Leo­pol­do O. So­mohano, Prin­ci­pal Fi­nan­cial Group - El ca­so chi­leno, la bo­la de cris­tal pa­ra las afo­res.

El Economista (México) - Previsión - - PORTADA - POR LEO­POL­DO O. SO­MOHANO*

En 1980, con la reforma de pen­sio­nes en Chi­le, se ini­ció en La­ti­noa­mé­ri­ca y otros paí­ses de Eu­ro­pa del Es­te una eta­pa de tran­si­ción en di­ver­sos sis­te­mas de pen­sio­nes an­tes de re­par­to ha­cia es­que­mas de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual cu­yo ob­je­ti­vo prin­ci­pal fue dar­les sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra en el lar­go pla­zo y ali­vio a fi­nan­zas pú­bli­cas. Es­tos es­que­mas, en­tre otras co­sas, vis­lum­bra­ban re­sol­ver pro­ble­mas de ba­ja co­ber­tu­ra, es­ti­man­do otor­gar ta­sas de rem­pla­zo pro­me­dio cer­ca­nas a 70% del úl­ti­mo suel­do de los tra­ba­ja­do­res.

En el pa­no­ra­ma ac­tual, di­ver­sos es­tu­dios con­cuer­dan que el ni­vel de con­tri­bu­ción ne­ce­sa­rio pa­ra al­can­zar una pen­sión de 70% del úl­ti­mo suel­do re­quie­re un aho­rro cons­tan­te du­ran­te la vi­da la­bo­ral en­tre 14 y 16% del suel­do ba­se del tra­ba­ja­dor. Los paí­ses miem­bros de la OCDE tie­nen un ni­vel de aho­rro pro­me­dio pa­ra el re­ti­ro de 20%; co­mo re­fe­ren­cia el sis­te­ma chi­leno tie­ne un ni­vel de con­tri­bu­cio­nes obli­ga­to­rias de 10% y el sis­te­ma me­xi­cano de 6.5% del suel­do ba­se del tra­ba­ja­dor.

Los sis­te­mas de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual tie­nen una se­rie de for­ta­le­zas com­pro­ba­das, pe­ro no re­suel­ven el fi­nan­cia­mien­to de la ve­jez. Se re­quie­re un es­fuer­zo adi­cio­nal tan­to del tra­ba­ja­dor co­mo del pa­trón y del go­bierno pa­ra com­ple­men­tar las con­tri­bu­cio­nes obli­ga­to­rias que se es­ta­ble­cie­ron fi­jas du­ran­te la vi­da la­bo­ral del tra­ba­ja­dor, con me­ca­nis­mos que pro­mue­van un ma­yor aho­rro vo­lun­ta­rio in­di­vi­dual, que in­cen­ti­ven la per­ma­nen­cia del tra­ba­ja­dor en el mer­ca­do la­bo­ral for­mal o, en su ca­so, su per­ma­nen­cia en el sis­te­ma, con­tri­bu­yen­do de for­ma ac­ti­va un por­cen­ta­je de su suel­do de for­ma cons­tan­te, así co­mo ge­ne­rar una ofer­ta adi­cio­nal de vehículos de aho­rro de lar­go pla­zo que sir­van pa­ra la me­jo­ra de los in­gre­sos en la ve­jez. Al fi­nal, el aho­rro cons­tan­te es el fac­tor que de­ter­mi­na la pen­sión.

Chi­le, tra­tan­do de ade­lan­tar­se pa­ra me­jo­rar las pen­sio­nes que es­tu­dios ac­tua­ria­les es­ti­ma­ban pa­ra sus pri­me­ros pen­sio­na­dos, en la úl­ti­ma dé­ca­da em­pren­dió una se­rie de ade­cua­cio­nes aso­cia­das con in­cre­men­tar las apor­ta­cio­nes vo­lun­ta­rias, di­ver­si­fi­car el ré­gi­men de in­ver­sión, otor­gar un bono por hi­jo y for­ta­le­cer el pi­lar so­li­da­rio, en­tre otras. Sin em­bar­go, las pen­sio­nes que efec­ti­va­men­te se es­tán otor­gan­do a los pen­sio­na­dos ba­jo el sis- te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual son me­no­res a las es­ti­ma­das. ¿Qué fal­tó? Tiem­po pa­ra ma­du­rar es­tas ade­cua­cio­nes, in­cre­men­tar las ta­sas de con­tri­bu­ción obli­ga­to­ria y em­pu­jar con ma­yor én­fa­sis el aho­rro vo­lun­ta­rio.

