Pe­dro Vás­quez Col­me­na­res - Pen­sio­nes, cos­tos por dé­ca­das

El Economista (México) - Previsión - - PORTADA - PE­DRO VÁS­QUEZ COL­ME­NA­RES G.

DE­FI­NI­DO EL RE­SUL­TA­DO del pro­ce­so elec­to­ral, res­ta unir vo­lun­ta­des y es­me­ros pa­ra que le va­ya bien a México. Ca­da uno de los ciu­da­da­nos de­be­mos con­tri­buir, co­mo mí­ni­mo, ha­cien­do bien lo que le to­ca a ca­da quien con ba­se en sus ro­les y cir­cuns­tan­cias.

Co­mo con­sul­tor fi­nan­cie­ro y ob­ser­va­dor per­ma­nen­te de los pro­ce­sos de la se­gu­ri­dad so­cial, quiero apo­yar la dis­cu­sión in­dis­pen­sa­ble de las pen­sio­nes y sub­ra­yar la im­por­tan­cia que ten­drá pa­ra el go­bierno de Andrés Manuel Ló­pez Obra­dor el te­ma de las pen­sio­nes.

Con­tra­rio a lo que se ha pu­bli­ci­ta­do los pa­sa­dos cin­co años y me­dio, en México sí hay un pro­ble­ma es­truc­tu­ral con las pen­sio­nes. No só­lo es un pro­ble­ma real sino es un pro­ble­ma vi­vo y cre­cien­te. Quie­nes se han atre­vi­do a aca­llar el pro­ble­ma lo han he­cho aten­dien­do agen­das per­so­na­les y no por ig­no­ran­cia. Ha­blar de que se ha sal­va­do al IMSS y al ISSSTE de la ca­tás­tro­fe fi­nan­cie­ra es sim­ple­men­te una su­per­sim­pli­fi­ca­ción de la ver­dad.

HA­BLE­MOS CON LA VER­DAD

La úni­ca voz gu­ber­na­men­tal que se ha atre­vi­do a ha­blar con ver­dad y fun­da­men­to so­bre el te­ma de las pen­sio­nes es la Co­mi­sión Na­cio­nal de Aho­rro pa­ra el Re­ti­ro, he­cho que hay que re­co­no­cer. Ha­ce po­cos días, la Consar en un artículo ti­tu­la­do “El re­to de fi­nan­ciar las pen­sio­nes de la ge­ne­ra­ción de tran­si­ción” de la re­for­ma del IMSS 1997, mis­mo que con la de­bi­da au­to­ri­za­ción re­su­mo a con­ti­nua­ción.

La re­for­ma de la Ley del Se­gu­ro So­cial de julio de 1997 mi­gró el an­ti­guo es­que­ma pen­sio­na­rio de be­ne­fi­cio de­fi­ni­do a uno de con­tri­bu­ción de­fi­ni­da.

La re­for­ma no só­lo mo­di­fi­có la for­ma co­mo se de­ter­mi­nan los be­ne­fi­cios de pen­sión sino que re­de­fi­nió la fuente de su fi­nan­cia­mien­to: se aban­do­nó el an­ti­guo sis­te­ma de re­par­to, en el que las con­tri­bu­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res ac­ti­vos fi­nan­cia­ban el pa­go de los be­ne­fi­cios de los pen­sio­na­dos, sus­ti­tu­yén­do­lo por uno ba­sa­do en cuen­tas in­di­vi­dua­les, ad­mi­nis­tra­do por em­pre­sas pri­va­das es­pe­cia­li­za­das en la ges­tión de fon­dos de re­ti­ro (afo­re).

A di­fe­ren­cia de otras re­for­mas es­truc­tu­ra­les a los sis­te­mas de pen­sio­nes lle­va­das a ca­bo en Amé­ri­ca La­ti­na, la re­for­ma del IMSS per­mi­tió que se si­guie­sen acu­mu­lan­do de­re­chos, sin re­for­mar los re­qui­si­tos exi­gi­bles o el ni­vel de los be­ne­fi­cios.

Al mo­men­to de pen­sio­nar­se, los tra­ba­ja­do­res per­te­ne­cien­tes a la ge­ne­ra­ción de tran­si­ción (los que co­ti­za­ron al IMSS an­tes de julio de 1997, GT) pue­den elegir la pen­sión que más les con­ven­ga, entre la que al­can­cen con el sal­do de su cuen­ta in­di­vi­dual, con­for­me lo es­ta­ble­ce la Ley 97, y la que les co­rres­pon­de­ría de acuer­do con el be­ne­fi­cio de­fi­ni­do en la Ley del Se­gu­ro So­cial de 1973. Por su par­te, los tra­ba­ja­do­res que se afi­lia­ron por pri­me­ra vez al IMSS des­pués del 1º de julio de 1997 (iden­ti­fi­ca­dos co­mo la ge­ne­ra­ción afo­re) só­lo pue­den pen­sio­nar­se ba­jo los be­ne­fi­cios es­ta­ble­ci­dos en la Ley 97.

