Aho­ra cen­su­ran los trolls

El car­to­nis­ta ad­mi­te que hay en el am­bien­te una in­cer­ti­dum­bre res­pec­to de có­mo va a re­ci­bir la cri­ti­ca el aho­ra pre­si­den­te elec­to AMLO

El Economista (México) - Los Políticos - - MONEROS - Por Li­dia Arista y Die­go Ba­di­llo los­po­lit­cos@ele­co­no­mis­ta.mx

Pa­ra el ca­ri­ca­tu­ris­ta An­to­nio Ne­ri Li­cón, la lla­ma­da cuar­ta trans­for­ma­ción de Mé­xi­co no se ve y no le in­quie­ta. Di­ce que se­gui­rá ha­cien­do car­to­nes de las per­so­nas en el po­der de las que ha­ya ne­ce­si­dad de ha­cer, sin im­por­tar del co­lor (ex­trac­ción po­lí­ti­ca que sean).

En en­tre­vis­ta el car­to­nis­ta de El Eco­no­mis­ta ad­mi­te que hay en el am­bien­te una in­cer­ti­dum­bre res­pec­to de có­mo va a re­ci­bir la cri­ti­ca el aho­ra pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, una vez que le ha­yan co­lo­ca­do la ban­da pre­si­den­cial el pró­xi­mo 1 de di­ciem­bre.

Men­cio­na que siem­pre hay una es­pe­cie de re­gre­so al pa­sa­do, pe­ro en reali­dad no hay ni ha­brá tal, sim­ple­men­te por­que el mis­mo avan­ce en las tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­cio­nes no lo per­mi­ti­rá.

El car­to­nis­ta de­fi­ne a la ca­ri­ca­tu­ra co­mo el gé­ne­ro periodístico que fun­ge co­mo un edi­to­rial in­me­dia­to, que pue­de pa­re­cer ama­ble por el ma­ne­jo del hu­mor o una es­pe­cie de des­can­so hu­mo­rís­ti­co. Sin em­bar­go, ad­vier­te que el hu­mor es só­lo el vehícu­lo en el que via­ja el men­sa­je, don­de va la opi­nión ha­cia los lec­to­res.

“Lo que ha­ce la ca­ri­ca­tu­ra en un pe­rió­di­co es dar la opi­nión del que la ha­ce, bá­si­ca­men­te es un edi­to­rial gráfico”.

Y aun­que ha si­do tes­ti­go de la lle­ga­da de nue­vas tec­no­lo­gías a la in­dus­tria de los pe­rió­di­cos, sub­ra­ya que, en el ca­so de los car­to­nes, el con­cep­to no ha va­ria­do.

Se tra­ba­ja de la mis­ma ma­ne­ra que an­tes, pe­ro só­lo con dis­tin­tos ma­te­ria­les. Pa­sa­mos de la tin­ta al pi­xel. En reali­dad, la tec­no­lo­gía lo que ha he­cho es fa­ci­li­tar­nos tan­to la he­chu­ra co­mo la en­tre­ga.

In­clu­so no re­cuer­da cuan­do fue la úl­ti­ma vez que lle­gó a las ins­ta­la­cio­nes del pe­rió­di­co pa­ra en­tre­gar su car­tón en mano a un com­pa­ñe­ro del (por su­pues­to) des­apa­re­ci­do de­par­ta­men­to de fo­to­me­cá­ni­ca de­di­ca­do a dar el ca­ma­ra­zo pa­ra ge­ne­rar un ne­ga­ti­vo pa­ra ini­ciar el pro­ce­so an­tes de lle­gar a la pues­ta en pla­na.

De la cen­su­ra di­ce que fue ob­je­to, pe­ro de eso ya ha­ce mu­chos años. Re­cuer­da que tu­vo que de­jar de tra­ba­jar en dos me­dios de co­mu­ni­ca­ción por ese mo­ti­vo, pe­ro ase­gu­ra que esos son ya otros tiem­pos.

