¿ES LA SO­LU­CIÓN?

NUE­VA SE­CRE­TA­RÍA: SÍ, SI TRANS­FOR­MA EL SIS­TE­MA DE PEN­SIO­NES

El Economista (México) - Previsión - - PORTADA - JAC­QUE­LI­NE JIMÉNEZ jac­que­li­ne.ji­me­nez@ele­co­no­mis­ta.mx

El sis­te­ma pensionario tie­ne las fi­nan­zas del país a pun­to del co­lap­so. Lo re­fie­ren en­ti­da­des pú­bli­cas y pri­va­das, y di­ver­sos es­pe­cia­lis­tas.

A raíz de lo an­te­rior, no po­cas voces se han al­za­do pa­ra plan­tear el ca­rác­ter inminente de una eva­lua­ción del ac­tual sis­te­ma de pen­sio­nes, cu­yo ob­je­ti­vo es ga­ran­ti­zar un pa­tri­mo­nio digno a to­do tra­ba­ja­dor for­mal cuan­do és­te lle­gue al tér­mino de su vi­da la­bo­ral.

Tam­po­co es fá­cil plan­tear so­lu­cio­nes en un asun­to com­ple­jo y sen­si­ble; sin em­bar­go, en el mar­co de la Se­ma­na de la Se­gu­ri­dad So­cial efec­tua­da en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca a fi­na­les de abril, el des­pa­cho de ac­tua­rios Va­lua­cio­nes Ac­tua­ria­les del Norte, a tra­vés de Ro­ber­to Díaz Gracia, su­gi­rió crear una se­cre­ta­ría de Es­ta­do en­car­ga­da de or­ga­ni­zar y ad­mi­nis­trar el sis­te­ma de pen­sio­nes na­cio­nal. LA PRO­PUES­TA “El te­ma de la se­cre­ta­ría de se­gu­ri­dad so­cial no es una ma­la idea, es una pro­pues­ta que po­de­mos ana­li­zar, que ne­ce­si­ta el respaldo de mu­chos sec­to­res y ver su per­ti­nen­cia, por­que ade­más plan­tea una vi­sión de có­mo se de­ben de trans­for­mar las pen­sio­nes, que no ne­ce­sa­ria­men­te coin­ci­de con otras per­so­nas, otros sec­to­res, in­clu­yén­do­me a mí”, se­ña­la Ara­ce­li Da­mián, pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Se­gu­ri­dad So­cial de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, quien tam­bién ob­ser­va el ries­go de que al crear di­cha en­ti­dad su­ce­da co­mo con la Se­cre­ta­ría de Sa­lud, “que termina sien­do una ca­be­za de sec­tor con muy po­ca in­je­ren­cia en lo que ha­cen ins­ti­tu­cio­nes co­mo el IMSS y el ISSSTE”.

Aun­que es­ta pro­pues­ta se pre­sen­tó en el espacio se­na­to­rial, ca­be men­cio­nar que to­da­vía no cuen­ta con nin­gún con­sen­so pre­vio; sin em­bar­go, Fran­cis­co Agui­rre, au­tor de la pro­pues­ta y pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Va­lua­cio­nes Ac­tua­ria­les del Norte, re­co­no­ce que és­ta es ne­ce­sa­ria y alu­de que ha pla­ti­ca­do con al­gu­nos go­ber­na­do­res, la Se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo, la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da, rec­to­res y al­cal­des, quie­nes sa­ben que al me­nos hay una pro­pues­ta so­bre la me­sa, y que aun­que to­da­vía no es un do­cu­men­to for­mal, sí pre­sen­ta al­gu­nos avan­ces, “no­so­tros ya te­ne­mos más o me­nos al­go he­cho”.

Su plan­tea­mien­to (tam­bién le llama ley már­tir) con­si­de­ra la crea­ción de un gru­po de ex­per­tos que diag­nos­ti­quen el pro­ble­ma a ni­vel na­cio­nal, in­te­gra­do por más de 1,000 sis­te­mas de pen­sio­nes di­fe­ren­tes, y con ba­se en ello se pro­pon­ga una ley ge­ne­ral o ley mar­co que re­gu­le to­dos los sis­te­mas re­la­cio­na­dos con re­cur­sos pú­bli­cos (mu­ni­ci­pios, uni­ver­si­da­des, es­ta­dos, go­bierno fe­de­ral, ISSSTE e IMSS, etc).

