Siem­pre hay que brin­car­se la bar­da

Las ca­ri­ca­tu­ras tie­nen co­mo fun­ción com­par­tir hu­mor a los lec­to­res, ade­más fi­jar una crí­ti­ca, pe­ro nun­ca aplau­dir, plan­tea

El Economista (México) - Los Políticos - - MONEROS - Por Die­go Ba­di­llo y Li­dia Arista Fo­to: Adria­na Her­nán­dez los­po­li­ti­cos@ele­co­no­mis­ta.mx

Des­de 1988, Jo­sé Luis Perujo pu­bli­ca su car­tón dia­rio en El Eco­no­mis­ta. Du­ran­te es­tas tres dé­ca­das ha vis­to pasar a seis pre­si­den­tes, a quie­nes, di­ce, no siem­pre les ha gus­ta­do la crí­ti­ca, por lo que la lle­ga­da de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, de quien al­gu­nos di­cen es au­to­ri­ta­rio y po­co to­le­ran­te, no le preo­cu­pa por­que afir­ma que an­te la cen­su­ra siem­pre hay que brin­car­se la bar­da.

En en­tre­vis­ta, Perujo com­par­te que fue has­ta con Er­nes­to Ze­di­llo cuan­do se abrió com­ple­ta­men­te la crí­ti­ca ha­cia los pre­si­den­tes de Mé­xi­co, aun­que con Car­los Sa­li­nas no fal­ta­ron aque­llos di­bu­jos de un go­ber­nan­te ca­rac­te­rís­ti­co por sus ore­jo­tas.

Aun­que los per­so­na­jes va­rían de acuer­do con el se­xe­nio, re­fle­xio­na que hay cir­cuns­tan­cias que se re­pi­ten, que prác­ti­ca­men­te bas­ta con cam­biar la ca­ri­ta de la ca­ri­ca­tu­ra pa­ra co­mu­ni­que, co­mo su­ce­de con al­gu­nos pre­si­den­tes, quie­nes, di­ce, “ha­cen ca­da ba­bo­sa­da”.

“A ve­ces nos ga­nan los pre­si­den­tes, nos ga­nan con el hu­mor. Uno pro­cu­ra ha­cer la si­tua­ción más ab­sur­da, el col­mo de una ba­bo­sa­da, y re­sul­ta que van y se nos ade­lan­tan,.”

Opi­na que en reali­dad, eso es­pan­ta. “Co­mo di­ce el Fis­gón, lle­ga un mo­men­to en el que no so­mos hu­mo­ris­tas, ca­ri­ca­tu­ras, sino so­mos pai­sa­jis­tas. Ya na­da más co­pia­mos las ba­bo­sa­das, y ya es pu­ro chis­te. Pe­ña Nie­to, por ejem­plo, a ca­da ra­to so­li­to se me­tía el pie”.

Perujo in­cur­sio­nó en la ca­ri­ca­tu­ra ca­si por ac­ci­den­te. Cuan­do fue con­tra­ta­do pa­ra co­la­bo­rar con El Eco­no­mis­ta, su fun­ción se­ría ser edi­tor de la sec­ción de Eco­no­mía Agrí­co­la; sin em­bar­go, sus tra­zos con­ven­cie­ron al en­ton­ces di­rec­tor, Luis En­ri­que Mer­ca­do, quien le pi­dió tam­bién de­cir­le adiós a su co­lum­na “Ra­yan­do el sol” y rea­li­zar dia­ria­men­te pa­ra el pe­rió­di­co una ca­ri­ca­tu­ra po­lí­ti­ca. La pri­me­ra, re­cuer­da, fue so­bre el nom­bra­mien­to de Luis Mar­tí­nez Vi­lla­ca­ña co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de Ca­mi­nos y Puen­tes Fe­de­ra­les, en la que ade­más del di­bu­jo iba acom­pa­ña­do por un can­cio­ne­ro que de­cía: “Que vi­va mi tie­rra Mi­choa­cán y den­me cha­ran­ga pa’ brin­dar”, por­que era un po­lí­ti­co a quien le gus­ta­ba “la be­be­re­cua”.

Du­ran­te sus tres dé­ca­das de ca­rre­ra, Perujo afir­ma que tie­ne cla­ro que, an­te la cen­su­ra, hay que brin­car­se la bar­da. Por lo que la lle­ga­da de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, di­ce, no le preo­cu­pa.

“A mí no me preo­cu­pa por­que al fi­nal el me­dio es el que nos fre­na y a ve­ces uno mis­mo, o sea, hay cier­ta au­to­cen­su­ra, hay te­mas de­li­ca­dos y ya con es­to de lo que es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to y no”.

MÉ­XI­CO AVAN­ZÓ EN LA LI­BER­TAD DE EX­PRE­SIÓN

Re­fle­xio­na acer­ca de que en Mé­xi­co se ha avan­za­do en la li­ber­tad de ex­pre­sión y mues­tra de ello es que se pue­de cri­ti­car abier­ta­men­te al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, no co­mo su­ce­de en otros paí­ses del mun­do. Po­ne co­mo ejem­plo la ca­ri­ca­tu­ra ba­jo el tí­tu­lo “2,500 eu­ros por ni­ño”, en la que se ve al en­ton­ces prín­ci­pe Fe­li­pe VI y su es­po­sa Le­ti­zia en pleno ac­to se­xual, la cual fue se­cues­tra­da por la jus­ti­cia de ese país.

“Eso aquí no pa­sa aho­ri­ta, pe­ro no creo que lle­gue a pasar; no di­go que no le den ga­nas de re­pen­te al Pe­je de de­cir a esos fi­fí va­mos a cor­tar­les, me pa­re­ce bien por­que la re­la­ción más en­fer­mi­za que ha ha­bi­do del Es­ta­do con los me­dios con­du­ce a un vi­cio, o sea, te doy pu­bli­ci­dad pe­ro llé­va­te­la tran­qui­lo”.

Afir­ma que las ca­ri­ca­tu­ras tie­nen co­mo fun­ción com­par­tir hu­mor a los lec­to­res, ade­más fi­jar una crí­ti­ca, pe­ro nun­ca per­se­gui­rán aplau­dir, sal­vo acon­te­ci­mien­tos co­mo la or­ga­ni­za­ción de la so­cie­dad ci­vil des­pués del sis­mo del 19 de sep­tiem­bre del año pa­sa­do. Lo que sí, acla­ra, no son pe­li­gro­sas.

LA CRI­TI­CA NO MA­TA

Agre­ga que si bien co­mo mo­ne­ros ca­da uno tie­ne una ideo­lo­gía po­lí­ti­ca, es re­qui­si­to pa­ra el ca­ri­ca­tu­ris­ta cri­ti­car a to­dos por igual. Abun­da que en es­te se­xe­nio se vol­vió ya has­ta abu­rri­do ca­ri­ca­tu­ri­zar al pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to de­bi­do a sus cons­tan­tes tras­piés, co­mo el de sus se­cre­ta­rios de Es­ta­do, Jesús Mu­ri­llo Ka­ram, Luis Vi­de­ga­ray, etcétera.

Ade­lan­ta que pa­ra el pró­xi­mo tam­bién hay mu­cha te­la de dón­de cor­tar.

Co­mo di­ce el Fis­gón, lle­ga un mo­men­to en el que no so­mos hu­mo­ris­tas, ca­ri­ca­tu­ras, sino so­mos pai­sa­jis­tas. Ya na­da más co­pia­mos las ba­bo­sa­das, y ya es pu­ro chis­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.