Ne­ce­si­ta­mos de­jar de ser la na­ción de la des­con­fian­za

De­be­mos for­ta­le­cer y am­pli­fi­car los sis­te­mas na­cio­na­les de trans­pa­ren­cia y an­ti­co­rrup­ción, en­fa­ti­za la pre­si­den­ta del SNA

El Economista (México) - Los Políticos - - SISTEMA - Por Li­dia Aris­ta e It­zel Zú­ñi­ga los­po­li­ti­cos @ele­co­no­mis­ta.mx

Con­so­li­dar los sis­te­mas na­cio­na­les de trans­pa­ren­cia y an­ti­co­rrup­ción apun­ta a re­sol­ver uno de los gran­des pro­ble­mas de nues­tro país, el de la fal­ta de con­fian­za, ase­ve­ró la pre­si­den­ta del Co­mi­té de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na (CPC) del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción (SNA), Ma­ri­clai­re Acos­ta.

Con­si­de­ró que Mé­xi­co ne­ce­si­ta de­jar de ser la na­ción de la des­con­fian­za.

Afir­mó que los me­xi­ca­nos no creen en sus au­to­ri­da­des, ni en las em­pre­sas, ni en los par­ti­dos po­lí­ti­cos, ni en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción o las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, ni mu­cho me­nos en las fuer­zas de se­gu­ri­dad.

Des­de su pers­pec­ti­va, es­te pro­ce­so de ero­sión ini­ció ha­ce mu­chí­si­mo tiem­po, pe­ro tu­vo un mo­men­to cru­cial ha­ce 50 años en ese 2 de oc­tu­bre en la Pla­za de las Tres Cul­tu­ras y des­de en­ton­ces, la im­pu­ni­dad es la cons­tan­te de nues­tro país.

Sin em­bar­go, di­jo que en es­tas cin­co dé­ca­das Mé­xi­co ha cam­bia­do mu­cho. En al­gu­nos cam­pos so­mos mu­cho me­jo­res, so­mos un país que ha des­te­rra­do la vio­len­cia po­lí­ti­ca co­mo me­dio pa­ra cam­biar el go­bierno. Los cam­bios de go­bierno se pro­ce­san en las ur­nas, no con las ar­mas. Y es­to es un gran lo­gro.

Sin em­bar­go, des­ta­có, no he­mos po­di­do su­pe­rar el pro­ble­ma de la fal­ta de con­fian­za.

Por eso, ne­ce­si­ta­mos for­ta­le­cer y am­pli­fi­car los sis­te­mas na­cio­na­les de trans­pa­ren­cia y an­ti­co­rrup­ción. “La con­fian­za no se cons­tru­ye de la no­che a la ma­ña­na, no es un ac­to de ma­gia, es una ta­rea ar­dua que re­quie­re de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y del go­bierno.

“Te­ne­mos que le­van­tar el edi­fi­cio de la con­fian­za con lim­pie­za y trans­pa­ren­cia, con ac­cio­nes a la vis­ta de to­dos aca­ban­do con la co­rrup­ción y con las si­mu­la­cio­nes”, pun­tua­li­zó.

Ase­ve­ró que si se man­tie­nen los ni­ve­les de im­pu­ni­dad que hoy

pa­de­ce­mos co­mo na­ción, esa des­con­fian­za se­gui­rá im­pe­ran­do.

Por ello, aña­dió, pa­ra que la trans­pa­ren­cia y la lu­cha con­tra la co­rrup­ción rin­dan cuen­tas cla­ras a la po­bla­ción, es ur­gen­te que lle­ve­mos a ca­bo una ver­da­de­ra lu­cha con­tra la im­pu­ni­dad.

En en­tre­vis­ta, ex­pu­so que es un buen pa­so que el pró­xi­mo go­bierno mues­tre una de­ci­di­da in­ten­ción por com­ba­tir la co­rrup­ción po­nien­do ejem­plo de ho­nes­ti­dad, pe­ro se re­quie­ren otras co­sas.