Sin du­da, de ha­ber con­ti­nua­do con un es­que­ma de re­par­to, el en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal hu­bie­se pre­sio­na­do a ma­yo­res ta­sas de con­tri­bu­ción, pues me­nos tra­ba­ja­do­res ac­ti­vos po­drían sos­te­ner el pa­go de las pen­sio­nes de los ju­bi­la­dos en cur­so y hu­bie­se pre­sio­na­do a ma­yo­res im­pues­tos o a dis­mi­nuir los be­ne­fi­cios pen­sio­na­rios an­te la fal­ta de re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra pa­gar­los o a dis­mi­nuir otras par­ti­das de pre­su­pues­to pú­bli­co co­mo edu­ca­ción, sa­lud, in­fra­es­truc­tu­ra y com­ba­te a la po­bre­za, par­ti­das que in­ci­den di­rec­ta­men­te en el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país.

En Mé­xi­co, en 1997, con la Ley del IMSS y en el 2007 con la Ley del ISSS­TE, se rea­li­za­ron las dos re­for­mas más im­por­tan­tes del sis­te­ma de pen­sio­nes que in­te­gran el Sis­te­ma de Aho­rro pa­ra el Re­ti­ro ac­tual. Es­tas re­for­mas con­si­de­ra­ron la tran­si­ción de sis­te­mas de re­par­to a ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual, emu­lan­do el sis­te­ma de pen­sio­nes chi­leno.

Asi­mis­mo die­ron via­bi­li­dad fi­nan­cie­ra a am­bos sis­te­mas en re­la­ción con las obli­ga­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res en tran­si­ción que de­ci­die­sen pen­sio­nar­se ba­jo las nue­vas le­yes y pa­ra el fi­nan­cia­mien­to de las pen­sio­nes de los nue­vos tra­ba­ja­do­res. No obs­tan­te, el go­bierno fe­de­ral re­co­no­ció el pa­si­vo de las pen­sio­nes de los fu­tu­ros pen­sio­na­dos que de­ci­die­ron (ca­so ISSS­TE) o de­ci­di­rán (ca­so IMSS) pen­sio­nar­se en los tér­mi­nos de las le­yes an­te­rio­res. Es­to, au­na­do a las obli­ga­cio­nes pen­sio­na­rias ad­qui­ri­das de pa­ra­es­ta­ta­les co­mo Pe­mex, CFE y otras ins­ti­tu­cio­nes co­mo IMSS-Pa­trón, uni­ver­si­da­des y las pen­sio­nes so­li­da­rias del pro­gra­ma fe­de­ral 65 y más, ge­ne­ró una asig­na­ción en el Pre­su­pues­to de Egre­sos de la Fe­de­ra­ción que se dis­cu­te ac­tual­men­te en la Cá­ma­ra de Dipu­tados de 3.5% del PIB en el 2017 y que re­pre­sen­ta 12.5% del pre­su­pues­to es­ti­ma­do to­tal. Es­te mis­mo do­cu­men­to es­ti­ma un cre­ci­mien­to pa­ra el pa­go de pen­sio­nes de 7.8% real anual pa­ra los pró­xi­mos años, lle­gan­do en el 2022 a un gas­to pa­ra pen­sio­nes de 4.4% del PIB: 30% más que en el 2016 en só­lo seis años.

