La so­cie­dad no cas­ti­gó al PRD

Los gue­rre­ren­ses no con­fían en sus au­to­ri­da­des y op­tan por no arries­gar­se a ser víc­ti­mas de la de­lin­cuen­cia, di­ce el dipu­tado fe­de­ral pe­rre­dis­ta

El Economista (México) - Los Políticos - - A 4 AÑOS DE AYOTZINAPA - Por Li­dia Aris­ta y Die­go Ba­di­llo los­po­li­ti­cos@ele­co­no­mis­ta.mx

A cua­tro años de que ocu­rrie­ra la des­apa­ri­ción de 43 es­tu­dian­tes de la Nor­mal Ru­ral Isi­dro Burgos de Ayot­zi­na­pa, Gue­rre­ro, en esa en­ti­dad del sur del país la si­tua­ción po­lí­ti­ca y so­cial “no ha cam­bia­do gran co­sa”, ase­ve­ró el dipu­tado fe­de­ral del PRD, Raymundo García Gu­tié­rrez.

En en­tre­vis­ta, el le­gis­la­dor re­cha­zó que el PRD ha­ya re­ci­bi­do un vo­to de cas­ti­go por aque­llos la­men­ta­bles he­chos.

“No hu­bo vo­to de cas­ti­go por­que ahí en Gue­rre­ro se ga­na­ron va­rios mu­ni­ci­pios, cua­tro dis­tri­tos lo­ca­les y un dis­tri­to fe­de­ral (en la elec­ción pa­sa­da)”, en­fa­ti­zó.

En la elec­ción del 2015, que­da­mos en se­gun­do lu­gar. Aho­ri­ta en la del 2018 que­da­mos en ter­cer lu­gar. En­ton­ces, con una di­fe­ren­cia de 10,000 vo­tos a ni­vel es­ta­tal, es­ta­mos en ter­cer lu­gar, ex­pu­so.

El dipu­tado ma­ni­fes­tó que el in­cre­men­to en la vo­ta­ción pa­ra Mo­re­na en Gue­rreo se de­bió a que más gen­te sa­lió a vo­tar y, en­ton­ces, quie­nes sa­lie­ron ga­nan­do fue­ron los ciu­da­da­nos que an­tes no su­fra­ga­ban.

Asi­mis­mo, di­jo que tam­bién ocu­rrió el lla­ma­do efec­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor que per­mi­tió a Mo­re­na ob­te­ner dis­tin­tas po­si­cio­nes po­lí­ti­cas en la en­ti­dad gue­rre­ren­se.

Ex­pu­so que en ma­te­ria de se­gu­ri­dad esa en­ti­dad si­gue te­nien­do se­rios pro­ble­mas.

“La ciu­da­da­nía ha op­ta­do por or­ga­ni­zar­se, de no tran­si­tar en lu­ga­res pe­li­gro­sos, ni a al­tas ho­ras de la no­che, no tra­tan de sa­lir por­que hay pe­li­gro”.

El le­gis­la­dor ex­pre­só que lo gra­ve es que los gue­rre­ren­ses no le tie­nen con­fian­za a sus au­to­ri­da­des “por­que pe­dir ayu­da im­pli­ca un do­ble pe­li­gro”.

Ex­pli­có que tan só­lo du­ran­te el pa­sa­do pro­ce­so elec­to­ral, en al­gu­nos lu­ga­res de ese es­ta­do, se vol­vió in­se­gu­ro pa­ra al­gu­nos po­lí­ti­cos que sa­lie­ron a pe­dir el vo­to ciu­da­dano.

“Efec­ti­va­men­te, así fue pa­ra al­gu­nos que no co­no­cen la re­gión. En mi ca­so, del dis­tri­to que yo re­pre­sen­to que es el sex­to, yo acu­dí di­rec­ta­men­te a los pue­blos, no hi­ce ac­ti­vi­dad co­mo mu­chos po­lí­ti­cos que ha­cen ac­tos de cam­pa­ña os­ten­to­sos. No­so­tros lo que hi­ci­mos fue re­co­rrer los pue­blos”.

Por otra par­te, di­jo que, cuan­do es­tá por ini­ciar una nue­va ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral, la gen­te es­tá con­fia­da en que el nue­vo go­bierno re­suel­va sus pro­ble­mas , “que ha­ga un me­jor pa­pel”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.