Di­se­ñar po­li­cías es po­co ren­ta­ble po­lí­ti­ca­men­te

Mien­tras los fun­cio­na­rios si­gan pen­san­do en la pró­xi­ma elec­ción, se­gui­re­mos te­nien­do ins­ti­tu­cio­nes dis­fun­cio­na­les, re­cal­ca

El Economista (México) - Los Políticos - - SEGURIDAD PÚBLICA - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­ta@eleconomista.mx http://cau­saen­co­mun.org.mx

Mien­tras las au­to­ri­da­des es­ten pen­san­do en la si­guien­te elec­ción y no en so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de la po­bla­ción, nun­ca van a apos­tar por crear ins­ti­tu­cio­nes de se­gu­ri­dad fuer­tes, ase­ve­ró el in­ves­ti­ga­dor de la or­ga­ni­za­ción Cau­sa en Co­mún, Cle­men­te Ro­me­ro Ol­me­do

Di­jo que La reali­dad de las po­li­cías en Mé­xi­co es de re­gu­lar a de­plo­ra­ble.

Ex­pli­có que en Mé­xi­co exis­te la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar en la cons­truc­ción de ins­ti­tu­cio­nes de se­gu­ri­dad y pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia efi­ca­ces; sin em­bar­go, ello no su­ce­de tan fá­cil­men­te por­que es un pro­ce­so muy lar­go y muy te­dio­so, en el que lo in­ver­ti­do se ve a me­diano o lar­go pla­zo.

En su opi­nión, mien­tras los fun­cio­na­rios elec­tos siem­pre si­gan pen­san­do en la pró­xi­ma elec­ción, se­gui­re­mos te­nien­do ins­ti­tu­cio­nes dis­fun­cio­na­les”.

Ex­pli­có que en Cau­sa en Co­mún han ana­li­za­do des­de ha­ce ya va­rios años qué tan efi­ca­ces son las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra brin­dar­le ca­pa­ci­ta­ción a sus ele­men­tos.

El re­sul­ta­do es que hay fuer­zas co­mo la Po­li­cía Fe­de­ral que se en­cuen­tra en la me­dia­nía, pe­ro las po­li­cías es­ta­ta­les, to­das es­tán re­pro­ba­das.

Ase­gu­ró que nin­gu­na de las cor­po­ra­cio­nes que de­pen­den de los go­bier­nos de los es­ta­dos cum­ple con los mí­ni­mos que es­ta­ble­ce la Ley Ge­ne­ral del Sis­te­ma Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, la cual da­ta de 2009.

Des­de la pers­pec­ti­va del tam­bién ex­di­rec­tor Ge­ne­ral Ad­jun­to de la Sub­se­cre­ta­ría de Go­bierno de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción gran par­te de lo que ex­pli­ca que la fal­ta de ca­pa­ci­ta­ción a los po­li­cías res­pon­de a que no hay vo­lun­tad po­lí­ti­ca pe­ro tam­po­co san­cio­nes pa­ra quie­nes no cum­plen las ta­reas que su­po­nen los pues­tos que desem­pe­ñan

Lo gra­ve, aña­dió, es que no se les fin­can res­pon­sa­bi­li­dad ni san­cio­nes cuan­do no rea­li­zan bien su tra­ba­jo.

A ma­ne­ra de ejem­plo ex­pu­so que te­ne­mos un Con­se­jo Na­cio- nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca el cual se­sio­na, de­li­be­ra y ha­ce gran­des pro­yec­tos, pe­ro a los acuer­dos no se les da se­gui­mien­to.

Más gra­ve aún, des­ta­có, es que los acuer­dos que que­dan sin cum­pli­mien­to no ge­ne­ran san­cio­nes.

“Esa es la reali­dad de las po­li­cías es­ta­ta­les del país”, re­cal­có.

En cuan­to a las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, des­ta­có, es­tá peor su si­tua­ción, pues ya no só­lo im­por­ta si es­tán o no ca­pa­ci­ta­das, sino que in­clu­so es­tán in­com­ple­tas, pues so­la­men­te 800 cuer­pos po­li­cia­cos del país se com­po­nen por más de 20 ele­men­tos.

Lla­mó la aten­ción la fal­ta de in­vo­lu­cra­mien­to de los mis­mos se­cre­ta­rios de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de los go­bier­nos de los es­ta­dos, pues en oca­sio­nes ni ellos sa­ben de cuán­tos ele­men­tos se com­po­ne su cuer­po de fuer­za po­li­cial,.

Di­jo que tal es el ca­so de Tlax­ca­la, don­de el res­pon­sa­ble de los cuer­pos de se­gu­ri­dad no te­nía el nú­me­ro exac­to cuan­do él le pre­gun­tó cuán­tos po­li­cías tie­ne.

Otro as­pec­to a des­ta­car que abo­na a la de­bi­li­dad de las po­li­cías, afir­mó, es que mu­chos de los ele­men­tos no aprueban los con­tro­les de con­fian­za y a pe­sar de ello no son da­dos de ba­ja.

TE­NE­MOS FIS­CA­LÍAS OPACAS

El es­pe­cia­lis­ta co­men­tó que otro de los pro­ble­mas que en­fren­ta el mo­de­lo de se­gu­ri­dad es que las fis­ca­lías ope­ran en la opa­ci­dad y dis­cre­cio­na­li­dad y no per­mi­ten iden­ti­fi­car si los ob­je­ti­vos que se pro­pu­sie­ron fue­ron lo­gra­dos.

Afir­mó que las fis­ca­lías que no per­mi­ten eva­lua­cio­nes ex­ter­nas, lo cual es gra­ve por­que no sa­be­mos có­mo las po­de­mos eva­luar.

Esa es la reali­dad de las ins­ti­tu­cio­nes de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia en el país, la opa­ci­dad y la dis­cre­cio­na­li­dad, re­cal­có.

Asi­mis­mo, plan­teó que no hay ca­pa­ci­ta­ción y for­ma­ción de los ele­men­tos pi­li­cia­cos.

Eso tam­bién es preo­cu­pan­te por­que no se pue­de ha­blar de un mi­nis­te­rio pú­bli­co, ni de bue­nas ave­ri­gua­cio­nes si no sa­be­mos cuál es el ti­po de in­ves­ti­ga­ción que quie­ren y cuá­les son los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos, re­fi­rió.

Agre­gó que aho­ra que es­tá por ini­ciar un nue­vo go­bierno fe­de­ral es fun­da­men­tal que los nue­vos fun­cio­na­rios sean mo­de­ra­dos con las ex­pec­ta­ti­vas en la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, por­que sue­le su­ce­der que mien­tras se es­tá en cam­pa­ña se pro­me­te de to­do.

Es muy fá­cil la ten­ta­ción en el de­ba­te po­lí­ti­co y en las cam­pa­ñas ofre­cer el cie­lo, pe­ro cuan­do te en­fren­tas a la reali­dad, los obs­tácu­los y cues­tio­nes pre­su­pues­ta­les, em­pie­zas a ma­ti­zar tu dis­cur­so y a te­ner un im­pac­to en el desáni­mo so­cial, men­ci­nó.

Nin­gu­na de las po­li­cías es­ta­ta­les cum­ple con los mí­ni­mos que es­ta­ble­ce la Ley Ge­ne­ral del Sis­te­ma Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca que se pu­bli­có en el 2009”.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.