Es de­li­ca­do no te­ner cla­ras las re­glas del jue­go

Rom­per la con­fian­za y per­der la cer­te­za ju­rí­di­ca que ha­cen via­ble la in­ver­sión es un asun­to preo­cu­pan­te, des­ta­ca

El Economista (México) - Los Políticos - - RELACIÓN AMLO-EMPRESARIO - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@ele­co­no­mis­ta.mx

La de­ci­sión de can­ce­lar la cons­truc­ción del ae­ro­puer­to en Tex­co­co cons­ti­tu­ye un gol­pe a la con­fian­za y per­di­da de cer­te­za ju­rí­di­ca en la re­la­ción de los in­ver­sio­nis­tas con el pró­xi­mo go­bierno, plan­teó Luis Fon­ce­rra­da Pas­cal.

El ex­di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos del Sec­tor Pri­va­do di­jo que pro­duc­to de ese he­cho, aho­ra los em­pre­sa­rios y los in­ver­sio­nis­tas van a ser mu­cho más cau­te­lo­sos a la ho­ra de ana­li­zar la po­si­bi­li­dad de arries­gar sus ca­pi­ta­les en Mé­xi­co.

“Hay una pér­di­da de con­fian­za so­bre el res­pe­to a las re­glas del jue­go, so­bre el res­pe­to al Es­ta­do de De­re­cho, so­bre el res­pe­to a los con­tra­tos y un des­pre­cio a la cer­te­za ju­rí­di­ca”, ex­pu­so.

El con­sul­tor en ma­te­ria eco­nó­mi­ca se­ña­ló que los in­ver­sio­nis­tas van a ser mu­chí­si­mo más cau­te­lo­sos en tér­mi­nos de de­ci­sio­nes de in­ver­sión o de fir­mar un con­tra­to con el go­bierno por­que aho­ra pa­re­ce que se pue­de echar pa­ra atrás en cual­quier mo­men­to.

En su opi­nión eso es gra­ve por­que ya ha­bía una sus­pen­sión de de­ci­sio­nes, es de­cir, “mu­chas de­ci­sio­nes de in­ver­sión en­tra­ron en pau­sa y mu­chas in­ver­sio­nes de em­pre­sas ex­tran­je­ras que es­ta­ban por dar­se no so­la­men­te no se die­ron sino que ce­rra­ron ya su ofi­ci­na en Mé­xi­co”.

Indicó que si la de­ter­mi­na­ción de can­ce­lar la op­ción Tex­co­co se hu­bie­ra plan­tea­do téc­ni­ca­men­te y ex­pli­ca­do por qué no es via­ble, hu­bie­ra re­sul­ta­do más di­ge­ri­ble pa­ra el sec­tor pri­va­do, pa­ra los in­ver­sio­nis­tas na­cio­na­les y extranjeros.

La gran preo­cu­pa­ción de esa de­ter­mi­na­ción —abun­dó— tie­ne que ver con la for­ma. Lo ma­lo es que en es­te ca­so la for­ma sí fue fon­do. Fue de­cir va­mos a ha­cer una dis­que con­sul­ta pa­ra que ha­ya una dis­que so­lu­ción y lue­go va­mos a ha­cer lo que yo di­je, con­ti­nuó.

Pa­ra el ana­lis­ta de­bió sal­tar­se la con­sul­ta, por­que eso crea mu­cho ma­les­tar y des­tru­ye la con­fian­za.

En­ton­ces es muy de­li­ca­do rom­per esa con­fian­za, eli­mi­nar la cer­te­za ju­rí­di­ca, por­que en­ton­ces se aca­ban las re­glas del jue­go y si no hay re­glas del jue­go en­ton­ces a ver quién jue­ga, en­ton­ces ya de­pen­de de de­ci­sio­nes uni­la­te­ra­les, abun­dó.

Fon­ce­rra­da in­sis­tió en que ése es el efec­to más fuer­te en los in­ver­sio­nis­tas. No tan­to la can­ce­la­ción de la cons­truc­ción del ae­ro­puer­to, sino el men­sa­je de en cual­quier mo­men­to so­bre cual­quier co­sa se pue­de can­ce­lar lo que sea y en­ton­ces és­te es un men­sa­je de­li­ca­do.

Na­die que ha­ya vi­vi­do es­to es­tá dis­pues­to a creer en el go­bierno. Cuan­do hay una pér­di­da de con­fian­za es lo mas gra­ve por­que, ¿có­mo se re­cu­pe­ra?, se pre­gun­tó. Aho­ra, indicó, la pri­mer con­se­cuen­cia es a ver quién se ani­ma a en­trar a un con­tra­to de in­ver­sión por­que qué tal si se sus­pen­de ma­ña­na.

EN­VIÓ EL MEN­SA­JE DE “YO DE­CI­DO”

En opi­nión del eco­no­mis­ta la úni­ca ex­pli­ca­ción que pu­die­ra dar­se a ese he­cho es que el equi­po del pre­si­den­te elec­to ha­ya en­con­tra­do o man­da­do a ha­cer una au­di­to­ría pro­fun­da pa­ra en­con­trar con­tra­tos, acuer­dos o me­ca­nis­mos de co­rrup­ción, o so­bre­pre­cios, o al­go que cons­ti­tu­ye­ra una jus­ti­fi­ca­ción se­ria de es­ta de­ci­sión.

Sin em­bar­go, des­ta­có que el úni­co ar­gu­men­to que se su­po­ne has­ta aho­ra es la sos­pe­cha de ac­tos de co­rrup­ción, “a me­nos que ha­ya si­do com­pro­ba­da”.

El eco­no­mis­ta di­jo que aún en ese ca­so, lo que de­bió ha­cer­se es cam­biar a los pro­vee­do­res, o se le qui­ta de en me­dio a quien es­té in­cu­rrien­do en prác­ti­cas frau­du­len­tas y se con­ti­núa con el pro­yec­to que es por el fu­tu­ro de Mé­xi­co.

Coin­ci­dió con otros ana­lis­tas en que fue un men­sa­je po­lí­ti­co se­gún el cual el pre­si­den­te elec­to en­vió el men­sa­je de “a ver, yo voy a to­mar de­ci­sio­nes a par­tir de una con­sul­ta po­pu­lar he­cha de ma­ne­ra des­or­ga­ni­za­da y sin una me­to­do­lo­gía, pe­ro yo voy a po­ner las ca­se­tas en don­de se me ocu­rran en So­no­ra o en Ba­ja Ca­li­for­nia y a ver quién vo­ta y a ver quién de­ci­de, lo cual es ab­so­lu­ta­men­te arbitrario y es ile­gal.

El men­sa­je es que hay una for­ma de to­mar de­ci­sio­nes pa­ra el fu­tu­ro que es ab­so­lu­ta­men­te in­com­pren­si­ble y ca­pri­cho­sa.

Hay una pér­di­da de con­fian­za so­bre el res­pe­to a las re­glas del jue­go, so­bre el res­pe­to al Es­ta­do de De­re­cho, so­bre el res­pe­to a los con­tra­tos y un des­pre­cio a la cer­te­za ju­rí­di­ca”.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.