En AL ve­mos de­ba­cles de de­re­cha e iz­quier­da

Bra­sil y Mé­xi­co en­tra­rán a un pro­ce­so de cam­bio, pe­ro a par­tir del mis­mo har­taz­go so­cial: el que se da ha­cia la vio­len­cia y la co­rrup­ción, plan­tea el in­ter­na­cio­na­lis­ta

El Economista (México) - Los Políticos - - ALTERNANCIA EN BRASIL - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@ele­co­no­mis­ta.mx

En Amé­ri­ca La­ti­na asis­ti­mos a un mo­men­to his­tó­ri­co en el que dos de los paí­ses más gran­des, Bra­sil y Mé­xi­co van a en­trar a un pro­ce­so de cam­bio con pre­si­den­tes de di­fe­ren­te orien­ta­ción po­lí­ti­ca, pe­ro a par­tir del mis­mo har­taz­go so­cial: el que se da ha­cia a la vio­len­cia y la co­rrup­ción, plan­teó Gui­ller­mo Gua­jar­do So­to.

El aca­dé­mi­co del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes In­ter­dis­ci­pli­na­rias en Cien­cias y Hu­ma­ni­da­des de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM) ex­pli­có que am­bos paí­ses aca­ban de con­cluir pro­ce­sos elec­to­ra­les en los que los ciu­da­da­nos eli­gie­ron a pre­si­den­tes de di­fe­ren­te orien­ta­ción po­lí­ti­ca —An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor con un discurso de iz­quier­da y Jair Bol­so­na­ro con uno de ex­tre­ma de­re­cha— que de­jan va­rias lec­cio­nes.

Am­bas so­cie­da­des reac­cio­na­ron al evi­den­te pro­ble­ma de la co­rrup­ción y la fal­ta de ca­pa­ci­da­des pa­ra ejer­cer jus­ti­cia, lo cual son asun­tos que pue­den ho­ra­dar fuer­te­men­te a cual­quier ti­po de ré­gi­men, ya sea de cor­te neo­li­be­ral (co­mo pue­de ser el ca­so de Mé­xi­co), co­mo de cor­te pro­gre­sis­ta (co­mo pue­de ser el ca­so de Bra­sil).

El re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­na­lis­ta se­ña­ló que a par­tir de lo ocu­rri­do en Bra­sil y en Mé­xi­co, po­dría­mos ha­blar de dos de­ba­cles: el de­rrum­be del pro­gre­sis­mo en el ca­so de Bra­sil, si­mi­lar a lo ocu­rri­do en otras na­cio­nes del área, y en el ca­so de me­xi­cano el fin del ci­clo neo­li­be­ral.

Acla­ró que cuan­do se ha­bla de que se es­tá dan­do un cam­bio a la de­re­cha en Su­da­mé­ri­ca en reali­dad po­dría ser que eso es­tá ocu­rrien­do en paí­ses que abra­za­ron el bo­li­va­ris­mo y que es­tán o es­tu­vie­ron en cri­sis o con se­rios pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y con co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da.

Men­cio­nó que hay ca­sos co­mo Uru­guay y Bo­li­via don­de hay un ago­ta­mien­to del pro­gre­sis­mo y prue­ba de ello es que en al­gu­nas lo­ca­li­da­des de Bo­li­via don­de tie­nen elec­ción el si­guien­te año ce­le­bra­ron el triun­fo de Bol­so­na­ro.

NO HAY DE­SEN­CAN­TO CON LA DE­MO­CRA­CIA

Tam­bién lla­mó la aten­ción en que otros paí­ses ha­bían gi­ra­do a la cen­tro-de­re­cha an­te­rior­men­te co­mo Ecua­dor, Pe­rú y Chi­le (es­te úl­ti­mo de tiem­po atrás), pe­ro indicó que aho­ra el gi­ro a la de­re­cha es tam­bién un fe­nó­meno nue­vo. “És­tas son de­re­chas le­gi­ti­ma­das di­ga­mos en tér­mi­nos de que tie­nen un elec­to­ra­do y una ba­se so­cial bas­tan­te fuer­te, al­gu­nos por des­con­ten­to, otros por de­fi­ni­ción ideo­ló­gi­ca más cla­ra”.

En el ca­so de Bra­sil, “más que un des­gas­te ideo­ló­gi­co en reali­dad fue un des­gas­te de ges­tión pú­bli­ca del PT” que es­ta­ba en el go­bierno. Bol­so­na­ro se ha­ce fuer­te por el har­taz­go ha­cia la co­rrup­ción, vio­len­cia y a lo que se con­vir­tió el pro­gre­sis­mo.

El doc­tor en Es­tu­dios La­ti­noa­me­ri­ca­nos se­ña­ló que los cam­bios en Mé­xi­co y en Bra­sil se die­ron por la vía de­mo­crá­ti­ca y con al­tos ni­ve­les de par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos en las ur­nas. Y al igual que pa­só con el ca­so de la elec­ción del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, am­bos son an­ti­éli­te, indicó.

Mé­xi­co y Bra­sil han ele­gi­do a su nue­vo pre­si­den­te que tie­nen am­plia ma­yo­ría, 53% en el ca­so del me­xi­cano An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y 55% en el ca­so del Bra­si­le­ño, Jair Bol­so­na­ro.

Eso de­mues­tra, con­ti­nuó, que en am­bos paí­ses “no hay has­tío por la de­mo­cra­cia”. In­clu­so con­si­de­ra que, en to­do ca­so, se re­for­zó la de­mo­cra­cia si se con­si­de­ran los ni­ve­les de par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral.

“Los sis­te­mas elec­to­ra­les tan­to en el ca­so bra­si­le­ño co­mo el me­xi­cano fun­cio­nan a la per­fec­ción”, indicó.

El aca­dé­mi­co ex­pli­có que el asun­to va, más bien, por go­bier­nos de dis­tin­tos sig­nos que con­ver­gen en los mis­mos pro­ble­mas de co­rrup­ción y de vio­len­cia so­cial y qui­zá a un has­tío a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les.

En es­te as­pec­to, refirió que si bien el Par­ti­do de la Tra­ba­ja­do­res bra­si­le­ño se for­mó en la dé­ca­da de los 80 del si­glo pa­sa­do, par­ti­ci­pó en to­dos los pro­ce­sos de tran­si­ción a ni­vel le­gis­la­ti­vo en los es­ta­dos y des­de el año 2000 se fue des­gas­tan­do.

En el ca­so me­xi­cano, aña­dió, si bien Mé­xi­co no entró des­de el año 2000 en la co­rrien­te pro­gre­sis­ta bo­li­va­ria­na o de nue­va iz­quier­da que se le­van­tó en reac­ción al neo­li­be­ra­lis­mo, fue por­que op­tó por go­bier­nos de de­re­cha, lo in­tere­san­te es que con­ver­gen en el mis­mo pro­ble­ma.

Los sis­te­mas elec­to­ra­les tan­to en el ca­so bra­si­le­ño co­mo el me­xi­cano fun­cio­nan a la per­fec­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.