La po­si­bi­li­dad le­gal de que se si­gan acu­mu­lan­do de­re­chos pen­sio­na­rios pa­ra pa­gar­se ba­jo las re­glas an­te­rio­res en­ca­re­ce la tran­si­ción de la re­for­ma. Aquí son pre­vi­si­bles dos co­sas: 1) el gas­to pú­bli­co por pen­sio­nes se­gui­rá cre­cien­do du­ran­te las siguientes dé­ca­das, prin­ci­pal­men­te por el pa­go de las pen­sio­nes de 20 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res de la ge­ne­ra­ción de tran­si­ción; 2) la ge­ne­ra­ción de tran­si­ción ob­ten­drá pen­sio­nes mu­cho ma­yo­res que las de la ge­ne­ra­ción afo­re, no por­que hu­bie­sen apor­ta­do más pa­ra su pen­sión sino por los be­ne­fi­cios al­ta­men­te sub­si­dia­dos que ofre­ce la Ley 73, mis­mos que es­tán sien­do pa­ga­dos con im­pues­tos ge­ne­ra­les.

UN PASIVO QUE DU­RA­Rá MU­CHO TIEM­PO

Si bien no to­dos los tra­ba­ja­do­res de la GT ob­ten­drán una pen­sión, los ba­jos re­qui­si­tos que con­tem­pla la Ley 73 (500 se­ma­nas de co­ti­za­ción) per­mi­ten pre­ver que una pro­por­ción im­por­tan­te de ellos lo­gra­rá pen­sio­nar­se: les se­rá su­fi­cien­te ha­ber rea­li­za­do apor­ta­cio- nes du­ran­te una cuar­ta par­te de su vi­da la­bo­ral pro­me­dio. Es de­cir, cual­quier tra­ba­ja­dor de la GT que pre­sen­te una den­si­dad de co­ti­za­ción ma­yor a 25% tie­ne al­tas pro­ba­bi­li­da­des de lo­grar pen­sio­nar­se.

De es­ta for­ma, los 3.8 mi­llo­nes de pen­sio­na­dos que del IMSS a la fe­cha cre­ce­rán sos­te­ni­da­men­te en las pró­xi­mas tres dé­ca­das. Es­te pro­ce­so es im­pa­ra­ble y co­no­ci­do, pues los pen­sio­na­dos ac­tua­les vi­vi­rán va­rios años más y los pen­sio­na­dos fu­tu­ros tie­nen 44 años de edad en pro­me­dio y hoy son par­te de la fuer­za la­bo­ral con nom­bre y ape­lli­do.

Po­cos sa­ben que las pen­sio­nes otor­ga­das al am­pa­ro de la Ley 73 — pa­ra efec­tos prác­ti­cos, to­das las pen­sio­nes del IMSS por re­ti­ro, ce­san­tía o ve­jez ac­tua­les— son fi­nan­cia­das por el go­bierno fe­de­ral y pa­ga­das a tra­vés del IMSS, quien las re­gis­tra ba­jo el con­cep­to de “pen­sio­nes en cur­so de pa­go”. El IMSS de­be otor­gar, ade­más, el ser­vi­cio mé­di­co a los pen­sio­na­dos y a sus fa­mi­lia­res (2.5 mi­llo­nes más de per­so­nas) sin fon­deo co­rrien­te pa­ra esos ser­vi­cios. En es­te sen­ti­do, ca­da pen­sión ge­ne­ra­da ba­jo la Ley 73 re­pre­sen­ta pa­ra el go­bierno fe­de­ral un com­pro­mi­so de pa­go que po­dría ex­ten­der­se du­ran­te 40 años, to­man­do en con­si­de­ra­ción que de­be sol­ven­tar las pen­sio­nes du­ran­te el res­to de la vi­da del pen­sio­na­do así co­mo las pen­sio­nes a las que ten­gan de­re­cho sus be­ne­fi­cia­rios.

