Prio­ri­dad uno: se­gu­ri­dad

El Economista (México) - Los Políticos - - PODER JUDICIAL -

Pa­ra Pa­blo Fran­cis­co Ma­ren­tes Mar­tí­nez, in me­mo­riam.

CON­CEP­TUAL­MEN­TE, LA SE­GU­RI­DAD no es otra co­sa que la ca­pa­ci­dad efec­ti­va del Es­ta­do pa­ra res­pon­der a las ame­na­zas, ries­gos y vul­ne­ra­bi­li­da­des, así co­mo la po­si­bi­li­dad de pre­ve­nir, con­te­ner y en­fren­tar esos ries­gos. Una de las ra­zo­nes pa­ra crear un Es­ta­do es pre­ci­sa­men­te brin­dar se­gu­ri­dad a sus ha­bi­tan­tes, tan­to a las per­so­nas mis­mas co­mo a sus per­te­nen­cias y bie­nes.

Al ser la se­gu­ri­dad una de las fa­ce­tas que dan ra­zón de ser al uso le­gí­ti­mo de la vio­len­cia, es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas imprescindibles pa­ra la cons­ti­tu­ción de un Es­ta­do na­cio­nal y por en­de, de un go­bierno que pue­da ges­tio­nar la pre­ven­ción y la res­pues­ta an­te el de­li­to. Un Es­ta­do que no lo­gra pro­por­cio­nar mí­ni­mos de se­gu­ri­dad a su pue­blo es fa­lli­do por de­fi­ni­ción; sin se­gu­ri­dad, el res­to de las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, so­cia­les, po­lí­ti­cas y cul­tu­ra­les, son prác­ti­ca­men­te im­po­si­bles de lle­var a ca­bo. Y lo peor es que la fal­ta de se­gu­ri­dad im­pi­de el desa­rro­llo de la per­so­na en lo in­di­vi­dual, lo que a su vez im­pac­ta en el desa­rro­llo so­cial.

En un ma­pa in­te­rac­ti­vo que en­con­tré en la web, hay un ma­pa­mun­di que se­ña­la con ro­jo a los paí­ses con al­tas ta­sas de mor­ta­li­dad por vio­len­cia. Hon­du­ras se en­cuen­tra en el pri­mer lu­gar de muer­tes vio­len­tas, con una ta­sa de 94.47 por ca­da 100,000 per­so­nas, le si­guen El Sal­va­dor, Ve­ne­zue­la, Zim­bab­we y Co­lom­bia, es­ta úl­ti­ma con una ta­sa de 47%, la mi­tad de la de Hon­du­ras. Mé­xi­co se en­cuen­tra en el lu­gar 19, con 19.8 por cien­to. Fue­ra de la lis­ta ro­ja se en­cuen­tran nues­tros so­cios co­mer­cia­les: Es­ta­dos Uni­dos, con una ta­sa de 5.53%, con un ín­di­ce me­dio al­to en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, y Ca­na­dá con una ta­sa de 1.77 por cien­to. El país con la me­nor ta­sa de ho­mi­ci­dios es Ja­pón, con 0.26%, se­gui­do de Lu­xem­bur­go, Es­lo­ve­nia, Sui­za y los Paí­ses Ba­jos, con ta­sas in­fe­rio­res a 0.70 por cien­to. Sor­pren­de, pe­ro in­dig­na, ver que paí­ses en gue­rra co­mo Si­ria tie­nen ta­sas in­fi­ni­ta­men­te me­no­res que la me­xi­ca­na…

Por si el lec­tor es­tá in­tere­sa­do en ver la fuen­te, se pue­de en­con­trar el ma­pa en el si­tio web https://www.world­li­feex­pec­tancy.com/cau­se-of-death/ vio­len­ce/by-country/

Por ello, la se­gu­ri­dad —que con­ju­ga la pú­bli­ca, la in­te­rior y la na­cio­nal— de­be­ría ser el te­ma cen­tral de la cuar­ta trans­for­ma­ción, lo que sig­ni­fi­que el cam­bio pro­me­ti­do por Ló­pez Obra­dor. Sin una ges­tión aser­ti­va de las tres di­men­sio­nes de la se­gu­ri­dad, se­ría prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble lle­var a ca­bo los cam­bios pro­me­ti­dos por el pre­si­den­te elec­to, sim­ple­men­te por­que las ini­cia­ti­vas pa­ra el desa­rro­llo en di­ver­sos cam­pos ca­re­cen del am­bien­te ade­cua­do pa­ra desa­rro­llar­se. ¿Quién que­rría in­ver­tir en un país don­de los em­pre­sa­rios son chan­ta­jea­dos por la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da? ¿A quién le po­dría in­tere­sar mon­tar una obra de tea­tro si la gen­te no quie­re sa­lir de no­che por mie­do a la in­se­gu­ri­dad? ¿Quién quie­re via­jar en ca­rre­te­ra pa­ra tu­ris­tear, si hay mu­ni­ci­pios, co­mo por ejem­plo en Gua­na­jua­to, en los que un día tras otro se en­cuen­tran ca­dá­ve­res des­ca­be­za­dos jun­to a las mo­jo­ne­ras? ¿Quién se in­tere­sa­ría por in­ver­tir en ex­trac­ción pe­tro­le­ra, si los hua­chi­co­le­ros po­nen en ries­go las ga­nan­cias por los hi­dro­car­bu­ros y la in­te­gri­dad de las ins­ta­la­cio­nes? La de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da (y la des­or­ga­ni­za­da tam­bién), aten­ta in­te­gral­men­te con­tra la se­gu­ri­dad, la eco­no­mía, en las libertades, co­mo la de trán­si­to, y en los de­re­chos de las per­so­nas a la con­vi­ven­cia ar­mó­ni­ca.

Con ello, es pre­ci­so de­cir que es más que evi­den­te que An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor es­tá he­re­dan­do una si­tua­ción en ma­te­ria de se­gu­ri­dad que asus­ta al más pin­ta­do. Las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad de los tres go­bier­nos an­te­rio­res, par­ti­cu­lar­men­te de los dos úl­ti-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.