Ha­ce fal­ta una re­in­ge­nie­ría en las fis­ca­lías

El uso de la jus­ti­cia y no la fuer­za es una for­ma de re­no­var el pac­to de ci­vi­li­dad, plan­tea la in­ves­ti­ga­do­ra del CIDE

El Economista (México) - Los Políticos - - SEGURIDAD PÚBLICA - ANA LAU­RA MAGALONI Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@eleconomista.mx @ma­ga­lo­nik

La di­fe­ren­cia en­tre el uso de la fuer­za y la jus­ti­cia es que la jus­ti­cia da ex­pli­ca­cio­nes; el uso de la fuer­za, no, ase­ve­ró Ana Lau­ra Magaloni.

La in­ves­ti­ga­do­ra del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Do­cen­cia Eco­nó­mi­cas (CIDE) di­jo: “El sis­te­ma de jus­ti­cia es­tá di­se­ña­do pa­ra que, cuan­do fun­cio­na bien, se ex­pli­que ¿qué pa­só? (en la co­mi­sión de un de­li­to), ¿quién es el res­pon­sa­ble?, ¿por qué?, ¿qué lo mo­ti­vó?, ¿por qué la au­to­ri­dad hi­zo tal co­sa?” y des­ta­có que esas ex­pli­ca­cio­nes se ge­ne­ran con prue­bas, con ar­gu­men­tos, en una au­dien­cia to­do mun­do po­de­mos ser cap­tu­ra­dos por la his­to­ria que hay ahí y lo que hay ahí es jus­ti­cia”.

Di­jo que jus­ti­cia es en­con­trar quién es res­pon­sa­ble y quién no lo es.

En ese sen­ti­do, ex­pu­so que el uso de la jus­ti­cia y no la fuer­za es una for­ma de re­no­var el pac­to de ci­vi­li­dad.

Son los ar­gu­men­tos, las ra­zo­nes, la prue­ba y la ley lo que le da el ba­sa­men­to de au­to­ri­dad al Es­ta­do y no la fuer­za, no la ven­gan­za, in­di­có.

Creo que es­ta­mos ato­ra­dos aquí des­pués de 12 años de gue­rra, opi­nó, y lo que quie­ren las per­so­nas es es­cu­char ex­pli­ca­cio­nes y pa­ra que eso su­ce­da tie­ne que ha­ber una pro­fun­da re­in­ge­nie­ría en las fis­ca­lías fe­de­ral y es­ta­ta­les.

Por eso in­di­có que si no pa­sa al­go se­rio en esas ins­tan­cias el sis­te­ma es in­ca­paz de pro­du­cir ex­pli­ca­cio­nes.

Des­de la pers­pec­ti­va de la aca­dé­mi­ca, “sin Fis­ca­lía efi­cien­te no va a ha­ber for­ma de pro­veer jus­ti­cia”.

La tam­bién in­te­gran­te del equi­po de tran­si­ción de la je­fa de Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co, Claudia Shein­baum, men­cio­nó que las más im­por­tan­tes son las fis­ca­lías es­ta­ta­les por­que es ahí don­de se ne­ce­si­ta más tra­ba­jo.

“Se ha so­bre­es­ti­ma­do la Fis­ca­lía ge­ne­ral. Las lo­ca­les son cla­ve pa­ra dar una res­pues­ta en te­mas de vio­len­cia. Los te­mas son mu­cho más am­plios que só­lo cri­men or­ga­ni­za­do: hay pro­ble­mas cla­ros de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, ho­mi­ci­dios lo­ca­les, pro­duc­to de asal­tos y otros de­li­tos, re­fi­rió.

La ex­di­rec­to­ra de la di­vi­sión de Es­tu­dios Ju­rí­di­cos del CIDE des­ta­có que te­ne­mos que en­ten­der que el fe­nó­meno de­lic­ti­vo en mu­chas en­ti­da­des es un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad pú­bli­ca y lo­cal y que ne­ce­si­ta­mos res­pues­tas de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas, si no la fe­de­ra­ción no pue­de ba­jar a tie­rra.

Es de­ma­sia­do pa­ra el go­bierno fe­de­ral ha­cer­se car­go de la se­gu­ri­dad del país.

En­ton­ces , aña­dió la aca­dé­mi­ca, ten­drá que po­ner­se én­fa­sis en ver qué es lo que se va a ha­cer en las en­ti­da­des.

Por ello co­men­tó que el diá­lo­go en­tre los go­bier­nos fe­de­ral y es­ta­ta­les es cla­ve, so­bre to­do pa­ra te­ner cla­ro qué es lo que van a ha­cer los go­ber­na­do­res por sus fis­ca­lías.

MÉ­XI­CO LLE­GA TAR­DE A RE­NO­VAR SUS FIS­CA­LÍAS, SE­ÑA­LA

La pre­cur­so­ra de es­tu­dios em­pí­ri­cos so­bre ins­ti­tu­cio­nes de jus­ti­cia en el país en­fa­ti­zó que en Amé­ri­ca La­ti­na Mé­xi­co lle­ga 20 años des­pués de que ini­ció el de­ba­te de qué ha­cer con las fis­ca­lías.

Di­jo que en la re­gión es po­si­ble ver ex­pe­rien­cias de lo que les sa­lió bien y de lo que les sa­lió mal en los paí­ses que ha­ce años im­ple­men­ta­ron po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra me­jo­rar esas ins­tan­cias de go­bierno.

Sin em­bar­go, plan­teó que hay que te­ner cla­ro que en es­ta ta­rea hay un te­ma po­lí­ti­co que im­pli­ca que­rer o no ha­cer el cam­bio de las fis­ca­lías.

En ese sen­ti­do des­ta­có que las fis­ca­lías son una im­por­tan­te fuen­te de po­der tan­to pa­ra los pre­si­den­tes co­mo pa­ra los go­ber­na­do­res. “No hay po­li­cía exi­to­sa sin una bue­na po­li­cía”, des­ta­có.

Magaloni ex­pli­có que se tra­ta de un mo­de­lo de di­se­ño por­que se tie­ne que lo­grar que la in­te­li­gen­cia que se pro­du­ce a ras de tie­rra, que es el de la po­li­cía pre­ven­ti­va, pue­da lle­gar a la in­ves­ti­ga­ción. En su opi­nión, ac­tual­men­te no hay víncu­los en­tre quie­nes se de­di­can a pre­ven­ción con los que in­ves­ti­gan.

La aca­dé­mi­ca men­cio­nó tam­bién que es muy im­por­tan­te no ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas fal­sas de lo que pue­den y no pue­den ha­cer las fis­ca­lías, lo cual im­pli­ca seg­men­tar rá­pi­do sus ta­reas.

“Tie­nes que sa­ber que no to­dos los de­li­tos va­len lo mis­mo, ni tie­nen la mis­ma pro­ba­bi­li­dad de re­sol­ver­lo. Tie­nes que ad­mi­nis­trar su­per efi­caz­men­te tus re­cur­sos a pe­sar de que eso sig­ni­fi­que no dar las res­pues­tas que quie­ren oír los ciu­da­da­nos”, in­di­có.

Jus­ti­cia es en­con­trar quién es res­pon­sa­ble y quién no lo es”.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.