Pe­dro Vás­quez Col­me­na­res - Sa­lud: en­ve­je­cien­do sin re­for­ma.

El Economista (México) - Previsión - - PORTADA - POR PE­DRO VÁS­QUEZ COL­ME­NA­RES G.*

EL EN­VE­JE­CI­MIEN­TO es un fe­nó­meno mun­dial inevi­ta­ble. Mé­xi­co ya es­tá co­men­zan­do a pa­de­cer­lo a una ma­yor ve­lo­ci­dad que los paí­ses desa­rro­lla­dos. Por lo tan­to, te­ne­mos que pre­pa­rar­nos para un rá­pi­do y se­ve­ro pro­ce­so. Si no en­ten­de­mos el en­ve­je­ci­mien­to para pre­pa­rar­nos, só­lo lo­gra­re­mos un fuer­te de­te­rio­ro del bie­nes­tar co­lec­ti­vo y un au­men­to for­mi­da­ble de los cos­tos de pro­tec­ción y aten­ción a la po­bla­ción adul­ta ma­yor, es­pe­cial­men­te en ma­te­ria de sa­lud.

Por eso re­sul­ta muy va­lio­so el in­for­me que el Cen­tro de Es­tu­dios Es­pi­no­sa Ygle­sias ha da­do a conocer en es­te mes de fe­bre­ro de­no­mi­na­do “Es­ta­do y Pers­pec­ti­vas del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud”. Es­te es­tu­dio es un al­can­ce y am­plia­ción de otro es­tu­dio del CEEY del 2013 de­no­mi­na­do Pro­pues­ta para Trans­for­mar el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud. En aquel en­ton­ces pro­po­nían prio­ri­zar la aten­ción pri­ma­ria y uni­ver­sa­li­zar el ac­ce­so efec­ti­vo de los ser­vi­cios, se­pa­ran­do las fun­cio­nes de rec­to­ría, y las de fi­nan­cia­mien­to y pres­ta­ción de los ser­vi­cios, don­de un Fon­do Ge­ne­ral pa­ga­ría a ca­da ins­ti­tu­ción una cuo­ta per cá­pi­ta se­gún su nú­me­ro de afi­lia­dos y a tra­vés de ho­mo­lo­ga­ción de las pres­ta­cio­nes y una ba­se de da­tos úni­ca.

SIS­TE­MA DE SA­LUD

Ba­jo la di­rec­ción de Ro­ber­to Vé­lez Gra­ja­les, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del CEEY, y de Ro­dol­fo de la Torre, coor­di­na­dor ge­ne­ral del do­cu­men­to, 16 pa­ne­lis­tas ana­li­za­ron nue­va­men­te en el 2017 los di­ver­sos as­pec­tos de la sa­lud en la po­bla­ción me­xi­ca­na, la es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ción y fi­nan­cia­mien­to del sis­te­ma de sa­lud en el país.

El re­cien­te do­cu­men­to comienza re­cor­dan­do que el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud (SNS) en Mé­xi­co es com­ple­jo y se en­cuen­tra frag­men­ta­do. Hay mu­chos agen­tes par­ti­ci­pan­tes y sus atri­bu­cio­nes no siem­pre es­tán de­ci­di­das con cla­ri­dad hay du­pli­ci­dad de fun­cio­nes, au­sen­cia fre­cuen­te de ac­cio­nes con­jun­tas y com­ple­men­ta­rias y una gran ne­ce­si­dad de sim­pli­fi­car es­pe­cia­li­za­da y uni­fi­car los ele­men­tos del sis­te­ma. En mis pa­la­bras, el SNS re­quie­re de ma­yor or­den, efi­ca­cia y rec­to­ría.

El in­for­me des­ta­ca que un re­to fun­da­men­tal del SNS es el de co­ber­tu­ra, pues só­lo 60% de las per­so­nas ocu­pa­das tie­nen afi­lia­ción a al­gu­na ins­ti­tu­ción o ser­vi­cio de sa­lud. Cier­ta­men­te, la crea­ción del Se­gu­ro Po­pu­lar en el 2003 fue un pa­so ha­cia de­lan­te, pe­ro los es­fuer­zos de afi­lia­ción o em­pa­dro­na­mien­to no ne­ce­sa­ria­men­te se acom­pa­ña­ron de es­fuer­zos de ac­ce­so efec­ti­vo a ser­vi­cios de ca­li­dad, pues “aun­que se le in­yec­ta­ron mu­chos re­cur­sos adi­cio­na­les, en ge­ne­ral el sis­te­ma que­dó seg­men­ta­do, pues la sa­lud se con­vir­tió en una ban­de­ra po­lí­ti­ca”.

Se des­ta­ca la con­di­ción por de­más re­gre­si­va de los ser­vi­cios pú­bli­cos de sa­lud de nues­tro país, don­de 20% de los afi­lia­dos más po­bres re­ci­be 16% de los re­cur­sos del se­gu­ro po­pu­lar y tan só­lo 2.4% de los pre­su­pues­tos de sa­lud del IMSS. De acuer­do con la En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud y Nu­tri­ción 2016, cer­ca de 13% de la po­bla­ción me­xi­ca­na no tie­ne nin­gún es­que­ma de pro­tec­ción de sa­lud. Es­te ba­lan­ce es im­pre­sen­ta­ble para nues­tro país.

