Ur­gen­te es­ta­ble­cer me­di­das pre­ven­ti­vas

Ac­tual­men­te los paí­ses desa­rro­lla­dos tie­nen las po­bla­cio­nes con ma­yor edad; pe­ro en unas cuán­tas dé­ca­das mu­chos paí­ses en desa­rro­llo al­can­za­rán esos ni­ve­les

El Economista (México) - Reporte Especial - - TENDENCIAS - AL­BA SER­VÍN al­ba.ser­vin@eleconomista.mx

Co­mo con­se­cuen­cia de la dis­mi­nu­ción en las ta­sas de mor­ta­li­dad y na­ta­li­dad, la es­truc­tu­ra po­bla­cio­nal se ha ido trans­for­ma­do con­for­me pa­san los años tan­to en los paí­ses en desa­rro­llo co­mo en los desa­rro­lla­dos, lo que obli­ga a re­plan­tear es­tra­te­gias que bus­quen me­jo­rar las con­di­cio­nes de la po­bla­ción tan­to en ma­te­ria eco­nó­mi­ca co­mo de sa­lud.

Las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, el desa­rro­llo de la me­di­ci­na, así co­mo cam­bios en el es­ti­lo de vi­da, es­tán im­pac­tan­do al mun­do, ge­ne­ran­do un au­men­to en la es­pe­ran­za de vi­da. Aun­que por un la­do, es­tos cam­bios son bien re­ci­bi­dos, por el otro tam­bién ge­ne­ran in­quie­tud de­bi­do a la pér­di­da de per­so­nas en edad pro­duc­ti­va y re­pro­duc­ti­va, ade­más del in­cre­men­to en aque­llas que son po­ten­cial­men­te de­pen­dien­tes, lo cual im­pac­ta­rá de ma­ne­ra ne­ga­ti­va en la eco­no­mía de un país.

CAM­BIOS DE­MO­GRÁ­FI­COS

De acuer­do con la Co­mi­sión Na­cio­nal de Aho­rro pa­ra el Re­ti­ro (Con­sar) en­tre 19501955 la es­pe­ran­za de vi­da al na­cer en el mun­do era de 48.5 años pa­ra las mu­je­res y 45.5 pa­ra los hom­bres, mien­tras que en el pe­rio­do 2015-2020 es de 74.3 años pa­ra las mu­je­res y 69.7 pa­ra los hom­bres. Y se es­pe­ra que pa­ra 2050-2055 el in­di­ca­dor lle­ga­rá, en pro­me­dio glo­bal, a 79.9 años pa­ra las mu­je­res y 75.4 pa­ra los hom­bres.

En­tre 1980 y el 2017, el nú­me­ro de per­so­nas de 60 años o más au­men­tó ca­si el tri­ple a ni­vel mun­dial, pa­san­do de 382 mi­llo­nes a 962 mi­llo­nes. Se pro­yec­ta que en­tre el 2017 y el 2030 cre­ce­rá cer­ca de 46%, al­can­zan­do 1,400 mi­llo­nes de per­so­nas, y pa­ra el año 2050 la po­bla­ción de adul­tos ma­yo­res lle­ga­rá a ca­si 2,100 mi­llo­nes.

Si bien el fe­nó­meno de en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal im­pac­ta a to­das las re­gio­nes del mun­do, se pre­vé que Asia y Amé­ri­ca La­ti­na ex­pe­ri­men­ta­rán un cre­ci­mien­to es­pe­cial­men­te ace­le­ra­do en su po­bla­ción de 60 años o más.

EN MÉ­XI­CO

En es­te con­tex­to de cam­bio en la com­po­si­ción de la po­bla­ción glo­bal, Mé­xi­co no ha si­do la ex­cep­ción. El país ex­pe­ri­men­ta una “tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca”. En lo que se re­fie­re a la ta­sa de fe­cun­di­dad, ha dis­mi­nui­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te: en 1950 una mu­jer te­nía en pro­me­dio 6.75 hi­jos, mien­tras que en el 2000 es­ta ci­fra se re­du­jo a 2.61 hi­jos y se es­pe­ra que lle­gue a 1.71 hi­jos en el 2050. Mien­tras que la es­pe­ran­za de vi­da al na­cer se in­cre­men­tó de 50.7 años en 1950 a 74.9 años en el 2000 y se pro­yec­ta que al­can­ce 83.4 años en el 2050.

Es im­por­tan­te des­ta­car que el in­cre­men­to en la es­pe­ran­za de vi­da no es un pro­ble­ma en sí mis­mo, por el con­tra­rio, es un lo­gro de los avan­ces al­can­za­dos; sin em­bar­go, es el es­ta­ble­ci­mien­to de una nue­va di­ná­mi­ca con el des­cen­so de la po­bla­ción, ya que el he­cho de que ha­ya más per­so­nas que vi­van du­ran­te más tiem­po po­dría te­ner im­pli­ca­cio­nes en la eco­no­mía glo­bal, par­ti­cu­lar­men­te en Amé­ri­ca La­ti­na, don­de la que la de­sigual­dad tie­ne un ni­vel al­to, y pue­de pro­fun­di­zar­se en­tre las po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles, co­mo los adul­tos ma­yo­res.

El pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co de Mé­xi­co no es re­ver­si­ble, el Con­se­jo Na­cio­nal de Po­bla­ción (Co­na­po) es­ti­ma que los adul­tos ma­yo­res de ma­ña­na ya na­cie­ron. “Las ge­ne­ra­cio­nes más nu­me­ro­sas, las na­ci­das en­tre 1960 y 1980, in­gre­sa­rán al gru­po de 60 años y más a par­tir del 2020. Es­to se re­fle­ja en el au­men­to de las pro­por­cio­nes de adul­tos ma­yo­res en las pró­xi­mas dé­ca­das. En el 2000 la pro­por­ción de adul­tos ma­yo­res fue de al­re­de­dor de 7 por cien­to. Se es­ti­ma que es­te por­cen­ta­je se in­cre­men­te a 12.5% en el 2020 y a 28% en el 2050”.

