UR­GEN CAM­BIOS AL SIS­TE­MA

RI­CHARD JACK­SON HA­CE UNA SE­RIE DE PRO­PUES­TAS PARA LAS ECO­NO­MÍAS EMER­GEN­TES

El Economista (México) - Previsión - - AFORES - RE­DAC­CIÓN

El en­ve­je­ci­mien­to ace­le­ra­do de la po­bla­ción en paí­ses emer­gen­tes, en con­jun­to con la ba­ja co­ber­tu­ra que tie­nen de sus sis­te­mas obli­ga­to­rios de pen­sio­nes, lle­va­ría a que mu­chos tra­ba­ja­do­res no ten­gan pen­sio­nes ade­cua­das, ni aho­rros su­fi­cien­tes al mo­men­to de su ju­bi­la­ción, ase­ve­ra Ri­chard Jack­son, presidente y fun­da­dor del Glo­bal Aging Ins­ti­tu­te (GAI).

Me­dian­te un es­tu­dio de­no­mi­na­do “Las pen­sio­nes vo­lun­ta­rias en las eco­no­mías emer­gen­tes, nue­vas es­tra­te­gias para en­fren­tar el de­sa­fío de la se­gu­ri­dad pre­vi­sio­nal”, el ex­per­to de­ta­lla que es im­por­tan­te que los go­bier­nos reali­cen las re­for­mas ne­ce­sa­rias para ga­ran­ti­zar un re­ti­ro digno y una ade­cua­da pro­tec­ción a los ju­bi­la­dos, pues se pre­vé que la ci­fra au­men­te con­si­de­ra­ble­men­te en unos años.

Jack­son con­si­de­ra que las eco­no­mías emer­gen­tes al­can­za­rán el éxi­to a la ho­ra de pro­veer se­gu­ri­dad pre­vi­sio­nal de­pen­de­rá de su ca­pa­ci­dad para edi­fi­car un sis­te­ma ro­bus­to de pen­sio­nes vo­lun­ta­rias.

“Con las re­for­mas co­rrec­tas, los sis­te­mas de pen­sio­nes vo­lun­ta­rias po­drían ayudar a apun­ta­lar el de­te­rio­ro de las pers­pec­ti­vas de in­gre­sos de ju­bi­la­ción de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor for­mal. Tam­bién po­drían pro­por­cio­nar un cier­to gra­do de se­gu­ri­dad para la ju­bi­la­ción a los tra­ba­ja­do­res del sec­tor in­for­mal, in­clui­dos los tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes, que cons­ti­tu­yen una par­te muy im­por­tan­te de la fuer­za la­bo­ral en los mer­ca­dos emer­gen­tes y que ac­tual­men­te cuen­tan con po­ca o nin­gu­na pro­tec­ción para su re­ti­ro”, in­di­ca.

Asi­mis­mo, se­ña­la que, a pe­sar de los es­fuer­zos de los go­bier­nos por am­pliar la co­ber­tu­ra de los sis­te­mas obli­ga­to­rios de pen­sio­nes, és­tos no han te­ni­do el éxi­to desea­do, ade­más de que no han pres­ta­do la de­bi­da aten­ción a la pro­mo­ción de los sis­te­mas de pen­sio­nes vo­lun­ta­rias.

PRO­PUES­TAS

Para re­ver­tir esa si­tua­ción, el es­pe­cia­lis­ta pro­po­ne una se­rie de me­di­das ba­sa­das en la ex­pe­rien­cia de paí­ses desa­rro­lla­dos, mis­mas que per­mi­ti­rán am­pliar y for­ta­le­cer la co­ber­tu­ra de los sis­te­mas de pen­sio­nes vo­lun­ta­rias.

En­tre ellas se en­cuen­tran la afi­lia­ción au­to­má­ti­ca, jun­to con el au­to­es­ca­la­mien­to, mis­mas que el au­tor con­si­de­ra co­mo es­tra­te­gias cla­ve para au­men­tar la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res en pla­nes de aho­rro pre­vi­sio­nal vo­lun­ta­rios.

De igual ma­ne­ra, Ri­chard Jack­son co­men­ta que los nue­vos in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos di­ri­gi­dos a la cla­se me­dia, co­mo los sub­si­dios del go­bierno y las con­tri­bu­cio­nes de con­tra­par­ti­da, tam­bién son cru­cia­les.

Ade­más, el presidente de GAI ex­po­ne que es ne­ce­sa­rio mo­ti­var la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res in­for­ma­les, y para ello se les de­be ofre­cer un tra­ta­mien­to especial, en tér­mi­nos de in­cen­ti­vos adi­cio­na­les y ma­yor fle­xi­bi­li­dad.

Tam­bién re­ve­la la im­por­tan­cia de la crea­ción de po­lí­ti­cas de in­ver­sión apro­pia­das que ase­gu­ren al tra­ba­ja­dor un ma­yor ren­di­mien­to po­si­ble de su aho­rro en la eta­pa de acu­mu­la­ción.

FO­TO: SHUTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.