Más que ele­var edad de re­ti­ro, se de­be in­cre­men­tar la con­tri­bu­ción

Los miem­bros del or­ga­nis­mo han rea­li­za­do mo­di­fi­ca­cio­nes a sus sis­te­mas de pen­sio­nes

El Economista (México) - Reporte Especial - - CONTEXTO INTERNACIONAL - ERIK PÁEZ erik.paez@eleconomista.mx

Los sis­te­mas de pen­sio­nes de los paí­ses de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) lle­van va­rios años en­fren­tán­do­se a desafíos im­por­tan­tes co­mo el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, ba­jo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, ba­jos ti­pos de in­te­rés y una fal­ta de con­fian­za en los sis­te­mas de pen­sio­nes.

Pa­ra com­ba­tir es­tos re­tos, en los úl­ti­mos 15 años, va­rios paí­ses de la or­ga­ni­za­ción han rea­li­za­do re­for­mas a sus sis­te­mas de pen­sio­nes, in­di­có Pa­blo An­to­lín, je­fe de la Uni­dad de Pen­sio­nes de Ca­pi­ta­li­za­ción y sub­di­rec­tor de la Di­vi­sión de Asun­tos Fi­nan­cie­ros de la OCDE.

“To­dos los sis­te­mas de pen­sio­nes de la OCDE han es­ta­do en los úl­ti­mos 10 o 15 años re­for­mán­do­se pri­me­ro pa­ra man­te­ner la sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y así ase­gu­rar que van a dar pen­sio­nes y, se­gun­do, pa­ra me­jo­rar el di­se­ño y ga­ran­ti­zar que las con­tri­bu­cio­nes y los aho­rros de los in­di­vi­duos van a pro­du­cir el me­jor re­sul­ta­do po­si­ble en tér­mi­nos de una pen­sión a la ho­ra de ju­bi­lar­se”, ex­pu­so.

En ese sen­ti­do, el es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có que, más allá de pen­sar en ele­var la edad de re­ti­ro pa­ra el tra­ba­ja­dor, se de­be to­mar en cuen­ta un in­cre­men­to en la con­tri­bu­ción obli­ga­to­ria, que ac­tual­men­te se pro­me­dia en­tre 18 y 20% en los paí­ses miem­bros de la OCDE.

MÉ­XI­CO

El di­rec­ti­vo co­men­tó que en Mé­xi­co tam­bién se de­be ele­var la ta­sa de con­tri­bu­ción, que ac­tual­men­te se en­cuen­tra en 6.5%, pe­ro que es­te in­cre­men­to de­be ir li­ga­do con un au­men­to en los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res, pues de no ha­cer­lo de esa ma­ne­ra se ge­ne­ra­ría em­po­bre­ci­mien­to.

“So­mos cons­cien­tes de que un au­men­to en la con­tri­bu­ción sin un in­cre­men­to de los sa­la­rios em­po­bre­ce a los in­di­vi­duos, es de­cir, si tie­nen que aho­rrar más, que­da­rá me­nos pa­ra el con­su­mo. En­ton­ces, no­so­tros plan­tea­mos que el au­men­to de la con­tri­bu­ción sea li­ga­do al au­men­to de los sa­la­rios, por ejem­plo, si el sa­la­rio au­men­ta 3 pun­tos por­cen­tua­les, 2 pun­tos por­cen­tua­les pue­den ir al au­men­to sa­la­rial y 1 pun­to por­cen­tual pue­de ir al aho­rro pa­ra la ju­bi­la­ción”, ar­gu­men­tó Pa­blo An­to­lín,

Asi­mis­mo, ma­ni­fes­tó que se tie­ne que es­ta­ble­cer una aten­ción mí­ni­ma bá­si­ca igual pa­ra to­dos los me­xi­ca­nos, eli­mi­nar los re­gí­me­nes es­pe­cia­les, ade­más de me­jo­rar el di­se­ño de los sis­te­mas de ca­pi­ta­li­za­ción, pe­ro to­do se tie­ne que ha­cer al mis­mo tiem­po.

An­te la po­si­bi­li­dad de que el país au­men­te su edad de re­ti­ro de los 65 a los 68 años, el di­rec­ti­vo de la OCDE di­jo que es­ta me­di­da tie­ne sus ven­ta­jas y des­ven­ta­jas, por un la­do, el tra­ba­ja­dor po­drá re­ci­bir una me­jor pen­sión, pe­ro ten­drá que rea­li­zar con­tri­bu­cio­nes por un pe­rio­do más pro­lon­ga­do.

“Re­sul­ta que la es­pe­ran­za de vi­da si­gue au­men­tan­do y ten­go un sis­te­ma que me pa­ga lo mis­mo, in­de­pen­dien­te­men­te de si vi­vo más o me­nos. Si el sis­te­ma co­lap­sa, yo me sien­to per­ju­di­ca­do por no ha­ber au­men­ta­do la pro­me­sa de pen­sión al au­men­to de es­pe­ran­za de vi­da, pe­ro, por otro la­do, si se ajus­ta la pen­sión a la es­pe­ran­za de vi­da, ten­go que pa­sar más años con­tri­bu­yen­do y, por con­si­guien­te, ten­dré una me­jor pen­sión, pe­ro con­tri­bui­ré por más tiem­po”, pre­ci­só.

De igual ma­ne­ra, des­ta­có la im­por­tan­cia del aho­rro vo­lun­ta­rio, pues és­te es un com­ple­men­to im­por­tan­te y esen­cial pa­ra cual­quier sis­te­ma de pen­sio­nes.

REN­TA VI­TA­LI­CIA

Por otro la­do, el ex­per­to in­di­có que la ren- ta vi­ta­li­cia sir­ve pa­ra pro­te­ger­se del ries­go de lon­ge­vi­dad, por­que es una ase­gu­ra­do­ra la que se ha­ce car­go de otor­gar la pen­sión has­ta el mo­men­to en que lle­gue a fa­lle­cer la per­so­na.

“El día que me ju­bi­lo de una cuen­ta in­di­vi­dual con­tra­to con una com­pa­ñía de se­gu­ros una ren­ta vi­ta­li­cia y, des­de ese día has­ta el día que me mue­ra, voy a re­ci­bir una pen­sión sin preo­cu­par­me del ries­go de lon­ge­vi­dad, es de­cir, el ries­go de que vi­va más de lo que mis re­cur­sos me per­mi­tan y me pue­da tran­qui­la­men­te re­ti­rar, ésa es la gran ven­ta­ja, que el ries­go de lon­ge­vi­dad, el ries­go de in­ver­sión se lo pa­so a la com­pa­ñía de se­gu­ros”, ex­pre­só.

El aho­rro vo­lun­ta­rio es siem­pre un com­ple­men­to im­por­tan­te y esen­cial pa­ra cual­quier sis­te­ma de pen­sio­nes”. Pa­blo An­to­lín. je­fe de la Uni­dad de Pen­sio­nes de Ca­pi­ta­li­za­ción de la OCDE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.