IM­PAC­TO ECO­NÓ­MI­CO

De acuer­do con la Cepal, el rá­pi­do en­ve­je­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co ten­drá im­pac­tos eco­nó­mi­cos tan­to en el ni­vel agre­ga­do co­mo en el in­di­vi­dual. Se ha plan­tea­do que una po­bla­ción ve­te­ra­na crea­rá pre­sio­nes fuertes so­bre los sis­te­mas de pen­sio­nes y ge­ne­ra­rá di­fi­cul­ta­des a los paí­ses pa­ra ga­ran­ti­zar su sol­ven­cia y sos­te­ni­bi­li­dad, es­pe­cial­men­te aque­llos sis­te­mas ba­sa­dos en el re­par­to.

“Es­tas di­fi­cul­ta­des im­pe­di­rían que las per­so­nas cuen­ten con re­cur­sos eco­nó­mi­cos ne­ce­sa­rios pa­ra sol­ven­tar sus ne­ce­si­da­des en la eta­pa fi­nal de la vi­da. En ma­te­ria de po­lí­ti­cas, ga­ran­ti­zar en el cor­to pla­zo la se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca en la ve­jez es uno de los re­tos más com­ple­jos”, se­ña­la la Cepal.

La ca­pa­ci­dad de las per­so­nas de dis­po­ner de bie­nes en ge­ne­ral, eco­nó­mi­cos y no eco­nó­mi­cos, cons­ti­tu­ye un ele­men­to cla­ve en la ca­li­dad de vi­da en la ve­jez. En es­te sen­ti­do, la se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca de las per­so­nas ma­yo­res se de­fi­ne co­mo la ca­pa­ci­dad de dis­po­ner y usar de for­ma in­de­pen­dien­te una cier­ta can­ti­dad de re­cur­sos eco­nó­mi­cos re­gu­la­res y en mon­tos su­fi­cien­tes pa­ra ase­gu­rar una bue­na ca­li­dad de vi­da.

El go­ce de la se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca per­mi­ti­rá a las per­so­nas ma­yo­res sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des ob­je­ti­vas que ha­cen a una bue­na ca­li­dad de vi­da y dis­po­ner de in­de­pen­den­cia en la to­ma de de­ci­sio­nes.

AHO­RRO

Con ba­se en los re­sul­ta­dos de la en­cues­ta rea­li­za­da por Ama­fo­re en el 2013, a ni­vel na­cio­nal, Aho­rro y Fu­tu­ro: ¿Có­mo vi­ven el re­ti­ro los me­xi­ca­nos?, se se­ña­la que 41% de la po­bla­ción en edad de re­ti­ro con­ti­núa tra­ba­jan­do. Si bien al­gu­nas de es­tas per­so­nas lo ha­cen pa­ra man­te­ner­se ac­ti­vas, la ma­yo­ría lo ha­ce por­que ne­ce­si­ta el in­gre­so, au­na­do con que la ma­yo­ría lo ha­ce en la in­for­ma­li­dad, lo que per­mi­te an­ti­ci­par que no ten­drán una pen­sión. En par­ti­cu­lar, 48% de esa po­bla­ción adul­ta ma­yor que aún tra­ba­ja no co­ti­za, ni co­ti­zó, a nin­gún ins­ti­tu­to de se­gu­ri­dad so­cial. Es de­cir, el re­ti­ro la­bo­ral en Mé­xi­co no es si­nó­ni­mo de pen­sión pa­ra mu­chos; de he­cho, pa­ra al­gu­nas per­so­nas adul­tas ma­yo­res el re­ti­ro no es una op­ción to­da vez que re­quie­ren con­ti­nuar ge­ne­ran­do in­gre­sos. Por ejem­plo, se es­ti­ma que 85% de las per­so­nas ma­yo­res que aún tra­ba­jan no cuen­tan con nin­gún ti­po de pen­sión ni con asis­ten­cias me­dian­te pro­gra­mas de ayu­das es­ta­ta­les y fe­de­ra­les des­ti­na­dos a per­so­nas de edad avan­za­da.

De aquí ra­di­ca la im­por­tan­cia de in­cen­ti­var la cul­tu­ra del aho­rro, a me­di­da que la edad avan­za, las per­so­nas se vuel­ven más cons­cien­tes de la pla­nea­ción pa­ra el re­ti­ro; sin em­bar­go, en mu­chos ca­sos em­pie­zan de­ma­sia­do tar­de.

A pe­sar que exis­te una con­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia del aho­rro po­co los ha­cen. Es im­por­tan­te en­con­trar es­tra­te­gias que con­vier­tan esas “bue­nas vo­lun­ta­des” en ac­cio­nes con­cre­tas. Es ne­ce­sa­rio pen­sar, cuan­do me­nos, en es­tra­te­gias que sim­pli­fi­quen y es­ta­bi­li­cen los me­ca­nis­mos pa­ra aho­rrar, que dis­tri­bu­yan in­for­ma­ción so­bre los mis­mos y so­bre su im­por­tan­cia.

Si bien la res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual es la ba­se pa­ra te­ner un re­ti­ro sa­tis­fac­to­rio, la se­gu­ri­dad so­cial es una he­rra­mien­ta de la so­cie­dad en su con­jun­to, por lo que es ne­ce­sa­rio crear si­ner­gias que con­tri­bu­yan a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas adul­tas ma­yo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.