En agos­to pa­sa­do se ini­cia­ron mo­vi­li­za­cio- nes en Chi­le de­bi­do a las ba­jas pen­sio­nes pa­ga­das por el sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción. Hoy día, la ex­pe­rien­cia chi­le­na nos re­ga­la una bo­la de cris­tal que mues­tra el fu­tu­ro de las pen­sio­nes en Mé­xi­co si con­ti­nua­mos co­mo has­ta aho­ra sin rea­li­zar las re­for­mas de fon­do que el SAR ne­ce­si­ta y que per­mi­ti­rán in­cre­men­tar la co­ber­tu­ra y me­jo­rar el mon­to de las pen­sio­nes. En el 2022 se pen­sio­na­rá el pri­mer tra­ba­ja­dor de la ge­ne­ra­ción afo­re con una ta­sa de rem­pla­zo es­ti­ma­da de 30% de su úl­ti­mo suel­do o con una pen­sión mí­ni­ma igual a un sa­la­rio mí­ni­mo.

¿ POR DÓN­DE EM­PE­ZA­MOS?

Ob­ser­van­do la ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal, des­ta­can sis­te­mas de pen­sio­nes mul­ti­pi­la­res con ma­yo­res ta­sas de con­tri­bu­ción obli­ga­to­ria, eda­des de ju­bi­la­ción acor­des con la ex­pec­ta­ti­va de vi­da de su po­bla­ción, re­gí­me­nes de in­ver­sión di­ver­si­fi­ca­dos, in­cen­ti­vos fis­ca­les atrac­ti­vos di­ri­gi­dos al aho­rro vo­lun­ta­rio tan­to pa­ra tra­ba­ja­do­res co­mo pa­tro­nes, ins­tru­men­tos adi­cio­na­les de aho­rro com­ple­men­ta­rio des­de las em­pre­sas que in­te­gran ele­men­tos de de­ci­sión au­to­má­ti­ca en re­la­ción con la afi­lia­ción y el es­ca­la­mien­to de las apor­ta­cio­nes.

En es­te sen­ti­do, con ba­se en un aná­li­sis de las ex­pe­rien­cias en otros paí­ses y con­for­me la reali­dad me­xi­ca­na, PFG pro­po­ne ini­cia­ti­vas que me­jo­ra­rán el mon­to de las pen­sio­nes, la co­ber­tu­ra y da­rán un res­pi­ro en las fi­nan­zas de los go­bier­nos fe­de­ral, es­ta­tal y lo­cal: 1. In­cre­men­tar el ni­vel de con­tri­bu­ción obli­ga­to­ria

2. Reins­ta­lar los in­cen­ti­vos fis­ca­les pa­ra pa­tro­nes, re­la­cio­na­dos con aho­rro vo­lun­ta­rio de lar­go pla­zo

3. Crear un só­li­do y atrac­ti­vo es­que­ma de aho­rro vo­lun­ta­rio co­lec­ti­vo

4. In­cre­men­tar la edad de ret|iro 5. Am­pliar el ré­gi­men de in­ver­sión

6. Sus­ti­tuir los fon­dos de in­ver­sio­nes ac­tua­les (siefores) por mul­ti­fon­dos

7. Uni­fi­car los di­fe­ren­tes sis­te­mas de pen­sio­nes exis­ten­tes en el país

8. Ho­mo­lo­gar los be­ne­fi­cios del Sis­te­ma Ley 73 con los del Sis­te­ma ac­tual SAR-97

9. Fo­men­tar la cul­tu­ra del aho­rro, la edu­ca­ción pre­vi­sio­nal y la ase­so­ría fi­nan­cie­ra pro­fe­sio­nal.

Los es­que­mas de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual tie­nen la vir­tud, en­tre otras, de in­cre­men­tar la con­cien­cia de las per­so­nas res­pec­to a su re­ti­ro, lo­gran­do una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal. Es un pro­ce­so que ini­cia­mos en 1997 y que ne­ce­si­ta­mos for­ta­le­cer. El tiem­po apre­mia, pe­ro es­ta­mos con­ven­ci­dos de que po­de­mos me­jo­rar el pa­no­ra­ma po­nién­do­le aten­ción des­de hoy.

*Leo­pol­do O. So­mohano, Di­rec­tor cor­po­ra­ti­vo de Pla­nea­ción Es­tra­té­gi­ca de Prin­ci­pal Fi­nan­cial Group Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.