Am­nis­tiar no co­sa es una sim­ple

La cuar­ta trans­for­ma­ción que se ha anun­cia­do es una bue­na de­cla­ra­ción, pe­ro to­do ese sen­ti­do li­ber­ta­rio tie­ne que ser en­cau­sa­do en for­ma cons­ti­tu­cio­nal, plan­tea el mi­nis­tro de la Cor­te

El Economista (México) - Los Políticos - - NEWS - @JRCos­sio www.si­tios.scjn.gob.mx/jrcos­sio Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@ele­co­no­mis­ta.mx

En Mé­xi­co hay que to­mar­se en se­rio la jus­ti­cia, que se ha­gan to­dos los pro­ce­sos de pa­ci­fi­ca­ción y to­dos los pro­ce­sos so­cia­les de ajus­te, pe­ro se de­be me­jo­rar el sis­te­ma de im­par­ti­ción de jus­ti­cia, plan­tea el mi­nis­tro de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción, Jo­sé Ra­món Cos­sío Díaz.

En en­tre­vis­ta, el tam­bién in­te­gran­te de El Co­le­gio Na­cio­nal di­jo que uno de los gra­ves pro­ble­mas que en­fren­ta el país es el de la de­lin­cuen­cia, la in­se­gu­ri­dad y ad­vir­tió que am­nis­tiar o per­do­nar per­so­nas no es un asun­to sim­ple por­que hoy no exis­te la ame­na­za ra­zo­na­ble pa­ra quien de­lin­que que la si­guien­te vez que trans­gre­da la ley pue­da ha­cer­se acree­dor a san­cio­nes se­rias.

Asi­mis­mo, en­fa­ti­zó que las co­mi­sio­nes de la ver­dad de­ben ser con­si­de­ra­das co­mo so­lu­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias pa­ra pro­ble­mas ex­tra­or­di­na­rios.

Aho­ra que se dio es­ta nue­va al­ter­nan­cia en el go­bierno fe­de­ral, ¿se abre al­gu­na co­yun­tu­ra que pue­da con­tri­buir pa­ra avan­zar en la cons­truc­ción del Es­ta­do de De­re­cho y ata­car la co­rrup­ción?

Yo creo que sí. Ellos co­mo go­bierno en­tran­te y gen­te se­ria he­mos iden­ti­fi­ca­do que efec­ti­va­men­te se es­tá pro­mo­vien­do un es­fuer­zo pa­ra sus­ten­tar, pa­ra so­li­di­fi­car el Es­ta­do de De­re­cho y, des­de lue­go, pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción.

Yo creo que és­ta es una vo­lun­tad po­lí­ti­ca de la ma­yor im­por­tan­cia, pe­ro di­go al­go que he re­pe­ti­do en al­gu­nas oca­sio­nes: ade­más de la vo­lun­tad po­lí­ti­ca, ade­más de es­te de­seo le­gí­ti­mo de co­rre­gir las co­sas, sí nos es­tán ha­cien­do fal­ta ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas.

Mu­chos de los fe­nó­me­nos de co­rrup­ción se de­ben a que las le­yes no es­tán bien he­chas y eso me pa­re­ce un asun­to gra­ví­si­mo.

Creo tam­bién que no es­tán las per­so­nas ca­pa­ci­ta­das pa­ra ha­cer aque­llo que las nor­mas ju­rí­di­cas les di­ce, creo que a ve­ces no tie­nen en­tre­na­mien­to, no tie­nen com­pren­sión com­ple­ta; en­ton­ces, se ha­cen ac­cio­nes, que en prin­ci­pio nos ha­cen bien a to­dos, pe­ro co­mo no es­tán he­chas de for­ma téc­ni­ca que el or­den ju­rí­di­co pre­vé, pues re­sul­tan unas pé­si­mas ac­tua­cio­nes: acu­sa­cio­nes que se caen, que no tie­nen sus­ten­to, ele­men­to de jui­cio adop­ta­do de for­ma muy inade­cua­da y, cla­ro, ahí don­de se po­dría pre­su­mir que hay co­mi­sión de de­li­to, hay que ab­sol­ver a las per­so­nas por lo mal que se hi­zo el tra­ba­jo téc­ni­co.

En­ton­ces, en po­li­cías, en mi­nis­te­rios pú­bli­cos, en pe­ri­tos, en jue­ces, en de­fen­so­res, en esa par­te creo que sí te­ne­mos que to­mar­la muy en se­rio. De­cir va­mos a lu­char con­tra la co­rrup­ción, yo creo que es­to es im­por­tan­tí­si­mo co­mo de­ci­sión.

