SÓ­LO PA­RA AC­CI­DEN­TES ME­NO­RES

EN ES­CUE­LAS PRI­VA­DAS ES RE­QUI­SI­TO PAGARLO; AL­GU­NAS PÚ­BLI­CAS LO OTOR­GAN CO­MO PAR­TE DE LOS PRO­GRA­MAS DE GO­BIERNO

El Economista (México) - Previsión - - SEGUROS - AL­BA SER­VÍN al­ba.ser­vin@ele­co­no­mis­ta.mx

Ha­ce unas se­ma­nas ocu­rrió un trá­gi­co in­ci­den­te en un co­le­gio de Mon­te­rrey, don­de un me­nor dis­pa­ró con­tra su pro­fe­so­ra y tres de sus com­pa­ñe­ros pa­ra pos­te­rior­men­te ter­mi­nar con aten­tar con­tra su vi­da.

Los jó­ve­nes y la pro­fe­so­ra fue­ron tras­la­da­dos a los hospitales más cer­ca­nos pa­ra su rá­pi­da aten­ción, el agre­sor fa­lle­ció y, a un mes del su­ce­so, la pro­fe­so­ra y dos de los es­tu­dian­tes con­ti­núan hos­pi­ta­li­za­dos.

Más allá de es­tar cons­cien­te del des­gas­te emo­cio­nal que im­pli­ca den­tro de una fa­mi­lia una si­tua­ción de tal mag­ni­tud, se de­be con­si­de­rar tam­bién la par­te eco­nó­mi­ca. ¿Quién cu­bre to­dos los gastos an­te un in­ci­den­te de es­te ti­po? Los co­le­gios par­ti­cu­la­res, en su ma­yo­ría, ase­gu­ran a los alum­nos con­tra ac­ci­den­tes. Pe­ro, ¿has­ta dón­de al­can­za la protección de di­chos se­gu­ros?, ¿qué es lo que real­men­te in­clu­yen?

El cos­to de una pó­li­za de es­te ti­po, re­gu­lar­men­te obli­ga­to­ria y fon­dea­da por el pa­dre de fa­mi­lia, va des­de 300 has­ta 600 pe­sos anua­les, de­pen­dien­do de su co­ber­tu­ra.

Ri­car­do González, agen­te cer­ti­fi­ca­do de Protección In­te­gral Es­pe­cia­li­za­da, ex­pli­có que las pó­li­zas de los se­gu­ros es­co­la­res son li­mi­ta­das ya que ma­ne­jan mon­tos muy ba­jos y por lo ge­ne­ral cu­bren al me­nor por un má­xi­mo de 20,000 pe­sos, ade­más de que fun­cio­nan a tra­vés de rem­bol­so.

“An­te­rior­men­te, se lla­ma­ban pó­li­zas por ac­ci­den­tes per­so­na­les por rem­bol­sos, aho­ra son pó­li­zas de ac­ci­den­tes per­so­na­les es­co­la- res y le cu­bren la pér­di­da de sa­lud por un ac­ci­den­te den­tro de las ins­ta­la­cio­nes de la es­cue­la, más los tras­la­dos en ho­ra­rio de in­gre­so y egre­so, es­to quie­re de­cir que si en la ru­ta ha­bi­tual el ni­ño su­fre de un ac­ci­den­te en el ca­mino a lle­gar a la es­cue­la o en el ca­mino ha­cia ca­sa, queda cu­bier­to el even­to”, co­men­tó.

“Tie­ne una co­ber­tu­ra de pér­di­das or­gá­ni­cas, las ase­gu­ra­do­ras in­dem­ni­zan al­gún por­cen­ta­je de­pen­dien­do de qué ór­gano se pier­da o es­té afec­ta­do, si es una mano, un pie o los ojos, tie­nen ta­blas pa­ra in­dem­ni­zar des­de 10 has­ta 100 por cien­to”.

El es­pe­cia­lis­ta se­ña­ló que en el ca­so ocu­rri­do en Mon­te­rrey el in­ci­den­te se cu­bre só­lo si fue ca­ta­lo­ga­do por las au­to­ri­da­des co­rres­pon­dien­tes co­mo ac­ci­den­te.

“Pa­ra las ase­gu­ra­do­ras, un ac­ci­den­te es la pér­di­da de sa­lud por una cau­sa ex­ter­na sú­bi­ta, for­tui­ta o vio­len­ta, su­je­ta a cier­tas ex­clu­sio­nes. Des­co­noz­co si es­te ca­so fue ca­ta­lo­ga­do co­mo ac­ci­den­te o de otro ti­po, ya sea aten­ta­do, sui­ci­dio o in­ten­to de ho­mi­ci­dio. A mi cri­te­rio, sí pu­die­ra ca­ta­lo­gar­se co­mo un ac­ci­den­te, cu­brién­do­se has­ta el mon­to que es­tá pac­ta­da la pó­li­za; una vez re­ba­sa­do el mon­to es el fa­mi­liar tie­ne que cu­brir los de­más gastos”, ase­gu­ró.

Por su par­te Ale­jan­dro Cas­ti­llo Man­ri­que, di­rec­tor ge­ne­ral de ACMES, ex­pli­có que las es­cue­las es­tán ex­pues­tas a di­ver­sos ti­pos de ries­gos, por lo que es de su­ma im­por­tan­cia que cuen­ten con di­ver­sas he­rra­mien­tas, co­mo los se­gu­ros, pa­ra pro­te­ger­se an­te las even­tua­li­da­des.

Pun­tua­li­zó que las pó­li­zas con­tra ac­ci­den­tes per­so­na­les en los co­le­gios cu­bren tan­to a los alum­nos co­mo al per­so­nal do­cen­te y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.