PRO­TEC­CIÓN PA­RA FUN­CIO­NA­RIOS PÚ­BLI­COS

EN LA PA­SA­DA JOR­NA­DA ELEC­TO­RAL FUE­RON VOTADOS 3,416 CAR­GOS PÚ­BLI­COS ENTRE LOS QUE SE IN­CLU­YE: PRE­SI­DEN­TE, 500 DIPU­TACIO­NES Y 128 SE­NA­DO­RES

El Economista (México) - Previsión - - SEGUROS - ALBA SERVÍN alba.ser­vin@ele­co­no­mis­ta.mx

A par­tir del 1 de di­ciem­bre, un nuevo go­bierno di­ri­gi­rá a México, di­cha re­no­va­ción en la es­truc­tu­ra gu­ber­na­men­tal, la más ex­ten­sa en la his­to­ria de­mo­crá­ti­ca del país, traerá con­si­go la in­te­gra­ción de nue­vos equi­pos de tra­ba­jo en las di­fe­ren­tes de­pen­den­cias.

Por tal mo­ti­vo, las de­ci­sio­nes que to­men los nue­vos di­rec­to­res o fun­cio­na­rios se­rán de enor­me res­pon­sa­bi­li­dad y tras­cen­den­cia pa­ra el país.

De­bi­do a que ca­da pa­so im­pli­ca un ries­go y una opor­tu­ni­dad, es im­por­tan­te que es­tén pro­te­gi­dos an­te al­gu­na po­si­ble cri­sis o re­cla­ma­ción, re­sul­ta­do de una de­ci­sión ries­go­sa o mal cal­cu­la­da que afec­te su pa­tri­mo­nio per­so­nal.

De acuer­do con una en­cues­ta glo­bal ela­bo­ra­da por Chubb en el 2016, 54% de las de­man­das dirigidas ha­cia los ad­mi­nis­tra­do­res y di­rec­ti­vos surgen por par­te de los clien­tes, se­gui­dos de los ven­de­do­res o pro­vee­do­res con 37 por cien­to.

Cual­quier com­pa­ñía es sus­cep­ti­ble a es­te ti­po de ries­gos y, por lo mis­mo, pue­de be­ne­fi­ciar­se de la pro­tec­ción de ase­gu­rar­se an­te las de­ci­sio­nes que se to­men en la di­rec­ción ge­ne­ral o en las dis­tin­tas áreas del ne­go­cio.

DI­REC­TI­VOS

Chubb Se­gu­ros México ofre­ce el se­gu­ro de Res­pon­sa­bi­li­dad Ci­vil pa­ra Di­rec­to­res y Fun­cio­na­rios, me­jor co­no­ci­do co­mo D&O, el cual es­tá res­pal­da­do por la ex­pe­rien­cia de la com­pa­ñía, con la po­si­bi­li­dad de emi­tir pro­gra­mas mul­ti­na­cio­na­les cuan­do se re­quie­ra.

La pó­li­za cu­bre erro­res u omi­sio­nes co­me­ti­dos por los di­rec­ti­vos o fun­cio­na­rios con poder de de­ci­sión re­le­van­te pa­ra las com- pa­ñías, así co­mo de­man­das con­tra ellos por prác­ti­cas la­bo­ra­les. Aun cuan­do los ad­mi­nis­tra­do­res no sean res­pon­sa­bles de lo que se les acu­sa, las in­ves­ti­ga­cio­nes y pro­ce­sos re­la­cio­na­dos pue­den im­pli­car gas­tos im­por­tan­tes, y te­ner un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la repu­tación per­so­nal y cor­po­ra­ti­va.

Un se­gu­ro de es­te ti­po se en­car­ga de la reha­bi­li­ta­ción de la ima­gen pú­bli­ca, ma­ne­jo de cri­sis y cu­bre los cos­tos de de­fen­sa y de re­pre­sen­ta­ción ju­rí­di­ca, los cua­les pue­den as­cen­der ace­le­ra­da­men­te has­ta aca­bar con su pa­tri­mo­nio y el de su familia.

Se­gún la mis­ma en­cues­ta rea­li­za­da por Chubb, 96% de las com­pa­ñías con ca­sos así su­frió un im­pac­to ne­ga­ti­vo en lo fi­nan­cie­ro e, in­clu­so, 31% vio afec­ta­da su repu­tación.

FUN­CIO­NA­RIOS Pú­BLI­COS

Asi­mis­mo, THB México, es­pe­cia- lis­ta in­ter­na­cio­nal en rease­gu­ros y ges­tión de ries­gos, re­co­mien­da la con­tra­ta­ción de un se­gu­ro de Res­pon­sa­bi­li­dad Ci­vil pa­ra Ser­vi­do­res Pú­bli­cos, el cual cu­bre los da­ños cau­sa­dos a ter­ce­ros du­ran­te su ges­tión en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, siempre y cuan­do no sean pro­duc­to de ac­tos des­ho­nes­tos o ac­cio­nes do­lo­sas.

Ade­más de la in­dem­ni­za­ción a las per­so­nas afec­ta­das, el se­gu­ro cuen­ta con co­ber­tu­ra pa­ra gas­tos de de­fen­sa le­gal del ase­gu­ra­do, es de­cir, to­dos los gas­tos mo­ne­ta­rios ori­gi­na­dos con mo­ti­vo de la re­cla­ma­ción. La res­pon­sa­bi­li­dad in­cu­rri­da se pue­de cla­si­fi­car de la si­guien­te for­ma:

• Res­pon­sa­bi­li­dad Ad­mi­nis­tra­ti­va: Cuan­do trans­gre­den obli­ga­cio­nes con­te­ni­das en la nor­ma­ti­vi­dad de la de­pen­den­cia que ri­gen su ac­tuar. • Res­pon­sa­bi­li­dad Pe­nal: Cuan­do in­frin­gen al­guno de los pre­cep­tos con­te­ni­dos en el Có­di­go Pe­nal. • Res­pon­sa­bi­li­dad Po­lí­ti­ca: Cuan­do in­cu­rren en ac­tos u omi­sio­nes gra­ves que re­per­cu­tan en per­jui­cio de los in­tere­ses na­cio­na­les o el bien co­mún de la so­cie­dad. • Res­pon­sa­bi­li­dad Ci­vil Cons­ti­tu­cio­nal: Cuan­do, con su ac­tua­ción ilí­ci­ta, cau­sen da­ños pa­tri­mo­nia­les a par­ti­cu­la­res. Co­mo cual­quier otra co­ber­tu­ra de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil su ob­je­ti­vo es, por un la­do, pro­te­ger el pa­tri­mo­nio del ase­gu­ra­do, pe­ro so­bre to­do bus­ca sal­va­guar­dar el bie­nes­tar de las per­so­nas que pue­dan re­sul­tar afec­ta­das por el su­ce­so sin es­tar di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­das. En México, la cul­tu­ra del ase­gu­ra­mien­to aún es ba­ja, pe­ro ci­fras de­mues­tran que es­tá en cre­ci­mien­to y en es­ta mi­sión las ins­ti­tu­cio­nes de­ben ser par­te y pro­mo­tor.

fotos: archivo

EL 54% de las de­man­das dirigidas a los di­rec­to­res surgen de los clien­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.