UN RE­TO ES LA BA­JA LEGITIMIDAD DE LAS INS­TI­TU­CIO­NES

La pre­si­den­ta del SNA sos­tu­vo que los pro­ble­mas a los que se en­fren­ta la ins­tau­ra­ción de ese sis­te­ma na­cio­nal y lue­go su con­so­li­da­ción son, prin­ci­pal­men­te, la ba­ja legitimidad de las ins­ti­tu­cio­nes que atra­vie­sa el país y la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca.

Es­ta úl­ti­ma, aña­dió, ha im­pli­ca­do la pa­rá­li­sis del ele­men­to pu­ni­ti­vo del sis­te­ma, cu­ya ope­ra­ción en mu­cho abo­na­ría a en­fren­tar el pro­ble­ma de im­pu­ni­dad, que cau­sa har­taz­go y re­du­ce la legitimidad del Es­ta­do.

Ade­más, se­ña­ló que te­ne­mos un sis­te­ma na­cio­nal in­com­ple­to y la au­sen­cia de mu­chos ac­to­res fun­da­men­ta­les, en al­gu­nas en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas.

Por ello con­si­de­ra que es pre­ci­so com­ple­tar el sis­te­ma, mo­di­fi­car pro­ce­sos, iden­ti­fi­car los pun­tos de co­ne­xión y, por lo tan­to, de co­la­bo­ra­ción en­tre los miem­bros del mis­mo, abrir más es­pa­cios a la so­cie­dad pa­ra que par­ti­ci­pe de for­ma ac­ti­va en la crea­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, en la de­nun­cia de he­chos de co­rrup­ción, en la vi­gi­lan­cia y eva­lua­ción de la ges­tión pú­bli­ca, de los res­pon­sa­bles de su im­ple­men­ta­ción.

En ese sen­ti­do reite­ró que sin legitimidad an­te la po­bla­ción, el sis­te­ma no po­drá cum­plir ple­na­men­te sus fun­cio­nes.

La in­te­gran­te del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción des­ta­có que lo que pue­den ha­cer los ciu­da­da­nos pa­ra com­ba­tir la co­rrup-

ción es ejer­cer su de­re­cho a la in­for­ma­ción.

Asi­mis­mo, aco­tó que es muy im­por­tan­te crear una cul­tu­ra de la trans­pa­ren­cia, don­de el ciu­da­dano se­pa que pue­de con­tar con la in­for­ma­ción pú­bli­ca que se re­fie­re a su go­bierno, a sus re­cur­sos y a la for­ma co­mo se uti­li­zan.

En ese con­tex­to des­ta­có la im­por­tan­cia de que ope­ren efi­cien­te­men­te la pla­ta­for­ma di­gi­tal del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción y la Pla­ta­for­ma Na­cio­nal de Trans­pa­ren­cia.

Son dos he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les pa­ra que los fun­cio­na­rios in­vo­lu­cra­dos y la ciu­da­da­nía en ge­ne­ral pue­dan te­ner en sus ma­nos ma­pas pa­ra en­con­trar las de­cla­ra­cio­nes pa­tri­mo­nia­les, las con­tra­ta­cio­nes pú­bli­cas, los fun­cio­na­rios que par­ti­ci­pan en ella, las li­ci­ta­cio­nes, las au­di­to­rías de los tres ór­de­nes de go­bierno, el fe­de­ral, es­ta­tal y mu­ni­ci­pal, y las obli­ga­cio­nes de trans­pa­ren­cia, en­tre otros asun­tos.

Es pre­ci­so com­ple­tar el sis­te­ma, mo­di­fi­car pro­ce­sos, iden­ti­fi­car los pun­tos de co­ne­xión y, por lo tan­to, de co­la­bo­ra­ción en­tre los miem­bros del mis­mo”.

Fo­to: eric lu­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.