Pe­dro Vás­quez Col­me­na­res - Nues­tra prio­ri­dad fren­te al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos.

El Economista (México) - Previsión - - PORTADA - POR PE­DRO VÁS­QUEZ COL­ME­NA­RES G.* * Pe­dro Vás­quez Col­me­na­res G. Es economista es­pe­cia­li­za­do en te­mas de pen­sio­nes y eco­no­mía de la sa­lud. Co­men­ta­rios y sugerencias: pvc@ mar­pex.com.mx @pe­dro_­vas­quezc

Por más de dos años he con­tri­bui­do, en es­ta co­lum­na, a ahon­dar so­bre los efec­tos del en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal en te­mas co­mo pen­sio­nes, sa­lud y los cos­tos so­cia­les de es­te im­pa­ra­ble cam­bio de­mo­grá­fi­co.

Pe­ro en es­ta pri­me­ra co­la­bo­ra­ción del 2017 la reali­dad obli­ga a to­car una preo­cu­pa­ción ge­ne­ral fren­te al de­te­rio­ro de las re­la­cio­nes de Mé­xi­co con el go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos, y de los me­xi­ca­nos con una par­te re­le­van­te de la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na.

Arran­ca­do ya de lleno el si­glo XXI, Mé­xi­co en­fren­ta in­men­sos desafíos in­ter­nos, a los que co­yun­tu­ral y de­sa­for­tu­na­da­men­te se su­ma una ame­na­za ines­pe­ra­da, el cam­bio de po­lí­ti­cas en los Es­ta­dos Uni­dos.

Las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre am­bos paí­ses han te­ni­do gran­des al­ti­ba­jos a lo lar­go de la his­to­ria. Quie­nes pien­sen, so­bre to­do los jó­ve­nes, que es­te es el peor mo­men­to de la re­la­ción con nues­tro ve­cino del nor­te, de­ben re­pa­sar se­rios ca­pí­tu­los de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les con los EU que fue­ron mu­cho más agu­dos y gra­ves que el ac­tual. La in­va­sión nor­te­ame­ri­ca­na de 1848 y la pér­di­da de la mi­tad de nues­tro te­rri­to­rio; la in­je­ren­cia omi­no­sa de EU en la pla­nea­ción y ma­te­ria­li­za­ción del ase­si­na­to del ex pre­si­den­te Fran­cis­co I. Ma­de­ro y su vi­ce­pre­si­den­te Pino Suá­rez en 1913; el en­fria­mien­to de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas a raíz de la ex­pro­pia­ción pe­tro­le­ra en 1938; la ten­sión en­tre am­bas naciones a la luz de la gue­rra mun­dial y la gue­rra fría en 1948; el vir­tual cierre de la fron­te­ra por pre­sio­nes de EU por el se­cues­tro del agen­te de la DEA En­ri­que Ca­ma­re­na Sa­la­zar en fe­bre­ro de 1985; así co­mo di­ver­sos des­en­cuen­tros en­tre los go­bier­nos de am­bos paí­ses por te­mas co­mer­cia­les, Cuba, el apo­yo me­xi­cano a re­so­lu­cio­nes de la ONU, y el tra­sie­go de dro­gas, en­tre otros, son ejem­plos de tiem­pos de gran ten­sión.

La ten­sión ac­tual no es del ca­li­bre de las an­te­rio­res, sal­vo por­que el país en­fren­ta en el 2017 de­bi­li­da­des iné­di­tas en los úl­ti­mos 100 años. La an­da­na­da del go­bierno del pre­si­den­te Trump es uni­la­te­ral y de­li­be­ra­da, más que pa­ra afec­tar a Mé­xi­co, pa­ra con­ser­var su ba­se elec­to­ral y avan­zar en pro­me­sas de cam­pa­ña que no fue­ron ana­li­za­das a fon­do en sus efec­tos y es­ce­na­rios de im­ple­men­ta­ción.

