He sen­ti­do el alien­to frío del po­der

La ca­ri­ca­tu­ra es de los pro­duc­tos de más fá­cil di­ges­tión den­tro de los dia­rios o me­dios di­gi­ta­les, re­fie­re el mo­ne­ro

El Economista (México) - Los Políticos - - MONEROS - La gran bron­ca es te­ner las vís­ce­ras en su lu­gar” Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@ele­co­no­mis­ta.mx @alar­con­di­bu­jos

En su ca­rre­ra co­mo ca­ri­ca­tu­ris­ta, Alar­cón di­bu­jó sá­ti­ras de po­lí­ti­cos priis­tas y és­tos se po­nían con­ten­tos. Lue­go ca­ri­ca­tu­ri­zó pa­nis­tas y a esos “les va­le, son frí­vo­los”. Aho­ra, con el pró­xi­mo go­bierno, ten­drá que di­bu­jar a los lo­pe­zo­bra­do­ris­tas que, apun­ta, la ma­yo­ría tie­ne ex­pre­sión de enojo. Ése es su re­to: có­mo ha­cer un per­so­na­je de ellos por­que, di­ce, sus mo­nos son “unos ado­ra­bles im­bé­ci­les”.

El li­cen­cia­do en Es­cul­tu­ra, pe­ro de ofi­cio mo­ne­ro —des­de ha­ce 23 años—, se­ña­la que los co­la­bo­ra­do­res del pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor “son muy enojo­nes, no so­por­tan que los di­bu­je. Se enojan mu­cho. En­ton­ces, con esos an­te­ce­den­tes, yo sí ten­go las an­te­nas muy ele­va­das pa­ra ver có­mo ir ha­cien­do mi crí­ti­ca”.

Si bien ase­gu­ra que se­gui­rá ha­cien­do su tra­ba­jo co­mo lo ha ve­ni­do desa­rro­llan­do a lo lar­go de su ca­rre­ra, ha te­ni­do cier­tos epi­so­dios por cri­ti­car al po­der.

Du­ran­te el se­xe­nio que es­tá por con­cluir, di­ce que se di­vir­tió ha­cien­do su tra­ba­jo, pe­ro tam­bién tu­vo una “ame­na­za de muer­te” por un per­so­na­je al que no le gus­ta la crí­ti­ca, aun­que el asun­to no es­ca­ló por­que por al­gún mo­ti­vo el su­je­to ter­mi­nó en la cár­cel.

Ade­más, tu­vo que aten­der una so­li­ci­tud del Co­na­pred por una ca­ri­ca­tu­ra que hi­zo so­bre Gua­te­ma­la y ese go­bierno se in­con­for­mó y exi­gió que pi­die­ra per­dón. El go­bierno me­xi­cano, en lu­gar de apo­yar a su con­na­cio­nal, apo­yó al go­bierno ex­tran­je­ro. La di­plo­ma­cia no es­tu­vo de su par­te.

Tam­bién el ex­go­ber­na­dor del Ban­co de Mé­xi­co, Agus­tín Cars­tens, lla­mó a su an­te­rior edi­tor en su em­pleo pre­vio pa­ra de­cir­le que ha­bla­ra con él pa­ra que no se bur­la­ra de su ro­bus­to fí­si­co y la ex­li­de­re­sa del SNTE, El­ba Est­her Gor­di­llo, ha­bló con el due­ño del pe­rió­di­co por­que el di­bu­jan­te le es­ta­ba car­gan­do la mano. Di­ce que lo bueno fue que se­ma­nas des­pués la me­tie­ron a la cár­cel y ahí que­dó el asun­to.

El ca­so es que, co­mo lo re­fie­re, “mi al­ma res­pi­ró pe­ro sí sen­tí el alien­to frío del po­der; el alien­to del to­ro en mi ca­ra”.

El ca­ri­ca­tu­ris­ta, quien se asu­me co­mo par­te de una ca­ma­da de ca­ri­ca­tu­ris­tas que co­men­za­ron su tra­ba­jo en me­dio de los dos gru­pos don­de se di­vi­dió el gre­mio, que son por un la­do los ofi­cia­lis­tas y, por el otro los de iz­quier­da con­sa­gra­dos.

En todo ca­so, in­di­ca, esa si­tua­ción le va­lió pa­ra ser crí­ti­cos con todo mun­do “por­que me to­có na­cer en me­dio de dos fue­gos” y le per­mi­tió ex­pre­sar­se li­bre­men­te de cual­quier po­si­ción.

Con­si­de­ra que si bien la ca­ri­ca­tu­ra po­lí­ti­ca cri­ti­ca al po­der, te­nía que cri­ti­car tam­bién a la so­cie­dad, que se es­tá em­po­de­ran­do. In­clu­so eso le ha va­li­do cier­ta “con­fron­ta­ción” con co­le­gas su­yos.

LA cA­Ri­cA­Tu­RA ES unA foR­MA bá­Si­cA dE En­TEn­dER LAS no­Ti­ciAS

Alar­cón plan­tea que la ca­ri­ca­tu­ra es la más primitiva y bá­si­ca for­ma de en­ten­der las no­ti­cias. Opi­na que es de los pro­duc­tos de más fá­cil di­ges­tión den­tro de los dia­rios o me­dios di­gi­ta­les.

Sin em­bar­go, di­ce que “la gran bron­ca es te­ner las vís­ce­ras en su lu­gar, el ca­ri­ca­tu­ris­ta de­be te­ner la ca­be­za bien fría y de­jar del la­do el áni­mo ca­rro­ñe­ro. Eso, di­ce, es lo más di­fí­cil del ofi­cio.

Ade­más, tie­ne cla­ro que las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les sa­ca­ron del área de con­fort a los de su gre­mio y aho­ra tie­ne que es­tar en las re­des, reac­cio­nar en tiem­po real an­te los acon­te­ci­mien­tos “mo­nea­bles”.

So­bre la ex­plo­sión de me­mes, di­ce que han he­cho la cham­ba que los ca­ri­ca­tu­ris­tas des­cui­da­ron, pe­ro no son com­pe­ten­cia. El car­tón es dibujado, el meme una com­po­si­ción; el meme es hu­mo­rís­ti­co pe­ro no tie­ne es­té­ti­ca y, so­bre todo, no es de gran ca­la­do.

Alar­cón es co­no­ci­do por crear per­so­na­jes de los per­so­na­jes po­lí­ti­cos y di­ce que con­ti­nua­rá ha­cién­do­los, aun­que, ad­mi­te, “me cam­bia­ron la ju­ga­da, al­gu­nos per­so­na­jes que se per­fi­lan pa­ra ser fun­cio­na­rios de pri­mer ni­vel del go­bierno se ven enoja­dos y no los quie­ro di­bu­jar enoja­dos por­que di­bu­jar gen­te eno­ja­da can­sa”.

Fo­to: adria­na her­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.