“Es­ta ley mar­co dis­tin­gui­ría en­tre quie­nes no tie­nen na­da o cuen­tan con una pen­sión con­tri­bu­ti­va, los afi­lia­dos al IMSS, y los ser­vi­dos pú­bli­cos y uni­ver­si­ta­rios, y pon­dría pi­sos y te­chos en los que se pue­da mo­ver la se­gu­ri­dad so­cial, a fin de evi­tar la ne­ce­si­dad de es­tar ne­go­cian­do ca­da de­ter­mi­na­do tiempo. Es­te aco­ta­mien­to con­si­de­ra­ría los suel­dos y el mon­to de las pen­sio­nes, en­tre otros. Es­ta se­cre­ta­ría se ha­ría car­go de sa­lud, vi­vien­da y pen­sio­nes”.

LAS PRIO­RI­DA­DES

La ti­tu­lar de la Co­mi­sión de Se­gu­ri­dad So­cial asien­ta que en la crea­ción de la nue­va se­cre­ta­ría de­be con­si­de­rar­se co­mo con­di­ción pri­mi­ge­nia el ca­rác­ter rec­tor que el Es­ta­do de­be de re­to­mar en el sis­te­ma de pen­sio­nes, “con un es­que­ma di­fe­ren­te, au­di­to­rías y can­da­dos y, an­te el ni­vel de co­rrup­ción que per­mea al mis­mo Es­ta­do, re­sol­ver qué ha­cer con una se­cre­ta­ría

que va a ma­ne­jar ese di­ne­ro, dis­cu­tir có­mo re­es­truc­tu­ra­mos las pen­sio­nes, dón­de va a que­dar la ini­cia­ti­va pri­va­da y di­se­ñar un me­ca­nis­mo en el que los tra­ba­ja­do­res pue­dan ver­da­de­ra­men­te de­fen­der sus de­re­chos”.

Am­bos en­tre­vis­ta­dos coin­ci­den en des­ta­car que otra de las prio­ri­da­des es re­sol­ver el pro­ble­ma fi­nan­cie­ro, “el más gra­ve que tie­ne el país”, re­cal­ca el ti­tu­lar del des­pa­cho ac­tua­rial.

El pro­ble­ma - ex­pli­ca la tam­bién ca­te­drá­ti­ca de El Co­le­gio de Mé­xi­co­fue que las pen­sio­nes se di­se­ña­ron con un es­que­ma en el cual los fon­dos se te­nían que in­ver­tir. “El Es­ta­do me­xi­cano in­vir­tió en in­fra­es­truc­tu­ra, no es­tá mal, pe­ro no res­ti­tu­yó esos fon­dos y no se fon­deó lo su­fi­cien­te. Aho­ri­ta, lo que te­ne­mos que ha­cer es bus­car al­ter­na­ti­vas pa­ra vol­ver a crear ca­pi­tal so­cial”.

La in­ves­ti­ga­do­ra tam­bién la­men­ta la opor­tu­ni­dad per­di­da du­ran­te los go­bier­nos pa­nis­tas, “cuan­do hu­bo ex­ce­den­tes pe­tro­le­ros im­por­tan­tes que se es­fu­ma­ron e im­pi­die­ron que el país me­jo­ra­ra. Con di­cho ex­ce­den­te hu­bié­ra­mos po­di­do ha­cer un fon­do pa­ra las pen­sio­nes, co­mo lo hi­zo No­rue­ga con su fon­do pe­tro­le­ro”.

Am­bos tam­bién con­cu­rren al des­ta­car que en la re­es­truc­tu­ra­ción del sis­te­ma de pen­sio­nes no hay ca­bi­da pa­ra las cuen­tas in­di­vi­dua­les, ni pa­ra un sis­te­ma úni­co de se­gu­ri­dad so­cial. “Es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que ha­ya una so­la pres­ta­ción pa­ra to­do el mun­do, ¿có­mo le vas a dar lo mis­mo a al­guien que no tra­ba­ja, aun­que por su­pues­to que hay que dar­le a to­da la gen­te”, alu­de Fran­cis­co Agui­rre.

Por su par­te, la au­to­ra del li­bro El tiempo, la di­men­sión ol­vi­da­da en los es­tu­dios de po­bre­za y bie­nes­tar pre­ci­sa que hay muy po­cos paí­ses en el mun­do que se ba­san en cuen­tas in­di­vi­dua­les, son co­mo 8 paí­ses na­da más, y las cuen­tas in­di­vi­dua­les so­la­men­te son un com­ple­men­to en la ma­yo­ría de los paí­ses, no la ba­se. Asi­mis­mo, es­pe­ci­fi­ca que “en las afo­res se en­cuen­tra ca­si 19% del PIB, ¿qué ha­cen con ese di­ne­ro? Pres­tar­le al Es­ta­do, que no so­la­men­te se los en­tre­gó, sino que aho­ra les tie­ne que pa­gar in­tere­ses por lo que le pres­tan; los tra­ba­ja­do­res, ade­más, aho­ra pier­den con las co­mi­sio­nes que el Es­ta­do no les co­bra­ba. ¡Fue un desas­tre!”.