No quie­ro con es­to de­cir que no ha­ya pro­ble­mas de fon­do, sino más bien una se­ve­ra co­yun­tu­ra ad­ver­sa a la es­ta­bi­li­dad de la re­la­ción en­tre am­bas naciones, en­mar­ca­da en un en­torno de des­arre­glo in­terno y ba­ja con­fian- za en las ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les. Eso lo sa­be Do­nald Trump y lo es­tá apro­ve­chan­do. Por ello, sin du­da ha­brá que des­ple­gar cam­pa­ñas in­ten­sas de co­mu­ni­ca­ción den­tro de EU pa­ra acre­di­tar las ver­da­des de nues­tra obli­ga­da ve­cin­dad y exal­tar la im­por­tan­cia de los me­xi­ca­nos en EU; de­fen­der los de­re­chos hu­ma­nos y se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca de los me­xi­ca­nos in­do­cu­men­ta­dos; ge­ne­rar alian­zas con los ac­to­res ame­ri­ca­nos que vi­ven y se be­ne­fi­cian de la re­la­ción con Mé­xi­co.

Pe­ro pa­ra mí es cla­ro que sí hay vi­da des­pués de Trump y la ha­brá pa­ra un país gran­de, di­ver­so, ac­ti­vo y con am­plio po­ten­cial de de­sa­rro­llo co­mo Mé­xi­co. Nues­tra prio­ri­dad fren­te a Trump y más allá, es te­ner un rum­bo na­cio­nal y un pac­to so­cial que nos aglu­ti­ne co­mo nación en pos de un fu­tu­ro co­lec­ti­va­men­te desea­do.

Los paí­ses que han lo­gra­do de­sa­rro­llar sus eco­no­mías y me­jo­rar el bie­nes­tar de sus so­cie­da­des han te­ni­do que vi­vir gran­des prue­bas y eje­cu­tar gran­des proezas. Cre­cer sos­te­ni­da­men­te y con equi­dad con­lle­va un pre­cio que los me­xi­ca­nos aún no pa­ga­mos por­que no he­mos com­pra­do el bo­le­to de los con­sen­sos. El pre­cio que hay que pa­gar es el de un país que lo­gre el res­pe­to de la Ley y bus­que un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y so­cial con equi­dad.

Los bue­nos ejem­plos abun­dan. Co­rea, Is­rael, Ir­lan­da, Chi­le, Es­pa­ña, Su­dá­fri­ca y China son al­gu­nos de mu­chos otros ejem­plos de paí­ses que en po­cas dé­ca­das lo­gra­ron am­plia­cio­nes re­le­van­tes a sus es­ta­dios de de­sa­rro­llo. To­dos ellos han pa­ga­do cos­tos in­ter­nos pa­ra or­de­nar los ex­ce­sos, co­rre­gir los erro­res, man­te­ner los rum­bos y aglu­ti­nar los es­fuer­zos en torno a ver­da­de­ros pro­yec­tos na­cio­na­les. Na­die pue­de lle­gar a feliz des­tino si no sa­be y se acuer­da ha­cia dón­de va. Las naciones exi­to­sas han desa­rro­lla­do di­ver­sos ins­tru­men­tos y me­ca­nis­mos pa­ra acor­dar co­lec­ti­va­men­te un de­rro­te­ro na­cio­nal, ex­pre­sa­das en un pro­yec­to co­lec­ti­vo de de­sa­rro­llo que en Mé­xi­co no he­mos cons­trui­do.

En otros paí­ses se han ge­ne­ra­do le­yes de pla­nea­ción e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas que pro­mue­ven la eje­cu­ción de pla­nes de lar­go pla­zo, su fi­nan­cia­mien­to y re­vi­sión pe­rió­di­ca (Pe­rú), mi­nis­te­rios de pla­nea­ción o in­fra­es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va (Chi­le); pac­tos so­cia­les (Es­pa­ña) y eco­nó­mi­cos (Ir­lan­da) con ob­je­ti­vos cla­ros y me­di­bles don­de to­dos los sec­to­res po­nen una cuo­ta de es­fuer­zo. Cru­za­das na­cio­na­les de lar­go pla­zo por la edu­ca­ción (Co­rea) y la in­no­va­ción (Is­rael). De­sa­rro­llo de sec­to­res es­tra­té­gi­cos li­ga­dos a la estructura edu­ca­ti­va y fi­nan­cie­ra (Sin­ga­pur), etc. No hay re­ce­ta úni­ca ni sen­ci­lla pa­ra sostener nin­gún es­fuer­zo de de­sa­rro­llo, pe­ro sí ac­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes so­por­ta­das co­lec­ti­va­men­te pa­ra te­ner un de­side­rá­tum so­cial que mue­va a to­dos ha­cia un me­jor lu­gar.

