos y se es­cla­rez­ca lo que su­ce­dió con ello, real­men­te es un asun­to que ha em­pe­za­do a des­va­ne­cer­se en­tre los te­mas más preo­cu­pan­tes de la gen­te de ese mu­ni­ci­pio, so­bre to­do si se con­si­de­ra que Ayot­zi­na­pa es­tá a unas tres ho­ras de ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.