Pa­ra Mé­xi­co AL de­be ser igual de im­por­tan­te que EU

Lo vi­tal en la po­lí­ti­ca de re­la­cio­nes de la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción se­rá por so­bre to­das las co­sas ha­cer va­ler la so­be­ra­nía de Mé­xi­co y de­fen­der sus in­tere­ses, des­ta­ca la se­na­do­ra de la Re­pú­bli­ca

El Economista (México) - Los Políticos - - POLÍTICA EXTERIOR - Por Li­dia Aris­ta Fo­to: Eric Lu­go li­dia.aris­ta@ele­co­no­mis­ta.mx

Creo en los prin­ci­pios de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Mé­xi­co; creo en la no in­ter­ven­ción y la au­to­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, pe­ro eso no te exi­me de que cuan­do ha­yan te­mas sus­tan­cial­men­te su­pe­rio­res a de­fen­der es muy im­por­tan­te que Mé­xi­co al­ce la voz”.

Al ser la eco­no­mía nú­me­ro 11 del mun­do, Mé­xi­co es vis­to co­mo un país con voz y pe­so in­ter­na­cio­nal im­por­tan­te, lo cual de­be ser apro­ve­cha­do por la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral pa­ra am­pliar y for­ta­le­cer sus re­la­cio­nes ex­te­rio­res, siem­pre prio­ri­zan­do el diá­lo­go, ha­cien­do va­ler su so­be­ra­nía y de­fen­dien­do sus in­tere­ses, con­si­de­ró Va­nes­sa Ru­bio.

La pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, ase­gu­ró que la po­lí­ti­ca ex­te­rior es un ins­tru­men­to que per­mi­te po­ten­ciar el desa­rro­llo in­terno de un país, por lo que se­ña­ló que de­be­ría ser una prio­ri­dad tan­to en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca co­mo en el Po­der Eje­cu­ti­vo tra­ba­jar pa­ra for­ta­le­cer sus re­la­cio­nes con paí­ses de to­das las re­gio­nes del mun­do.

La tam­bién ex­sub­se­cre­ta­ria pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res in­di­có que es am­plio el le­ga­do que de­ja la ad­mi­nis­tra­ción que es­tá por con­cluir en ese ru­bro, pues pe­se a las di­fi­cul­ta­des que se pre­sen­ta­ron, se lo­gró man­te­ner y for­ta­le­cer re­la­cio­nes con paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos y am­pliar víncu­los con Amé­ri­ca La­ti­na.

“Uno de los le­ga­dos más im­por­tan­tes en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior es sin du­da el for­ta­le­ci­mien­to de la re­la­ción con Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (…) En los úl­ti­mos seis años, se hi­zo mu­cho por am­pliar no só­lo nues­tro víncu­lo con nues­tra área de iden­ti­dad na­tu­ral que es jus­ta­men­te Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be sino co­mo al­go que yo di­go que son las per­te­nen­cias múl­ti­ples de Mé­xi­co”.

En ese sen­ti­do, sos­tu­vo que su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, his­to­ria, cul­tu­ra, va­lo­res y li­de­raz­gos han per­mi­ti­do que Mé­xi­co bri­lle a es­ca­la in­ter­na­cio­nal; sin em­bar­go, men­cio­nó, aún hay mu­cho por avan­zar en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior.

Mé­xi­co es vis­to co­mo un país de mu­cha tras­cen­den­cia, de mu­cha voz, de mu­cha pre­sen­cia a ni­vel in­ter­na­cio­nal, Mé­xi­co es la un­dé­ci­ma eco­no­mía del mun­do, so­mos el sex­to des­tino de tu­ris­tas. Mé­xi­co es vis­to co­mo una eco­no­mía emer­gen­te, co­mo un país que tie­ne mu­cho que ofre­cer al mun­do y co­mo un país que tie­ne un pe­so es­pe­cí­fi­co muy re­le­van­te en las agen­das in­ter­na­cio­na­les, en la to­ma de de­ci­sio­nes in­ter­na­cio­na­les y en de­fi­nir los gran­des te­mas y las gran­des cau­sas a ni­vel glo­bal.