De igual for­ma, el ac­tua­rio ad­vier­te que las co­mi­sio­nes tie­nen que ir a la ba­ja, “las afo­res sí han ido ba­jan­do las co­mi­sio­nes, pe­ro no lo su­fi­cien­te y, ade­más, ¿en qué ca­be­za ca­be que yo ad­mi­nis­tro tu di­ne­ro y te co­bro una co­mi­sión, pe­ro si pier­des, pier­des tú, y ga­nes o pier­das, yo te co­bro la co­mi­sión, en qué ca­be­za ca­be?”

Al pre­gun­tar­le si hay po­si­bi­li­da­des de aco­tar la ac­ción de las afo­res, con o sin una nue­va se­cre­ta­ría, res­pon­dió:“Po­si­bi­li­da­des sí, pe­ro no vo­lun­tad po­lí­ti­ca, al go­bierno no le in­tere­sa la cla­se tra­ba­ja­do­ra, sino las em­pre­sas. El pro­ble­ma es que tam­bién te­ne­mos mo­no­po­lios de afo­res, co­mo Ba­nor­te XXI, que es una co­sa gi­gan­tes­ca, en­ton­ces no te­ne­mos una com­pe­ten­cia real. Por otra par­te, a la Con­sar le ha­cen fal­ta dien­tes pa­ra con­tro­lar las afo­res, ade­más es muy cer­cano a la ideo­lo­gía de la OCDE, es de­cir, tam­po­co le in­tere­sa de­fen­der a los tra­ba­ja­do­res, sino la via­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. Él (Car­los Ra­mí­rez), por ejem­plo, ha ve­ni­do a reunio­nes con es­ta co­mi­sión y nos di­ce que la úni­ca sa­li­da es au­men­tar las cuo­tas de los tra­ba­ja­do­res y no ha­bla de que es ne­ce­sa­rio me­jo­rar los sa­la­rios pa­ra po­der me­jo­rar las cuo­tas; nos vie­ne a asus­tar con que ya es­ta­mos en la tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca y que mañana ya va a ex­plo­tar es­to; cul­pa a di­cha tran­si­ción de al­go de lo que el Es­ta­do es res­pon­sa­ble; nos ha­ce creer que los pen­sio­na­dos son per­so­nas pri­vi­le­gia­das. Hay pen­sio­na­dos pri­vi­le­gia­dos, sí, en las ma­gis­tra­tu­ras, en Pe­mex, en la CFE, que ga­nan 2 mi­llo­nes de pe­sos al año de pen­sio­nes, esas sí se de­ben de aca­bar”, ex­pli­ca la fun­cio­na­ria. Agui­rre, au­tor del li­bro Pen­sio­nes…

¿y con qué?, ano­ta que en el nue­vo mar­co pro­pues­to, la Con­sar tie­ne la des­ven­ta­ja de que “só­lo ve un pe­da­zo muy chi­qui­to de la se­gu­ri­dad so­cial, lo que ad­mi­nis­tra el SAR co­mo pa­si­vos, co­mo deu­da, no pa­sa de 15-20 por cien­to”.

Aho­ri­ta la si­tua­ción en el país es un pol­vo­rín, mo­ver­le a las pen­sio­nes se­ría co­mo echar­le le­ña al fue­go. Yo es­pe­ra­ría que sean pru­den­tes, pe­ro el go­bierno no lo es”. Ara­ce­li Da­mián, pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Se­gu­ri­dad So­cial de la Cá­ma­ra de Dipu­tados. No creo que en es­ta ad­mi­nis­tra­ción se pue­da ha­cer na­da (con la pro­pues­ta), co­mo di­cen los po­lí­ti­cos: la hier­ba es­tá se­ca y cual­quier chis­pa la pren­de”. Fran­cis­co Agui­rre, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Va­lua­cio­nes Ac­tua­ria­les del Norte.

EL ESCENARIO Da­tos de la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (CE­PAL) sos­tie­nen que en el 2050 26.5% de la po­bla­ción me­xi­ca­na se­rá vie­ja. Pre­vi­sio­nes ins­ti­tu­cio­na­les di­ver­sas in­di­can la al­ta pro­ba­bi­li­dad de que ade­más sea po­bre y en­fer­ma, “as­pec­tos com­ple­jos que no se van a re­sol­ver de la no­che a la mañana”. Más aún, to­do in­di­ca que el pre­sen­te no es un ver­bo a con­ju­gar por la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción pa­ra con­vo­car su de­fi­ni­ti­va so­lu­ción. Vi­vir más tie­ne ya un al­to precio.

FO­TO: SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.