El desafío es sa­car­lo del atas­ca­de­ro

No hay plan b con­tra la co­rrup­ción, por ello, hay que con­cluir el SNA e im­pul­sar su im­ple­men­ta­ción, re­fie­re la di­rec­to­ra de Mé­xi­co Eva­lúa

El Economista (México) - Los Políticos - - SISTEMA - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­ta@ele­co­no­mis­ta.mxI Me­xe­va­lua me­xi­coe­va­lua.org

La re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal del 2015 que creó el Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción es la ma­yor apues­ta que tie­ne el Es­ta­do me­xi­cano pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción; no hay plan b. Aho­ra el re­to es con­cluir su cons­truc­ción y sa­car del atas­co su im­ple­men­ta­ción, plan­teó Ed­na Jai­me Tre­vi­ño.

En en­tre­vis­ta, la fun­da­do­ra y di­rec­to­ra ge­ne­ral de la or­ga­ni­za­ción Mé­xi­co Eva­lúa des­ta­có que en es­te se­xe­nio si bien se lo­gró la ar­qui­tec­tu­ra y el mar­co le­gal del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción, hu­bo re­sis­ten­cias pa­ra eje­cu­tar su im­ple­men­ta­ción.

“Te­ne­mos un buen di­se­ño, pe­ro te­ne­mos una ma­la im­ple­men­ta­ción, te­ne­mos una im­ple­men­ta­ción in­com­ple­ta”.

Des­de su pers­pec­ti­va, par­te del re­za­go en la im­ple­men­ta­ción del SNA res­pon­de a la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca que se re­fle­ja cuan­do los ac­to­res en­car­ga­dos de re­for­mar no lo ha­cen, pro­pi­cian­do que los pro­ce­sos se es­tan­quen.

Por un la­do es vo­lun­tad po­lí­ti­ca, hay mu­chas re­sis­ten­cias. Ope­rar cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les siem­pre es muy com­ple­jo, en­ton­ces sí re­quie­re de un im­pul­so muy fuer­te y se ne­ce­si­tan li­de­raz­gos muy con­ven­ci­dos des­de el ni­vel pre­si­den­cial, pe­ro tam­bién los ti­tu­la­res de ca­da de­pen­den­cia de­ben te­ner con­vic­ción por ha­cer reali­dad el sis­te­ma.

Jai­me Tre­vi­ño con­si­de­ró que la crea­ción y pues­ta en mar­cha del SNA es la ma­yor apues­ta que se ha rea­li­za­do en Mé­xi­co en los úl­ti­mos años pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción, por lo que ha­brá que ver si és­ta se en­cuen­tra ali­nea­da a los in­tere­ses y prio­ri­da­des de la pró­xi­ma ad­mnis­tra­ción fe­de­ral, por­que has­ta hoy el pre­si­den­te elec­to de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, no ha ma­ni­fes­ta­do prác­ti­ca­men­te na­da so­bre qué opi­na del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción.

En bue­na me­di­da (An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor) ga­nó la

Pre­si­den­cia por­que aban­de­ró la lu­cha an­ti­co­rrup­ción, sin em­bar­go no he vis­to una de­fi­ni­ción muy cla­ra res­pec­to al Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción. Nun­ca he oí­do al pró­xi­mo pre­si­den­te ha­blar del sis­te­ma, tam­po­co veo que den­tro de los ejes de su tra­ba­jo an­ti­co­rrup­ción es­té el re­to del for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal. No he es­cu­cha­do to­da­vía al pre­si­den­te ha­blar de for­ta­le­cer la per­se­cu­ción cri­mi­nal del ac­to de co­rrup­ción, no lo he oí­do ha­blar del en­tra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal del com­ba­te a la co­rrup­ción y de las dis­tin­tas for­ta­le­zas que pre­sen­tan.

En ese sen­ti­do, aña­dió que si se de­ci­de apo­yar es­te mo­de­lo de com­ba­te a la co­rrup­ción, se­rá cla­ve en los pró­xi­mos años el li­de­raz­go por par­te del pre­si­den­te pa­ra im­pul­sar es­te mo­de­lo pa­ra ha­cer que las ins­ti­tu­cio­nes adop­ten de la me­jor ma­ne­ra los cam­bios le­ga­les que se apro­ba­ron pa­ra dar vi­da al Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción, pues sin ello, no se lle­ga­rá le­jos.

La tam­bién ex­di­rec­to­ra del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción pa­ra el De­sa­rro­llo (CIDAC) ex­pu­so que el pre­si­den­te elec­to de­be­rá de­fi­nir pron­to si con­si­de­ra al SNA el me­jor ins­tru­men­to pa­ra con­tro­lar y erra­di­car la co­rrup­ción, así co­mo in­for­mar a los me­xi­ca­nos cuá­les se­rán las me­di­das pa­ra for­ta­le­cer­lo y con­tri­buir a que fun­cio­ne al 100 por cien­to.

En­tre las ta­reas ur­gen­tes de la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción, de­ta­lló,

se en­cuen­tran con­cluir la cons­truc­ción del SNA, de­fi­nir el mo­de­lo de la fis­ca­lía ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, así co­mo la po­lí­ti­ca na­cio­nal an­ti­co­rrup­ción que se se­gui­rá, es de­cir, dón­de van a es­tar las prio­ri­da­des y los re­cur­sos pa­ra el com­ba­te a la co­rrup­ción, y por su­pues­to im­pul­sar la im­ple­men­ta­ción to­tal del sis­te­ma.

SNA CON­TRO­LA EL ABU­SO DEL PO­DER

Jai­me ex­pli­có que es fun­da­men­tal que Mé­xi­co cuen­te con un Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción que ope­re efi­caz­men­te, pues és­te es una he­rra­mien­ta que ayu­da a con­tro­lar el abu­so de po­der y una bue­na apues­ta pa­ra for­ta­le­cer la ren­di­ción de cuen­tas, por eso de­be es­tar en la agen­da del go­bierno.

“Es muy im­por­tan­te que las ins­tan­cias que con­tro­lan ese abu­so de po­der se for­ta­lez­can, por­que de los ma­les es és­te el más re­le­van­te por­que los con­tra­pe­sos y los me­ca­nis­mos que con­tro­lan el po­der no han fun­cio­na­do co­rrec­ta­men­te. És­ta es una ta­rea pen­dien­te de nues­tra de­mo­cra­cia”.

Agre­gó que es cier­to que el ejem­plo de ho­nes­ti­dad de un pre­si­den­te con­tri­bu­ye en el com­ba­te a la co­rrup­ción, sin em­bar­go, ase­ve­ró no es lo úni­co. “Si un país ca­re­ce de ins­ti­tu­cio­nes fuer­tes pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción des­de la pre­ven­ción has­ta la san­ción, el vo­lun­ta­ris­mo y el ejem­plo nun­ca se­rán su­fi­cien­tes”.

El SNA es un me­ca­nis­mo de con­trol del abu­so de po­der, la co­rrup­ción es el abu­so del po­der”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.