Ru­bio Már­quez plan­teó que si bien has­ta aho­ra hay una re­la­ción más es­tre­cha con Es­ta­dos Uni­dos por el te­ma co­mer­cial, la po­lí­ti­ca ex­te­rior con Amé­ri­ca La­ti­na tam­bién es im­por­tan­te, por­que son paí­ses con coin­ci­den­cias.

Mé­xi­co no tie­ne que es­co­ger si pre­fie­re ser cen­troa­me­ri­cano, ca­ri­be­ño, nor­te­ame­ri­cano, es to­do. Esa di­ver­si­dad que tie­ne Mé­xi­co de per­te­nen­cia, la te­ne­mos que apro­ve­char, na­die nos es­tá di­cien­do que es­co­ja­mos. Po­de­mos ser Mé­xi­co con sus víncu­los con Asia-Pa­cí­fi­co, Mé­xi­co con sus víncu­los con Eu­ro­pa, Mé­xi­co con Nor­tea­mé­ri­ca, Mé­xi­co con Cen­troa­mé­ri­ca, Mé­xi­co con el Ca­ri­be y Mé­xi­co con to­dos los paí­ses de Amé­ri­ca del Sur.

En en­tre­vis­ta, la se­na­do­ra del PRI con­si­de­ró que pri­me­ro Mé­xi­co es­tá lla­man­do a una re­con­ci­lia­ción in­ter­na, pues de­ri­va­do del pro­ce­so elec­to­ral pa­sa­do en el que triun­fó el can­di­da­to de la coa­li­ción Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, pre­va­le­ce el en­cono. Di­jo que só­lo ha­bien­do uni­dad y re­con­ci­lia­ción na­cio­nal, Mé­xi­co po­drá dar el si­guien­te pa­so que es ha­cer po­lí­ti­ca ex­te­rior y ge­ne­rar con­di­cio­nes pa­ra se­guir bri­llan­do en el con­tex­to in­ter­na­cio­nal.

“Es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra que si­ga bri­llan­do en el mun­do, pe­ro mu­cho de­pen­de de có­mo lo­gre­mos ad­mi­nis­trar los pro­ble­mas in­ter­nos y con qué li­de­raz­go nos ejer­za­mos en el ex­te­rior, con qué ca­li­dad mo­ral. Mé­xi­co es un país li­der en el mun­do”.

HAY QUE DE­FEN­DER SO­BE­RA­NÍA E IN­TERE­SES DE MÉ­XI­CO

La tam­bién ex­sub­se­cre­ta­ria de la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co plan­teó que lo vi­tal en la po­lí­ti­ca de re­la­cio­nes de la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción se­rá por so­bre to­das las co­sas va­ler la so­be­ra­nía de Mé­xi­co y de­fen­der sus in­tere­ses.

“La so­be­ra­nía no es­tá en ne­go­cia­ción, ja­más de­be es­tar en la me­sa de ne­go­cia­ción. La so­be­ra­nía es al­go que siem­pre de­be­mos de­fen­der con mu­cha en­te­re­za, con mu­cha dig­ni­dad; por otro la­do, de­fen­der nues­tros in­tere­ses, lue­go tam­bién nos da pe­na de­cir que Mé­xi­co tie­ne in­tere­ses”.

Re­cor­dó que si bien se cri­ti­có al al pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to por­que su­pues­ta­men­te no de­fen­dió los in­tere­ses de los me­xi­ca­nos fren­te a la ac­ti­tud be­li­ge­ran­te de su ho­mó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, el tiem­po de­mos­tró que sí lo hi­zo y tan es así que no se pa­gó por el mu­ro, se lo­gró con­fluir con la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio y no se co­bra­ron im­pues­tos a las re­me­sas en­via­das por los con­na­cio­na­les.

Un as­pec­to que con­si­de­ró fun­da­men­tal es que Mé­xi­co man­ten­ga el prin­ci­pio de no in­ter­ven­ción a pro­ble­mas in­ter­nos de otros paí­ses.

“Creo en los prin­ci­pios de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Mé­xi­co; creo en la no in­ter­ven­ción y la au­to­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, pe­ro eso no te exi­me de que cuan­do ha­yan te­mas sus­tan­cial­men­te su­pe­rio­res a de­fen­der, por ejem­plo, los de­re­chos hu­ma­nos es muy im­por­tan­te que Mé­xi­co al­ce la voz”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.