Aho­ra bien, pa­ra lu­char con­tra eso te­ne­mos que ha­cer mu­chas co­sas de ca­rác­ter co­rrec­ti­vo pa­ra que em­pie­ce es­to a fun­cio­nar, por­que con la pu­ra vo­lun­tad, pues ya lo he­mos vis­to, no se re­suel­ven los pro­ble­mas de la exis­ten­cia.

Se ha­bla de una cuar­ta trans­for­ma­ción del país, ¿qué tan im­por­tan­te es que esos cam­bios o avan­ces sean de ma­ne­ra ins­ti­tu­cio­na­li­za­da y no de ma­ne­ra vo­lun­ta­rio­sa, de­pen­dien­do de quién es­tá en la fun­ción pú­bli­ca?

Yo creo que la trans­for­ma­ción que se ha anun­cia­do, in­sis­to es una bue­na de­cla­ra­ción, es un buen pro­pó­si­to. Yo creo que en eso hu­bo una com­pe­ten­cia elec­to­ral, don-

de ga­na­do­res y per­de­do­res acep­ta­ron su po­si­ción, don­de to­dos pu­di­mos ver lo que es­ta­ba acon­te­cien­do. En eso yo no ten­go nin­gu­na du­da.

Aho­ra, lo que sí veo es que to­da fuer­za so­cial, to­do ese im­pul­so de­mo­crá­ti­co, to­do ese sen­ti­do li­ber­ta­rio, sí tie­ne que ser en­cau­sa­do en for­ma cons­ti­tu­cio­nal. ¿Por qué ra­zón?, pues por­que de otra for­ma se­ría que ca­da quien ha­ga lo que quie­ra.

Creo que en las le­yes, en la apli­ca­ción, en los jui­cios, en las de­ci­sio­nes dis­cu­ti­das, apro­ba­das, en el res­pe­to a la de­ci­sión de po­de­res, pues son los cau­ces que nues­tra Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce, que nues­tro or­den ju­rí­di­co es­ta­ble­ce. Des­de lue­go, creo yo que to­dos los ac­to­res han acep­ta­do ju­gar.

De otra for­ma, es que ca­da quien in­ter­pre­te lo que quie­re in­ter­pre­tar y que ca­da quien ac­túe co­mo me­jor le pa­rez­ca. No obs­tan­te, creo que eso, ni es nues­tro ré­gi­men ju­rí­di­co, ni es el man­da­to que se pue­de ex­traer de al­gu­na ma­ne­ra con el pro­ce­so elec­to­ral que aca­ba­mos de vi­vir.

Ha­ce unas se­ma­nas leí que us­ted plan­teó que ha­bría que to­mar­se en se­rio la jus­ti­cia, ¿qué im­pli­ca eso?

Yo veo que te­ne­mos va­rios pro­ble­mas de enor­me gra­ve­dad en el país. Uno de ellos es el pro­ble­ma de la de­lin­cuen­cia o lo que ge­ne­ra la de­lin­cuen­cia: pro­ble­mas de se­gu­ri­dad, se­cues­tro, des­apa­ri­cio­nes for­za­das y no. Es de­cir, te­ne­mos una enor­me de­lic­ti­vi­dad en to­do el país. Yo lo que de­cía es que sim­ple­men­te am­nis­tiar per­so­nas o per­do­nar per­so­nas no es un asun­to sim­ple. ¿Por qué? Por­que una per­so­na si se le da una am­nis­tía, de­be te­ner en la ca­be­za la idea de que la si­guien­te vez que de­lin­ca pue­de ha­cer­se acree­dor a san­cio­nes se­rias. Si no exis­te una ame­na­za ra­zo­na­ble­men­te creí­ble pa­ra quien de­lin­que, de que va a ser atra­pa­do en la si­guien­te oca­sión des­pués de su per­dón, pues es­ta per­so­na no va a co­rre­gir sus con­duc­tas, eso es­ta cla­rí­si­mo en la ex­pe­rien­cia de la his­to­ria.

En­ton­ces, si a las per­so­nas se les per­do­na, si a las per­so­nas se les tra­ta de re­in­ser­tar, in­sis­to, tie­nen que sa­ber que des­pués pue­de ve­nir una san­ción si vuel­ven a co­me­ter la mis­ma con­duc­ta.

Ahí es don­de yo creo que hay que to­mar­se en se­rio la jus­ti­cia. ¿Qué quie­re de­cir es­to?, que se ha­gan to­dos los pro­ce­sos de pa­ci­fi­ca­ción, que se ha­gan to­dos los pro­ce­sos so­cia­les de ajus­te, sí, pe­ro que se me­jo­re el sis­te­ma de im­par­ti­ción de jus­ti­cia en el país por­que, por un la­do, tie­ne de­fi­cien­cias en ma­te­ria pe­nal que ya las he­mos ana­li­za­do mu­cho y, dos, es­tá den­tro de un pro­ce­so muy com­pli­ca­do de tran­si­ción ha­cia otras for­mas.

