PEN­SIO­NES EN LATAM

SÓ­LO 45% DE LOS TRA­BA­JA­DO­RES TIE­NE UN PLAN DE PEN­SIO­NES

El Economista (México) - Previsión - - PORTADA - AL­BA SER­VÍN al­ba.ser­vin@ele­co­no­mis­ta.mx

Las con­di­cio­nes de­mo­grá­fi­cas, en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción y ma­yor es­pe­ran­za de vi­da com­pli­can el sis­te­ma de pen­sio­nes en Amé­ri­ca La­ti­na, lo que obli­ga a go­bier­nos y per­so­nas a replantear sus es­tra­te­gias y bus­car me­jo­res prácticas pa­ra lo­grar una ju­bi­la­ción dig­na.

Jor­ge Alar­cón, con­sul­tor se­nior del área de Re­ti­ro de Wi­llis To­wers Wat­son, opi­na ni en Amé­ri­ca La­ti­na, ni en el mun­do exis­te un sis­te­ma de pensión per­fec­to, ya que la so­cie­dad va cam­bian­do, y, de es­te mo­do, lo ideal es que los es­que­mas se va­yan adap­tan­do a ella.

Se­ña­ló que si ac­tual­men­te pen­sa­mos ex­clu­si­va­men­te en que las apor­ta­cio­nes a las afore van a ser su­fi­cien­tes pa­ra afron­tar el te­ma del re­ti­ro a ni­vel in­di­vi­dual, se es­ta­ría co­me­tien­do un gra­ve error; asi­mis­mo, la ten­den­cia en ge­ne­ral es com­ple­men­tar­se con pla­nes pri­va­dos y aho­rro per­so­nal.

“Con­si­de­rar que so­la­men­te un esquema de con­tri­bu­ción de­fi­ni­da o un al­to por­cen­ta­je de apor­ta­ción va ser su­fi­cien­te pa­ra po­der re­sol­ver el te­ma del re­ti­ro, se es­ta­ría co­me­tien­do una gra­ve equi­vo­ca­ción; en ge­ne­ral lo que se plan­tea a ni­vel global es que una pla­nea­ción ade­cua­da del re­ti­ro de­be con­si­de­rar tres pi­la­res fun­da­men­ta­les: un be­ne­fi­cio de se­gu­ri­dad so­cial, un be­ne­fi­cio de la par­te pri­va­da y aho­rro per­so­nal”, ex­pli­có.

“Los sis­te­mas de se­gu­ri­dad so­cial en al­gún mo­men­to se han vis­to com­pro­me­ti­dos des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro, no hay un sis­te­ma úni­co que pu­die­ra re­sol­ver el te­ma y es por ello que gran par­te de los es­tu­dios de­mues­tra que se ne­ce­si­tan esos tres pi­la­res pa­ra afron­tar ade­cua­da­men­te el re­ti­ro, de otra ma­ne­ra, no sería po­si­ble”.

El es­pe­cia­lis­ta con­si­de­ró que el te­ma cul­tu­ral ha si­do el prin­ci­pal obs­tácu­lo que im­pi­de a las so­cie­da­des la­ti­nas adap­tar­se a los nue­vos pla­nes de aho­rro.

“En la cul­tu­ra la­ti­na to­da­vía no he- mos cam­bia­do el pen­sa­mien­to ha­cia una vi­sión de lar­go pla­zo; ade­más, des­de el pun­to de vis­ta cul­tu­ral, ve­ni­mos de ge­ne­ra­cio­nes don­de el apo­yo pa­ra los padres que se ju­bi­la­ban ve­nía por la so­li­da­ri­dad fa­mi­liar. Hoy en día en nues­tra ge­ne­ra­ción nos va a to­car un cam­bio de­mo­grá­fi­co, las fa­mi­lias ya son más pe­que­ñas, don­de in­clu­si­ve la edad en la que se tie­ne a los hi­jos es ma­yor, to­do eso va a lle­var a un cam­bio de es­tra­te­gias”, ex­pli­có.

Alar­cón agre­gó que el pa­no­ra­ma pa­ra el sis­te­ma de pen­sio­nes se ve re­ta­dor pa­ra los pró­xi­mos años, prin­ci­pal­men­te por el in­cre­men­to en la ex­pec­ta­ti­va de vi­da, au­na­do con las bajas ta­sas de in­te­rés en los ins­tru­men­tos de aho­rro.

ES­TU­DIO GLOBAL DE AC­TI­VOS DE PEN­SIO­NES

De acuer­do con el es­tu­dio “Global Pen­sion As­sets Study”, pre­sen­ta­do por Wi­llis To­wers Wat­son, los fon­dos de pen­sio­nes de los 22 ma­yo­res mer­ca­dos del mun­do al­can­za­ron el año pa­sa­do 36.4 bi­llo­nes de dó­la­res en ac­ti­vos, lo que re­pre­sen­ta un in­cre­men­to de 4.3% en los úl­ti­mos 12 me­ses.

Del to­tal de paí­ses ana­li­za­dos, Bra­sil su­ma 251,000 mi­llo­nes en ac­ti­vos; Chi­le, 172,000 mi­llo­nes, y Mé­xi­co, 154,000 mi­llo­nes.

El re­por­te se­ña­la que Es­ta­dos Uni­dos si­gue sien­do el ma­yor mer­ca­do en tér­mi­nos de ac­ti­vos de pen­sio­nes, se­gui­do del Reino Uni­do y Ja­pón; jun­tos, es­tos tres mer­ca­dos re­pre­sen­tan 77% del vo­lu­men to­tal de ac­ti­vos.

En el ca­so de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na ana­li­za­dos, los ac­ti­vos de las pen­sio­nes su­po­nen en la ac­tua­li­dad 14.2% del PIB bra­si­le­ño; 73% del PIB de Chi­le, y 14.5% del PIB de Mé­xi­co.

Fi­nal­men­te se re­fie­re que Mé­xi­co y Bra­sil cre­cen más que la me­dia mun­dial, con una subida me­dia anual de 4.8 y 3.6%, res­pec­ti­va­men­te, en com­pa­ra­ción con 3.4% de pro­me­dio global.

El con­sul­tor agre­gó que di­cho in­cre­men­to en Mé­xi­co es re­sul­ta­do en su ma­yo­ría de las con­tri­bu­cio­nes en las afore, las cua­les se han man­te­ni­do cons­tan­tes.

Fo­to: archivo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.