Aho­ra la prio­ri­dad de­be ser Cen­troa­mé­ri­ca

Es una zo­na en con­flic­to don­de Mé­xi­co ha ido per­dien­do re­le­van­cia, pe­ro por mu­chos fac­to­res, el des­tino de esa re­gión y el de Mé­xi­co es­tán uni­dos, plan­tea el aca­dé­mi­co del CIDE

El Economista (México) - Los Políticos - - POLÍTICA EXTERIOR - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­ta@ele­co­no­mis­ta.mx

Du­ran­te años, los go­bier­nos me­xi­ca­nos prio­ri­za­ron en su po­lí­ti­ca de re­la­cio­nes ex­te­rio­res a Es­ta­dos Uni­dos y a Ca­na­dá; sin em­bar­go, aho­ra es mo­men­to de mi­rar ha­cia Cen­troa­mé­ri­ca, por­que par­te del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y desa­rro­llo de Mé­xi­co pa­sa por esa re­gión, con­si­de­ró Car­los He­re­dia Zu­bie­ta.

En en­tre­vis­ta, el pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Do­cen­cia Eco­nó­mi­cas (CIDE) sos­tu­vo que Mé­xi­co ha con­so­li­da­do ya su re­la­ción con los paí­ses del nor­te, por lo que aho­ra el re­to es dar­le ma­yor di­na­mis­mo a la re­la­ción con los paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca.

Plan­teó que sin du­da la me­jor es­tra­te­gia de po­lí­ti­ca ex­te­rior em­pie­za con los ve­ci­nos.

“Cen­troa­mé­ri­ca es una zo­na cru­cial eco­nó­mi­ca­men­te, po­lí­ti­ca­men­te, geo­po­lí­ti­ca­men­te pa­ra Mé­xi­co. Es una zo­na en con­flic­to, es una zo­na don­de Mé­xi­co ha ido per­dien­do re­le­van­cia, pe­ro por mu­chos fac­to­res, el des­tino de Cen­troa­mé­ri­ca y el des­tino de Mé­xi­co es­tán uni­dos (...) Mé­xi­co tie­ne que po­ner el én­fa­sis y prio­ri­dad en Cen­troa­mé­ri­ca”.

En ese sen­ti­do, men­cio­nó que ha­brá que se­guir ejem­plos de po­lí­ti­ca ex­te­rior de otros paí­ses y re­gio­nes del mun­do, por ejem­plo el de Asia-Pa­cí­fi­co (Chi­na, Ja­pón, Co­rea), los cua­les son pun­ta de lan­za en la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y fue gra­cias a su tra­ba­jo en con­jun­to co­mo re­gión.

Si ha­ce­mos un com­pa­ra­ti­vo en­tre Mé­xi­co y Co­rea en los úl­ti­mos 50 años, Co­rea es­ta­ba más re­za­ga­do que Mé­xi­co, pe­ro es­tá avan­zan­do a un pa­so mu­cho más ace­le­ra­do.

Sos­tu­vo que hay que ven­cer pre­jui­cios, ver ha­cia ade­lan­te por­que de la mis­ma ma­ne­ra en que el des­tino es com­par­ti­do con Amé­ri­ca del Nor­te, lo es con Cen­troa­mé­ri­ca.

LA ME­JOR PO­LÍ­TI­CA EX­TE­RIOR NO ES LA IN­TE­RIOR

Car­los He­re­dia con­si­de­ró que la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral en­fren­ta tres desafíos en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior: uno es la de­fi­ni­ción del in­te­rés na­cio­nal de los me­xi­ca­nos que se dis­tin­gue del in­te­rés del pre­si­den­te, del par­ti­do o del go­bierno en turno; el se­gun­do de­fi­nir qué ti­po de in­ser­ción quie­re te­ner Mé­xi­co en el mun­do, por­que geo­grá­fi­ca­men­te es­tá en Amé­ri­ca del Nor­te, pe­ro cul­tu­ral­men­te en La­ti­noa­mé­ri­ca; el ter­ce­ro, es la con­sis­ten­cia y con­gruen­cia en­tre la po­lí­ti­ca in­te­rior y la ex­te­rior.