FAL­TAN Dé­CA­DAS PA­RA PA­GAR PEN­SIO­NES IMSS DE 1973

Si se rea­li­za una pro­yec­ción de­mo­grá­fi­ca de la po­bla­ción de la ge­ne­ra­ción de tran­si­ción, es po­si­ble pre­ver que di­cha ge­ne­ra­ción se ce­rra­rá has­ta el 2080. Las pro­yec­cio­nes ofi­cia­les del IMSS pro­yec­tan pa­ra el 2017 un cos­to de 221,000 mi­llo­nes de pe­sos, lo que equi­val­drá a 1.1% del PIB. Es­te gas­to lle­ga­ría a tri­pli­car­se en tér­mi­nos reales pa­ra el 2040, al­can­zan­do los 715,000 mi­llo­nes de pe­sos. Si se su­po­ne un cre­ci­mien­to real del PIB de 2%, el gas­to anual en pen­sio­nes de­ri­va­das de la Ley 73 al­can­za­ría 2.2%, en 20 años.

Si bien el IMSS só­lo pro­yec­ta el gas­to en pen­sio­nes has­ta el 2050, es po­si­ble ex­ten­der di­cha pro­yec­ción has­ta el año 2080, fe­cha en que se pre­vé que ce­sa­rán los pa­gos a la GT. En re­su­men, ha­cia ade­lan­te, el go­bierno fe­de­ral se­gui­rá en­fren­tan­do el re­to de fi­nan­ciar un gas­to cre­cien­te en las pen­sio­nes de las ge­ne­ra­ción de tran­si­ción del IMSS.

Lo an­te­rior, sin su­mar­le la cri­sis fi­nan­cie­ra del IMSS, pro­duc­to de su enor­me pasivo la­bo­ral por el Ré­gi­men de Ju­bi­la­cio­nes y Pen­sio­nes (RJP) de los em­plea­dos del pro­pio IMSS, mis­mo que ya re­ba­sa los 2 bi­llo­nes de pe­sos de com­pro­mi­sos pen­sio­na­rios, só­lo de 400,000 tra­ba­ja­do­res.

A es­te re­to de­ben su­mar­se los com­pro­mi­sos fi­nan­cie­ros que re­pre­sen­tan los sis­te­mas de be­ne­fi­cio de­fi­ni­do que for­man par­te de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca fe­de­ral: ISSSTE, IMSS-RJP, PE­MEX, CFE, ban­ca de de­sa­rro­llo, Fuer­zas Ar­ma­das, et­cé­te­ra, que ge­ne­ra­rán una gran pre­sión fis­cal. Aún más, exis­te un cú­mu­lo de sis­te­mas de pen­sio­nes es­ta­ta­les y de uni­ver­si­da­des au­tó­no­mas, que tam­po­co cuen­tan con las re­ser­vas ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer fren­te a sus pa­si­vos pen­sio­na­rios.

HAY SO­LU­CIO­NES QUE NO SE DI­CEN

El equi­po fi­nan­cie­ro del nuevo go­bierno de­be sa­ber que exis­ten me­di­das pen­dien­tes de eje­cu­ción que pue­den mi­ti­gar fuer­te­men­te el cos­to pre­su­pues­tal de las pen­sio­nes en cur­so de pa­go, sin afec­tar de­re­chos pen­sio­na­rios. Esas me­di­das son el pro­rra­teo de de­re­chos pen­sio­na­rios, se­gún las fe­chas de co­ti­za­ción de los tra­ba­ja­do­res, y la sus­pen­sión de la prác­ti­ca iner­cial de uti­li­zar el to­pe de be­ne­fi­cios ma­yor 10 sa­la­rios mí­ni­mos pa­ra pa­gar pen­sio­nes de la Ley 73.

Es­tas me­di­das pue­den apo­yar fuer­te­men­te la li­be­ra­ción de flu­jos fi­nan­cie­ros del go­bierno fe­de­ral en be­ne­fi­cio de pro­gra­mas de po­lí­ti­ca pú­bli­ca ge­ne­ral.

El pro­ble­ma de las pen­sio­nes en México es mul­ti­di­men­sio­nal y re­quie­re tan­to una re­vi­sión in­te­gral co­mo una so­lu­ción sis­té­mi­ca a la se­gu­ri­dad so­cial. Pe­ro co­mo siempre, pa­ra co­men­zar a co­rre­gir los pro­ble­mas hay que re­co­no­cer­los. La po­lí­ti­ca de no de­cir­le al pa­cien­te que tie­ne gan­gre­na­da la pier­na no es la más ade­cua­da. Des­viar la aten­ción de la po­bla­ción so­bre el tsu­na­mi de las pen­sio­nes no só­lo pos­po­ne su aten­ción sino di­fi­cul­ta y en­ca­re­ce su so­lu­ción. Ha­ble­mos de pen­sio­nes, co­mo la cri­sis fis­cal y de equi­dad que ya te­ne­mos en México.

Fo­to: archivo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.