¿Qué quie­re de­cir? Pues sim­ple y sen­ci­lla­men­te que en las pró­xi­mas se­ma­nas ten­drá que con­so­li­dar­se la re­for­ma pe­nal; en­tra­rá en vi­gor una re­for­ma de los jui­cios le­ga­les y una re­for­ma de los jui­cios ci­vi­les y fa­mi­liar. Es de­cir, es­tá tran­si­tan­do to­do el país ha­cia un nue­vo mo­de­lo de jus­ti­cia y si no se rea­li­za bien, pues en­ton­ces lo que va­mos a te­ner es una si­tua­ción muy com­ple­ja, don­de el sis­te­ma de jus­ti­cia no es­té pro­ce­san­do los con­flic­tos so­cia­les.

En­ton­ces, a los mu­chos con­flic­tos so­cia­les que ya te­ne­mos hoy, po­dría­mos agre­gar aque­llos que se van a ge­ne­rar por un mal fun­cio­na­mien­to de la jus­ti­cia. És­ta es la par­te que a mí me preo­cu­pa mu­cho.

¿Qué pien­sa de la in­ten­ción de in­te­grar co­mi­sio­nes de la ver­dad?

Yo creo que las co­mi­sio­nes de la ver­dad son so­lu­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias pa­ra pro­ble­mas ex­tra­or­di­na­rios.

En una so­cie­dad co­mo la nues­tra, la ma­yor par­te de los con­flic­tos se tie­ne que se­guir re­sol­vien­do me­dian­te sus cau­ces, los cau­ces que te­ne­mos es­ta­ble­ci­dos que son la Cons­ti­tu­ción, las le­yes, a tra­vés de jue­ces o a tra­vés de me­dia­do­res, pe­ro abrir na­da más una o mu­chas co­mi­sio­nes de la ver­dad sin co­rre­gir el sis­te­ma de jus­ti­cia es otra vez ge­ne­rar ex­cep­cio­nes y ex­cep­cio­nes.

Es no sen­tar­se a dar­se cuen­ta de dón­de es­tán los ver­da­de­ros pro­ble­mas y sim­ple­men­te es ge­ne­rar es­tas con­di­cio­nes lue­go de mu­chas ex­pec­ta­ti­vas.

¿Qué es que lo que pue­de su­ce­der?, que se ha­ga una co­mi­sión de la ver­dad. La co­mi­sión de la ver­dad sue­le ha­cer se­ña­la­mien­tos his­tó­ri­cos. De­cir: a jui­cio de es­ta co­mi­sión pa­só es­to y pa­só el otro, pe­ro de ahí no ne­ce­sa­ria­men­te se ge­ne­ran con­se­cuen­cias por­que la co­mi­sión de la ver­dad no tie­ne fun­cio­nes acu­sa­to­rias, la co­mi­sión de la ver­dad no pue­de lle­var en prin­ci­pio a las per­so­nas a pro­ce­sos. Es de­cir, que­dan atra­pa­das en una si­tua­ción.

Si pen­sá­ra­mos en por qué que­re­mos abrir co­mi­sio­nes de la ver­dad, la res­pues­ta es por­que en su mo­men­to las ins­ti­tu­cio­nes for­ma­les no fun­cio­na­ron. Por lo tan­to, va­mos a se­guir des­pla­zan­do a las ins­ti­tu­cio­nes for­ma­les me­dian­te las co­mi­sio­nes de la ver­dad; es de­cir, no es­ta­mos re­gre­san­do al ori­gen del pro­ble­ma. Eso es lo que a mí me preo­cu­pa mu­cho.

In­sis­to, yo no soy na­die pa­ra po­ner­me en con­tra de la crea­ción de las co­mi­sio­nes de la ver­dad, pe­ro creo que és­tas son me­di­das ex­cep­cio­na­les y que lo que te­ne­mos que re­sol­ver es la jus­ti­cia de to­dos los días a la que mu­chas per­so­nas no ac­ce­den o ac­ce­den tan mal que re­sul­tan más las­ti­ma­das de lo que es­ta­ban.

Las co­mi­sio­nes de la ver­dad son so­lu­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias pa­ra pro­ble­mas ex­tra­or­di­na­rios”. Ade­más de es­te de­seo le­gí­ti­mo de co­rre­gir las co­sas, sí nos es­tán ha­cien­do fal­ta ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas”. To­do ese sen­ti­do li­ber­ta­rio, sí tie­ne que ser en­cau­sa­do de for­ma cons­ti­tu­cio­nal”.

Fo­to: adria­na her­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.