So­bre es­ta úl­ti­ma in­di­có que una no pue­de sus­ti­tuir a la otra. Pa­ra te­ner una bue­na po­lí­ti­ca ex­te­rior, bas­ta con te­ner una bue­na po­lí­ti­ca in­te­rior.

“No po­de­mos pre­ten­der que la po­lí­ti­ca in­te­rior se so­bre­pon­ga o es­té por en­ci­ma de la po­lí­ti­ca in­te­rior. Es­ta con­ci­lia­ción, es­ta si­ner­gia, es­ta com­ple­men­ta­rie­dad en­tre am­bas es ab­so­lu­ta­men­te cru­cial”.

He­re­dia Zu­bie­ta afir­mó que ha­ce 25 años Mé­xi­co co­me­tió un gra­ve error cuan­do pen­só que con en­trar al Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio con Amé­ri­ca del Nor­te y con po­ner a la eco­no­mía en pi­lo­to au­to­má­ti­co bas­ta­ba pa­ra atraer pros­pe­ri­dad y me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da pa­ra los me­xi­ca­nos, pe­ro no fue así.

Los he­chos nos han de­mos­tra­do que te­ne­mos que ha­cer la ta­rea a ni­vel in­terno; hay que ha­cer una com­bi­na­ción en­tre una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, una po­lí­ti­ca pa­ra la in­clu­sión so­cial y una po­lí­ti­ca pa­ra la de­mo­cra­ti­za­ción ver­da­de­ra del país.

Pa­ra el aca­dé­mi­co del CIDE, la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral de­be­rá ajus­tar y en­ri­que­cer su es­tra­te­gia en ma­te­ria de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les con las apor­ta­cio­nes de dis­tin­tos sec­to­res de la so­cie­dad me­xi­ca­na.

Es cru­cial que en es­te mo­men­to sea­mos no­so­tros, los me­xi­ca­nos, quie­nes de­ci­da­mos cuál es nues­tra par­ti­ci­pa­ción en el con­cier­to de las na­cio­nes.

MÉ­XI­CO ES­TÁ LLA­MA­DO A SER PAR­TI­CI­PA­TI­VO

Car­los He­re­dia ase­ve­ró que an­te la con­flic­ti­vi­dad so­cial y po­lí­ti­ca que pre­va­le­ce en Cen­troa­mé­ri­ca y otras re­gio­nes del mun­do, Mé­xi­co es­tá lla­ma­do a te­ner una al­ta ac­ti­vi­dad di­plo­má­ti­ca, la cual no ri­ñe pa­ra na­da con el prin­ci­pio de no in­ter­ven­ción.

“La Doc­tri­na Es­tra­da no ha­bla de la no in­ter­ven­ción o la au­to­de­ter­mi­na­ción que al­gu­nos la han tra­ta­do de re­ves­tir. Ha­bla sim­ple­men­te de re­co­no­cer de ma­ne­ra tá­ci­ta al go­bierno en otros es­ta­dos, pe­ro nos to­ca te­ner una par­ti­ci­pa­ción muy di­ná­mi­ca en la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y en la di­plo­ma­cia re­gio­nal”.

In­di­có que en los úl­ti­mos años, Mé­xi­co se ha pro­nun­cia­do en los con­flic­tos in­ter­nos de paí­ses co­mo El Sal­va­dor y Ni­ca­ra­gua, por lo que cuan­do sea ne­ce­sa­rio, de­be­rá pro­nun­ciar­se.

Aho­ra nos to­ca te­ner la vi­sión abier­ta pa­ra con­tri­buir a que en Cen­troa­mé­ri­ca ha­ya con­di­cio­nes dig­nas de tra­ba­jo y de vi­da pa­ra los cen­troa­me­ri­ca­nos.

No po­de­mos pre­ten­der que la po­lí­ti­ca in­te­rior se so­bre­pon­ga o es­té por en­ci­ma de la po­lí­ti­ca in­te­rior”.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.