Mé­xi­co tie­ne que ocu­par­se fren­te a Trump, pe­ro preo­cu­par­se de fon­do de su arre­glo in­terno si quie­re sa­lir avan­te en la co­yun­tu­ra. Yo no soy de los que pien­sa que Mé­xi­co de­be es­tar in­de­cli­na­ble­men­te li­ga­do só­lo a EU, pe­ro tam­po­co veo es­pa­cio rea­lis­ta pa­ra des­pe­gar­nos por com­ple­to de nues­tra vin­cu­la­ción his­tó­ri­ca, eco­nó­mi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca del po­de­ro­so ve­cino del nor­te.

Trump avan­za­rá en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que quie­ra, afec­ten o no a los me­xi­ca­nos, pe­ro al­go que no po­drá ha­cer en los rá­pi­dos cua­tro años de su go­bierno se­rá mi­nar los in­men­sos va­sos co­mu­ni­can­tes de la agen­da bi­la­te­ral más ex­ten­sa y com­ple­ja de EU con cual­quier otro país.

Lo que to­ca ha­cer fren­te al go­bierno de Do­nald Trump es ac­tuar con fir­me­za, se­re­ni­dad y uni­dad ge­ne­ral. A pe­sar de las de­bi­li­da­des de nues­tro en­torno in­terno, to­ca al Eje­cu­ti­vo con­vo­car a una gran cru­za­da de uni­dad y con­cor­dia de los me­xi­ca­nos con no­so­tros mis­mos.

Pe­ro co­mo es­cri­bí en el 2006 en mi li­bro ti­tu­la­do La po­lí­ti­ca no bas­ta, pa­ra Mé­xi­co no bas­ta con apli­car una idea se­xe­nal de país. Es ne­ce­sa­rio que to­dos los sec­to­res e ins­ti­tu­cio­nes que con­for­man la nación de­li­be­ren so­bre el mo­de­lo de de­sa­rro­llo sos­te­ni­do y con equi­dad que ne­ce­si­ta­mos. Nues­tra dis­cu­sión fun­da­men­tal no es qué ha­cer fren­te al go­bierno ac­tual de Trump. Lo cen­tral pa­ra los me­xi­ca­nos es mi­rar­nos al es­pe­jo de la his­to­ria y sa­cu­dir­nos un mo­de­lo de de­sa­rro­llo de es­ta­bi­li­dad con es­tan­ca­mien­to, sus­ti­tu­yén­do­lo con un pac­to ge­ne­ral de de­sa­rro­llo es­tra­té­gi­co e in­clu­yen­te. Ya pro­ba­mos la re­ce­ta del neo­li­be­ra­lis­mo or­to­do­xo y no ha si­do su­fi­cien­te. La agen­da con­tra la po­bre­za, la lu­cha con­tra la de­sigual­dad de opor­tu­ni­da­des, el im­pe­rio de la Ley y la equi­dad, la re­cons­truc­ción del sis­te­ma de par­ti­dos, la pla­nea­ción de lar­go pla­zo, la trans­pa­ren­cia en la ac­tua­ción del Es­ta­do, la edu­ca­ción y la pro­mo­ción de ver­da­de­ra ciu­da­da­nía son ele­men­tos cen­tra­les del nue­vo mo­de­lo.

Atre­vá­mo­nos a ca­mi­nar con vi­sión de lar­go pla­zo y acor­dar el mar­co le­gal e ins­ti­tu­cio­nal que trans­for­me nues­tra ac­tua­ción co­lec­ti­va por el res­to del si­glo. Trump y sus arre­ba­tos ideo­ló­gi­cos son una opor­tu­ni­dad in­men­sa pa­ra con­ve­nir en­tre no­so­tros so­bre un mo­de­lo de de­sa­rro­llo di­fe­ren­te, y so­bre re­afir­mar los va­lo­res de nues­tra so­cie­dad y nues­tro Es­ta­do. Co­mo ciu­da­dano yo me uno a los es­fuer­zos y preocupaciones de mu­chos otros en pos de un me­jor fu­tu­ro pa­ra Mé­xi­co an­tes, du­ran­te y des­pués de la era Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.