Se des­apro­ve­chó una opor­tu­ni­dad de cam­bio

El Es­ta­do me­xi­cano tu­vo la opor­tu­ni­dad de re­plan­tear­se y me­jo­rar su for­ma de en­fren­tar la ac­ti­vi­dad cri­mi­nal y no lo hi­zo, plan­tea el ex­se­na­dor gue­rre­ren­se

El Economista (México) - Los Políticos - - A 4 AÑOS DE AYOTZINAPA - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo­le­co­no­mis­ta.mx Ar­man­do Ríos Piter @Rio­sPi­te­rJa­guar

Ha­ce cua­tro años, a raíz de la des­apa­ri­ción de los 43 nor­ma­lis­tas de Ayot­zi­na­pa, el Es­ta­do me­xi­cano tu­vo la opor­tu­ni­dad de re­plan­tear­se y me­jo­rar sus po­li­cías, mi­nis­te­rios pú­bli­cos y re­pen­sar la for­ma de en­fren­tar la ac­ti­vi­dad cri­mi­nal y no lo hi­zo, plan­teó Ar­man­do Ríos Piter.

El ex­se­na­dor de la Re­pú­bli­ca ex­pli­có que se tu­vo la opor­tu­ni­dad de que las po­li­cías se vol­vie­ran efi­cien­tes y con­fia­bles, de in­ver­tir pa­ra que las fis­ca­lías tu­vie­ran mi­nis­te­rios pú­bli­cos ca­pa­ci­ta­dos, bien pa­ga­dos y un nú­me­ro su­fi­cien­te pa­ra aten­der la de­man­da. Tam­bién tu­vo la opor­tu­ni­dad de pen­sar de ma­ne­ra di­fe­ren­te en la ac­ti­vi­dad cri­mi­nal, par­ti­cu­lar­men­te en có­mo las ban­das de cri­mi­na­les de­di­ca­das al cul­ti­vo o tra­sie­go de go­ma de opio se han in­fil­tra­do en di­ver­sas áreas de la vi­da co­ti­dia­na de la so­cie­dad en Gue­rre­ro y que re­quie­ren pen­sar fue­ra de la ca­ja una nue­va po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra en­fren­tar el pro­ble­ma.

Di­jo que el ca­so Ayot­zi­na­pa des­nu­dó lo que es­ta­ba ocu­rrien­do en Mé­xi­co : el fra­ca­so de la ca­pa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal del Es­ta­do me­xi­cano.

“To­do eso Ayot­zi­na­pa lo des­nu­dó y hoy to­da­vía no se ha en­con­tra­do una

ru­ta cla­ra de có­mo re­cu­pe­rar­lo; ahí es don­de es­tá la ne­ce­sa­ria aten­ción que de­be te­ner­se y creo que es ha­cia don­de el nue­vo go­bierno de­be­rá apun­tar sus ba­te­rías”, ex­pre­só.

EVI­DEN­CIÓ EL DE­TE­RIO­RO INS­TI­TU­CIO­NAL

El tam­bién exas­pi­ran­te a can­di­da­to pre­si­den­cial in­de­pen­dien­te des­ta­có que Ayot­zi­na­pa fue el más trá­gi­co y te­rri­ble es­tu­dio de ca­so de có­mo se de­te­rio­ra­ron las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do me­xi­cano, có­mo fue­ron car­co­mi­das por el cri­men y có­mo hoy el nú­me­ro dra­má­ti­co de mi­les de des­apa­re­ci­dos en to­do el país es una mues­tra del co­lap­so que tie­ne el Es­ta­do en sus áreas de pro­cu­ra­ción e im­par­ti­ción de jus­ti­cia y se­gu­ri­dad.

El ex­se­na­dor de la Re­pú­bli­ca en­fa­ti­zó que ese he­cho pu­so a la luz có­mo se ha de­te­rio­ra­do la ad­mi­nis­tra­ción gu­ber­na­men­tal, en ese ca­so la mu­ni­ci­pal y có­mo se da la co­lu­sión de au­to­ri­da­des con cri­mi­na­les y có­mo esa si­tua­ción cues­ta vi­das.