Aho­ra, se­ña­la, la cen­su­ra no vie­ne del go­bierno o del pe­rió­di­co don­de pu­bli­cas, sino de las re­des so­cia­les y no se lla­ma pro­pia­men­te cen­su­ra, “aho­ra te cen­su­ran los trolls”.

Sin em­bar­go, di­ce te­ner cla­ro que al es­tar en ese ofi­cio no hay que te­ner la piel tan del­ga­da y da la bien­ve­ni­da a la crí­ti­ca.

So­bre el es­ce­na­rio po­lí­ti­co pa­ra ali­men­tar su tra­ba­jo di­ce que el pro­ble­ma en es­te país es que la reali­dad te da las ca­ri­ca­tu­ras he­chas, por las ac­ti­tu­des y ac­cio­nes de mu­chos per­so­na­jes pú­bli­cos.

Pe­ro tam­bién re­cal­ca que hay un es­ce­na­rio de vio­len­cia tra­du­ci­do en fo­sas clan­des­ti­nas, eje­cu­cio­nes, des­pa­re­ci­dos, ase­si­na­tos y otro ti­po de he­chos que si bien se de­be te­ner cui­da­do de lle­var­los a un car­tón, lo que si que­da cla­ro que hay que de­nun­ciar­lo y cri­ti­car­lo.

Ne­ri­li­con re­cor­dó que fue a par­tir del se­xe­nio del priis­ta Er­nes­to Ze­di­llo cuan­do se rom­pió con el ta­bú de ca­ri­ca­tu­ri­zar al pre­si­den­te, por­que an­te­rior­men­te esa era una in­ves­ti­du­ra que no se to­ca­ba.

“Yo ven­go de los tiem­pos en los que la fi­gu­ra pre­si­den­cial no se to­ca­ba, era la re­gla de oro del pe­rio­dis­mo me­xi­cano. Era al pre­si­den­te, a la vir­gen de Gua­da­lu­pe, ni al Ejer­ci­to, evi­den­te­men­te todo eso ha cam­bia­do”.

Res­pec­to al pre­si­den­te elec­to de Mé­xi­co, opi­nó que el mo­re­nis­ta es­tá la­pi­dan­do su ca­pi­tal po­lí­ti­co en pu­ra ton­te­ría, in­clu­so a pe­sar de que aún no asu­me co­mo ti­tu­lar del eje­cu­ti­vo fe­de­ral, aun­que eso ayu­da a la la­bor del mo­ne­ro por­que da ma­te­rial pa­ra ca­ri­ca­tu­ri­zar.

Pa­re­ce que nos es­tá po­nien­do el ga­bi­ne­te a los ca­ri­ca­tu­ris­tas, no a los me­xi­ca­nos, a ver to­men pa­ra que se di­vier­tan, re­fi­rió.

Di­jo que quie­re ade­lan­tar­se en có­mo fun­cio­na­rá la li­ber­tad pa­ra los ca­ri­ca­tu­ris­tas y el gre­mio periodístico en ge­ne­ral en el pró­xi­mo se­xe­nio, aun­que ad­vir­tió que exis­te la som­bra de la in­to­le­ran­cia.

“Es evi­den­te que el se­ñor Ló­pez Obra­dor es y ha si­do in­to­le­ran­te con los me­dios y gro­se­ro en su tra­to con los me­dios”.

Lla­mó la aten­ción en que a Ló­pez Obra­dor se le es­tén per­do­nan­do mu­chas co­sas, lo cual es preo­cu­pan­te, y pu­so de ejem­plo ha­ber da­do un be­so a una re­por­te­ra que lo cues­tio­nó, o lla­mar co­ra­zon­ci­tos a otras pe­rio­dis­tas. “Es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad co­mo me­dios es­tar ahí y es­tar re­por­tan­do ese ti­po de co­sas”.

El hu­mor es só­lo el vehícu­lo en el que via­ja el men­sa­je”.

Fo­to: adria­na her­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.