Por otra par­te, el gas­to pú­bli­co en sa­lud ha pa­sa­do de 2 a 3% del PIB en­tre 1990 y el 2015. Esta va­ria­ción re­sul­ta in­su­fi­cien­te para aten­der la nue­va de­man­da por ser­vi­cios mé­di­cos de la po­bla­ción, es­pe­cial­men­te en lo que se re­fie­re a en­fer­me­da­des cró­ni­co de­ge­ne­ra­ti­vas y pa­de­ci­mien­tos cre­cien­tes de gru­pos vulnerables co­mo los adul­tos ma­yo­res. Para me­dia­dos de esta dé­ca­da, el gas­to pú­bli­co en sa­lud re­sul­tó ape­nas 53% del to­tal con­tra 47% del gas­to pri­va­do.

Pe­ro, ¿có­mo fi­nan­ciar esta trans­for­ma­ción es­truc­tu­ral del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud en Mé­xi­co? El CEEY re­fren­da su pos­tu­ra de que —para avan­zar en la uni­ver­sa­li­za­ción de los ser­vi­cios— se de­ben re­du­cir las cuo­tas obre­ro-pa­tro­na­les gra­dual­men­te para fi­nan­ciar el sis­te­ma con impuestos co­mo IVA, el ISR e impuestos es­pe­cia­les. El fi­nan­cia­mien­to de­be ser por per­so­na y no por gru­po fa­mi­liar, crean­do un fon­do na­cio­nal de in­ter­ven­cio­nes de al­to cos­to, ho­mo­lo­gan­do pro­to­co­los y lo­gran­do es­ta­ble­cer un mar­co ge­ne­ral de ce­ro re­duc­ción en el pre­su­pues­to en sa­lud.

Ati­na­da­men­te, el CEEY afir­ma que “un pi­lar fun­da­men­tal del nue­vo fi­nan­cia­mien­to de la sa­lud pú­bli­ca es la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des” para pro­mo­ver há­bi­tos sa­lu­da­bles, diag­nos­ti­car­las a tiem­po y te­ner un ade­cua­do con­trol de la aten­ción y los gas­tos, en par­ti- cu­lar res­pec­to de las en­fer­me­da­des cró­ni­co de­ge­ne­ra­ti­vas. El re­to se in­cre­men­ta ca­da año, pues ade­más del en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción que lle­va a ma­yor mor­bi­li­dad, las en­fer­me­da­des cró­ni­cas se pre­sen­tan ca­da vez a me­nor edad.

Es­te in­for­me, (des­car­ga­ble en www.ceey. org.mx/re­por­te/es­ta­do-pers­pec­ti­vas-sis­te­ma-na­cio­nal-sa­lud) pos­tu­la la ne­ce­si­dad de una cuar­ta ge­ne­ra­ción de re­for­mas en sa­lud que aban­do­ne la idea de ofre­cer ser­vi­cios de sa­lud só­lo a per­so­nas ins­cri­tas en el mer­ca­do la­bo­ral, for­ta­lez­ca el ac­ce­so co­mo un de­re­cho ciu­da­dano y uni­ver­sa­li­ce la pro­tec­ción en sa­lud con re­cur­sos fis­ca­les ge­ne­ra­les y no con cuo­tas obre­ro-pa­tro­na­les.

Una gran al­ter­na­ti­va para la cuar­ta ge­ne­ra­ción de re­for­mas en sa­lud es lo­grar un sis­te­ma con com­po­nen­tes pú­bli­cos y pri­va­dos, di­fe­ren­cian­do por fun­cio­nes de los par­ti­ci­pan­tes y no por sus po­bla­cio­nes cu­bier­tas. La rec­to­ría, jun­to con el fi­nan­cia­mien­to, de­ben ser fun­cio­nes pú­bli­cas. En la pres­ta­ción de los ser­vi­cios pue­de ha­ber es­que­mas mix­tos, al igual que en la for­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos, las tec­no­lo­gías para la ges­tión de los ser­vi­cios a los pa­cien­tes, y la edu­ca­ción pre­ven­ti­va en sa­lud.

Fi­nal­men­te, el CEEY opi­na que de­be vin­cu­lar­se fuer­te­men­te una si­guien­te re­for­ma fis­cal con los ob­je­ti­vos de la sa­lud pú­bli­ca y el equi­li­brio de las pen­sio­nes. “Mien­tras el go­bierno me­xi­cano no acep­te que la ra­zón para es­ta­ble­cer más impuestos es fi­nan­ciar más ser­vi­cios de sa­lud y de pen­sio­nes, ja­más po­drá apro­bar una re­for­ma fis­cal ra­zo­na­ble”. Re­co­mien­do al lec­tor ana­li­zar a fon­do la pro­pues­ta del CEEY y ha­cer de la de­li­be­ra­ción en sa­lud un te­ma obli­ga­do de la ges­tión del pró­xi­mo go­bierno y el Con­gre­so.

* Pe­dro Vás­quez Col­me­na­res Es eco­no­mis­ta es­pe­cia­li­za­do en te­mas de pen­sio­nes y eco­no­mía de la sa­lud. Co­men­ta­rios y su­ge­ren­cias: pvc@max­pex.com.mx @ pe­dro_­vas­quezc

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.