Sin em­bar­go, pre­ci­só que lo que que­dó co­mo pen­dien­te fue ge­ne­rar pre­su­pues­tos a ni­vel mu­ni­ci­pal, es­ta­tal y fe­de­ral coor­di­na­dos y ate­rri­za­dos pa­ra re­cu­pe­rar la ca­pa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal que hoy es­tá per­di­da o li­mi­ta­da y frag­men­ta­da en mu­chos ám­bi­tos del te­rri­to­rio gue­rre­ren­se.

No obs­tan­te, co­men­tó que ha ha­bi­do cier­to avan­ce en as­pec­tos que tie­nen que ver con la dis­cu­sión de una ley de des­apa­ri­cio­nes a ni­vel na­cio­nal, pe­ro que tie­ne un im­pac­to en Gue­rre­ro, pues da un mar­co nor­ma­ti­vo pa­ra bus­car di­men­sio­nar el pro­ble­ma y aten­der­lo. Pe­se a ello, aña­dió, se re­quie­re to­da­vía de una aten­ción más fo­ca­li­za­da; se ne­ce­si­ta que la Fe­de­ra­ción com­par­ta el com­pro­mi­so con los go­bier­nos es­ta­tal y municipales de que va a ha­ber en Gue­rre­ro po­li­cías su­fi­cien­tes y bien pa­ga­dos, ade­más de una fis­ca­lía so­li­da con ca­pa­ci­dad de pro­tec­ción a las víc­ti­mas.

Si hu­bie­ra una prio­ri­dad pre­su­pues­tal, que se ha­ga un pro­gra­ma pi­lo­to co­mo par­te del en­ten­di­mien­to de lo que su­ce­dió en Igua­la el 26 y 27 de sep­tiem­bre que nos per­mi­ta in­ver­tir en una fis­ca­lía con ver­da­de­ra fun­cio­na­li­dad y ca­pa­ci­dad, a la al­tu­ra de las con­di­cio­nes y que no só­lo se que­de en un con­tex­to dis­cur­si­vo.

“Te­ner una bue­na fis­ca­lía re­quie­re re­cur­sos, re­quie­re ca­pa­ci­da­des, re­quie­re mar­co nor­ma­ti­vo nue­vo”.

Tam­bién se­ña­ló que Ayot­zi­na­pa de­jó cla­ro que por la co­rrup­ción im­pe­ran­te, de­ri­va­da de la gran can­ti­dad de re­cur­sos que se re­ci­ben por la ac­ti­vi­dad cri­mi­nal, la co­rrup­ción ma­ta.

Por otra par­te, di­jo que que­dó pen­dien­te te­ner una me­jor for­ma de ha­cer el es­cru­ti­nio des­de den­tro de los par­ti­dos po­lí­ti­cos de quie­nes acep­tan en su mi­li­tan­cia, de có­mo su­per­vi­san su com­por­ta­mien­to y, so­bre to­do, re­glas del jue­go que evi­ten que se cue­len ac­to­res co­mo el ex­pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Igua­la, Jo­sé Luis Abar­ca, se­ña­la­do de te­ner víncu­los con la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

En el ca­so de se­gu­ri­dad, men­cio­nó que, en Gue­rre­ro, se hi­zo evi­den­te que la ven­ta de go­ma de opio de­ri­va­da de la zo­na ama­po­le­ra de la sie­rra gue­rre­ren­se ge­ne­ra enor­mes can­ti­da­des de di­ne­ro y que, si no se atien­de ba­jo una po­lí­ti­ca pú­bli­ca de dro­gas di­fe­ren­te, se­gui­rá sien­do un te­rri­to­rio en dispu­ta en los pró­xi­mos años.

Ayot­zi­na­pa des­nu­dó lo que es­ta­ba ocu­rrien­do en Mé­xi­co: el fra­ca­so de la ca­pa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal del Es­ta­do me­xi­cano”.

Fo­to: adria­na her­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.