El cor­po­ra­ti­vis­mo no ca­be en un go­bierno de­mo­crá­ti­co

Al ser en­ti­da­des au­tó­no­mas, no es con­ve­nien­te que ha­ya una in­tro­mi­sión en la vi­da por par­te del go­bierno, plan­tea

El Economista (México) - Los Políticos - - MOVIMIENTO OBRERO - Por Li­dia Arista li­dia.arista@ele­co­no­mis­ta.mx

Has­ta aho­ra no hay nin­gún in­di­cio de que el pró­xi­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, se en­tro­me­te­rá en la vi­da in­ter­na de los sin­di­ca­tos, que ten­drá gre­mios pre­fe­ri­dos, ni que ha­brá una re­la­ción de su­bor­di­na­ción en­tre los és­tos y el go­bierno, con­si­de­ró Ar­tu­ro Al­cal­de.

En en­tre­vis­ta, el abo­ga­do la­bo­ral ex­pli­có que, aún sin ha­ber ini­cia­do su ad­mi­nis­tra­ción, Ló­pez Obra­dor ha es­ta­ble­ci­do una po­lí­ti­ca de res­pe­to ha­cia el gre­mio sin­di­cal.

“El vie­jo es­que­ma don­de el pre­si­den­te iba y ren­día plei­te­sía o los lí­de­res sin­di­ca­les iban a be­sar­le la mano, ya es­tá fue­ra de la historia. Son or­ga­ni­za­cio­nes au­tó­no­mas, él se reúne con los tra­ba­ja­do­res, con las tra­ba­ja­do­ras, con mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, pe­ro no hay sig­nos y el pro­pio pro­gra­ma de go­bierno se re­du­ce en que esa re­la­ción de su­bor­di­na­ción en­tre el mo­vi­mien­to sin­di­cal y el go­bierno ha des­apa­re­ci­do. El cor­po­ra­ti­vis­mo de­ja de te­ner sen­ti­do con un go­bierno de­mo­crá­ti­co”.

Sos­tu­vo que al ser en­ti­da­des au­tó­no­mas, no es con­ve­nien­te que ha­ya una in­tro­mi­sión en la vi­da de los gre­mios por par­te del go­bierno.

No veo nin­gún ele­men­to de preo­cu­pa­ción de que el nue­vo go­bierno va­ya a en­tro­me­ter­se en la vi­da de los gre­mios, creo que ha si­do muy cla­ro y se ha no­ta­do que no ha­brá nin­gún ele­men­to de pre­fe­ren­cia.

El ex­per­to afir­mó que no se tra­ta de que ha­ya sin­di­ca­tos de Mo­re­na, del PRI, o del PAN, por­que es­tas or­ga­ni­za­cio­nes de­ben res­pon­der a sus miem­bros, no a un par­ti­do po­lí­ti­co.

En lo que sí ha si­do cla­ro el go­bierno en­tran­te, sos­tu­vo, es en de­cir que pre­ten­de re­pa­rar la in­jus­ti­cia sa­la­rial que pre­va­le­ce en Mé­xi­co, por lo me­nos de ma­ne­ra pau­la­ti­na.

Al­cal­de ase­gu­ró que en­tre los sin­di­ca­tos y el eje­cu­ti­vo la re­la­ción de­be ser de res­pe­to, en la que, si bien no ha­ya in­tro­mi­sio­nes, tam­po­co vio­la­ción al Es­ta­do de De­re­cho.

De­be ha­ber una re­la­ción fun­da­da en el res­pe­to a la au­to­no­mía, el Es­ta­do no de­be con­tro­lar ni me­ter­se en la vi­da de los gre­mios. Por el otro la­do, sí tie­ne que ha­cer pre­va­le­cer el Es­ta­do de De­re­cho por­que una co­sa es res­pe­tar la au­to­no­mía de los gre­mios y otra co­sa es per­mi­tir las co­rrup­te­las gre­mia­les que se con­vier­ten en de­li­tos y al Es­ta­do le co­rres­pon­de la per­se­cu­ción de és­tos.

CON­VE­NIO DE LA OIT, OTRO AVAN­CE EN MA­TE­RIA LA­BO­RAL

Res­pec­to a la ra­ti­fi­ca­ción del Con­ve­nio 98 de la Or­ga­ni­za­ción del Tra­ba­jo por par­te del Se­na­do, Ar­tu­ro Al­cal­de se­ña­ló que es una bue­na no­ti­cia pa­ra los tra­ba­ja­do­res me­xi­ca­nos por­que se su­ma a los lo­gros al­can­za­dos en los úl­ti­mos años en ma­te­ria la­bo­ral.

“Es un pa­so ade­lan­te en un te­ma que ha­bía es­ta­do es­con­di­do, y que for­ma­ba par­te de un mo­de­lo de con­trol y co­rrup­ción que aún ope­ra en Mé­xi­co. Se ge­ne­ra in­quie­tud por los que es­tán en fal­ta, pe­ro quie­nes no lo es­tán no les afec­ta”.

Ex­pli­có que es­te con­ve­nio es­ta­ble­ce el de­re­cho que tie­nen los tra­ba­ja­do­res a sin­di­ca­li­zar­se, a no ser ob­je­to de dis­cri­mi­na­ción por ser par­te ya de al­gún gre­mio, prohí­be que el pa­trón o el go­bierno pue­dan te­ner in­je­ren­cia en su or­ga­ni­za­ción e in­clu­so fo­men­ta la sin­di­ca­ción.

Ex­pu­so que el es­ce­na­rio la­bo­ral en Mé­xi­co es ne­ga­ti­vo y se ex­pre­sa en la au­sen­cia de em­pleo digno y sa­la­rios ra­quí­ti­cos, por lo que cam­bios co­mo el que se es­pe­ra con la ra­ti­fi­ca­ción de la OIT son po­si­ti­vos.

El vie­jo es­que­ma don­de el pre­si­den­te iba y ren­día plei­te­sía o los lí­de­res sin­di­ca­les iban a be­sar­le la mano, ya es­tá fue­ra de la historia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.