Ne­ce­si­ta­mos for­ta­le­cer la in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal

Has­ta aho­ra la cons­truc­ción de po­li­cías ci­vi­les bien pre­pa­ra­das pa­ra en­fren­tar la cri­sis es una tác­ti­ca que no se ha in­ten­ta­do en Mé­xi­co, plan­tea la es­pe­cia­lis­ta

El Economista (México) - Los Políticos - - SEGURIDAD PÚBLICA - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­ta@eleconomista.mx LAY­DA NE­GRE­TE Lay­da Ne­gre­te @Lay­daNe­gre­te me­xi­coe­va­lua.org

El pro­ble­ma de se­gu­ri­dad por el que atra­vie­sa Mé­xi­co no se re­suel­ve man­te­nien­do al Ejér­ci­to en las ca­lles, pues es con in­te­li­gen­cia y no con ar­mas que se pa­ci­fi­ca a un país, con­si­de­ró Lay­da Ne­gre­te San­so­res. En en­tre­vis­ta, la in­ves­ti­ga­do­ra de la or­ga­ni­za­ción World Jus­ti­ce Pro­jectla di­jo que la prio­ri­dad pa­ra el pró­xi­mo go­bierno fe­de­ral de­be­ría ser la cons­truc­ción de po­li­cías ci­vi­les ca­pa­ces y for­ta­le­cer la in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal pa­ra erra­di­car la im­pu­ni­dad.

Re­fi­rió que has­ta aho­ra la cons­truc­ción de po­li­cías ci­vi­les bien pre­pa­ra­das es una tác­ti­ca que no se ha in­ten­ta­do en Mé­xi­co pa­ra en­fren­tar la cri­sis de in­se­gu­ri­dad.

Ase­gu­ró que des­de que es­ta­lló la cri­sis de in­se­gu­ri­dad en el país en 1994, don­de hu­bo una es­ca­la­da de de­li­tos pa­tri­mo­nia­les, des­pués de­li­tos con­tra las per­so­nas, no ha es­ta­do en la agen­da fe­de­ral la cons­truc­ción de po­li­cías ci­vi­les.

Agre­gó que se cree que la cons­truc­ción de fuer­zas ci­vi­les es un asun­to que lle­va­rá mu­cho tiem­po, o in­clu­so que fal­tan re­cur­sos pa­ra con­cre­tar­lo, pe­ro no es así, más bien lo que se re­quie­re, di­jo, es vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra ha­cer­lo una reali­dad.

En su opi­nión, cuan­do hay una de­ter­mi­na­ción po­lí­ti­ca, la so­lu­ción téc­ni­ca es mu­cho más rá­pi­da.

No po­de­mos to­mar me­di­das tem­po­ra­les mien­tras ocu­rre otra co­sa. Ya nos su­ce­dió con erl pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón, quien di­jo ‘Voy a man­dar al Ejér­ci­to’, en lo que con­tro­ló la si­tua­ción de vio­len­cia, y des­pués lo re­gre­so.

En ese ca­so, des­ta­có, lo que ocu­rrió fue que nun­ca se con­tro­ló la vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad y, al con­tra­rio, se em­peo­ró.

Por ello, opi­nó que lo que te­ne­mos que ha­cer es em­pe­zar a cons­truir las ins­ti­tu­cio­nes “que sí pro­me­ten” pa­ra el fu­tu­ro.

Afir­mó que otro as­pec­to en el que se de­be­rá tra­ba­jar es en for­ta­le­cer la in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal en Mé­xi­co, pues di­jo que de­ri­va­do de la re­for­ma de jus­ti­cia pe­nal del 2008, que dio ori­gen al nue­vo sis­te­ma de jus­ti­cia, hu­bo avan­ces en el pro­ce­so ju­di­cial, así co­mo la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra im­par­tir jus­ti­cia; sin em­bar­go, no hay me­jor in­ves­ti­ga­ción y por lo tan­to hay más im­pu­ni­dad.

La es­pe­cia­lis­ta lla­mó la aten­ción en que “a al­guien le es­tá fun­cio­nan­do muy bien un sis­te­ma dis­fun­cio­nal”, y di­jo que da­do lo que te­ne­mos de in­for­ma­ción en Mi­nis­te­rios Pú­bli­cos, sa­be­mos que exis­te un sis­te­ma de re­co­lec­ción de ren­tas de fun­cio­na­rios a ni­vel mi­nis­te­rios pú­bli­cos, pe­ro por otro la­do, en las gran­des al­tu­ras tam­bién hay un be­ne­fi­cio po­lí­ti­co.

Y re­cal­có: Las pro­cu­ra­du­rías han si­do usa­das co­mo me­ca­nis­mos de con­trol po­lí­ti­co de go­ber­na­do­res y por el pre­si­den­te.

En ese sen­ti­do, co­men­tó que se­rá ne­ce­sa­rio que se to­men las me­jo­res prác­ti­cas de fis­ca­lías que es­tán ha­cien­do bien su la­bor, pa­ra que sean re­pli­ca­das.

NO HAY CLA­RI­DAD EN LA PO­LÍ­TI­CA DE SE­GU­RI­DAD

Lay­da Ne­gre­te lla­mó la aten­ción en que a prác­ti­ca­men­te mes y me­dio de que ini­cie la ad­mi­nis­tra­ción de l pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, no es­tá cla­ra cuál se­rá la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad.

Ex­pu­so que lo que se ve son mu­chas bue­nas in­ten­cio­nes y po­ca cla­ri­dad al prin­ci­pio del se­xe­nio en un te­ma que es prio­ri­ta­rio co­mo la se­gu­ri­dad,

Lue­go se ma­ni­fes­tó en con­tra de la pro­pues­ta del pre­si­den­te elec­to pa­ra fu­sio­nar la Ma­ri­na, el Ejér­ci­to, la Po­li­cía Fe­de­ral, así co­mo las es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les pa­ra crear la Guar­dia Na­cio­nal Ci­vil.

Ar­gu­men­tó que el Ejér­ci­to no es una ins­ti­tu­ción idó­nea pa­ra con­ver­tir­se en una po­li­cía ci­vil, pues exis­ten evi­den­cias de que ca­da vez que se le ha in­cor­po­ra­do en la­bo­res de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, no ha da­do bue­nos re­sul­ta­dos.

Se re­quie­re mu­cha in­te­li­gen­cia pa­ra pro­veer se­gu­ri­dad no fuer­za, no ar­mas. Hay que cam­biar ese pa­ra­dig­ma, pues se­ría una equi­vo­ca­ción tra­tar de ob­te­ner re­sul­ta­dos ha­cien­do lo mis­mo, re­mar­có.

Se re­quie­re mu­cha in­te­li­gen­cia pa­ra pro­veer se­gu­ri­dad, no fuer­za, no ar­mas.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.