Elec­ción his­tó­ri­ca: de­mó­cra­tas im­po­nen con­tra­pe­sos al pre­si­den­te

El Economista (México) - Termómetro Económico - - MERCADOS DE CAPITALES - * Erin O’Reilly es Ana­lis­ta In­ter­na­cio­nal de Sig­num Re­search.

Las elec­cio­nes in­ter­me­dias del mar­tes en Es­ta­dos Uni­dos mos­tra­ron re­sul­ta­dos mix­tos; no es exac­ta­men­te la “ola azul” desea­da por los de­mó­cra­tas, ni la ex­tre­ma con­so­li­da­ción del po­der im­pul­sa­da por re­pu­bli­ca­nos y el pre­si­den­te Do­nald Trump

A par­tir de enero del 2019, el Con­gre­so de EU se di­vi­di­rá, con los re­pu­bli­ca­nos agre­gan­do dos es­ca­ños a la ma­yo­ría en el Se­na­do y los de­mó­cra­tas en con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, lo que ter­mi­na­rá con dos años de go­bierno de par­ti­do úni­co en Was­hing­ton y la de­vo­lu­ción de con­tra­pe­sos al Par­ti­do Re­pu­bli­cano y al Po­der Eje­cu­ti­vo.

En la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, los de­mó­cra­tas lo­gra­ron una ma­yo­ría, que, si bien no es de­ci­si­va, cuen­ta con 223 es­ca­ños o 51.3% del to­tal. Los re­pu­bli­ca­nos de la Cá­ma­ra mues­tran 197 es­ca­ños o 45.3%, con 15 es­ca­ños aún por de­cla­rar. En el Se­na­do, sin em­bar­go, los re­pu­bli­ca­nos au­men­ta­ron su ma­yo­ría, ter­mi­nan­do con 51 es­ca­ños o 51.0% de la Cá­ma­ra. El Par­ti­do De­mó­cra­ta per­ma­ne­ce en la mi­no­ría del Se­na­do con 44 es­ca­ños o 44.0%; ade­más, hay dos es­ca­ños in­de­pen­dien­tes en el Se­na­do, in­clui­do Ber­nie San­ders, de Ver­mont, que ge­ne­ral­men­te con­cuer­da con los de­mó­cra­tas.

Si bien los ma­pas del Con­gre­so en ro­jo y azul do­mi­nan los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, es­tos grá­fi­cos de­li­nea­dos pue­den ocul­tar las com­ple­jas reali­da­des lo­ca­les que ten­drán un pro­fun­do im­pac­to en el go­bierno de EU en los dos años pre­vios a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2020. Las con­tien­das es­ta­ta­les y lo­ca­les, las go­ber­na­cio­nes y los cam­bios en las le­gis­la­tu­ras es­ta­ta­les, aun­que han re­ci­bi­do me­nos co­ber­tu­ra, fue­ron vic­to­rias de­ci­si­vas pa­ra los de­mó­cra­tas que po­drían in­di­car un apo­yo cre­cien­te e im­pac­tar po­si­ti­va­men­te en el im­pul­so del par­ti­do ha­cia el 2020.

Ade­más, mu­chas con­tien­das de mi­tad de pe­rio­do en el 2018 re­fle­ja­ron im­por­tan­tes cam­bios de­mo­grá­fi­cos y geo­grá­fi­cos en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co na­cio­nal. Tam­bién fui­mos tes­ti­gos de una di­fe­ren­cia­ción en el re­sul­ta­do del par­ti­do ba­sa­do en con­tex­tos lo­ca­les úni­cos, don­de los vo­tan­tes al­ta­men­te po­la­ri­za­dos se mo­vie­ron más allá de la lí­nea del par­ti­do o rom­pie­ron con las afi­lia­cio­nes tra­di­cio­na­les. To­me­mos, por ejem­plo, la elec­ción de Mas­sa­chu­setts de un go­ber­na­dor re­pu­bli­cano y la elec­ción de un se­na­dor de­mó­cra­ta en Vir­gi­nia oc­ci­den­tal.

Las vic­to­rias de los de­mó­cra­tas a ni­vel na­cio­nal y lo­cal re­pre­sen­tan un triun­fo mu­cho más gran­de de lo que se pue­de apre­ciar en las ci­fras. Los can­di­da­tos de­mó­cra­tas su­pe­raron desafíos ex­tre­mos pa­ra de­rro­tar a los in­cum­ben­tes (las ta­sas de re­elec­ción del ti­tu­lar son en­tre 90 y 98%), cam­bian­do a los dis­tri­tos tra­di­cio­nal­men­te con­ser­va­do­res o ga­nan­do vo­tos en los dis­tri­tos de Trump en el 2016. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que va­rias con­tien­das crí­ti­cas que vie­ron un au­men­to en el apo­yo de­mó­cra­ta en zo­nas tra­di­cio­nal­men­te ro­jas to­da­vía es­tán de­ma­sia­do re­ñi­das, in­clui­das las elec­cio­nes de go­ber­na­dor en Geor­gia y Flo­ri­da.

De­bi­do a lo an­te­rior, es pro­ba­ble que NAF­TA 2.0 o T-MEC aún sean apro­ba­dos por un nue­vo Con­gre­so. A pe­sar de una lar­ga ten­den­cia de de­ca­den­cia de la apro­ba­ción re­pu­bli­ca­na pa­ra el li­bre co­mer­cio y la glo­ba­li­za­ción, el co­mer­cio y la re­la­ción tri­la­te­ral en­tre Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co y Ca­na­dá es un te­ma bi­par­ti­dis­ta se­gu­ro. Sin em­bar­go, el ver­da­de­ro desafío ra­di­ca en los aran­ce­les de Trump, ya que tan­to Mé­xi­co co­mo Ca­na­dá se han ne­ga­do a fir­mar el acuer­do con el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos has­ta que eli­mi­ne sus ta­ri­fas de re­pre­sa­lia. El desafío es que de­bi­do a que las ta­ri­fas se im­ple­men­ta­ron por or­den eje­cu­ti­va, se­gui­rá sien­do una ba­rre­ra pa­ra el USM­CA has­ta que el Con­gre­so al­can­ce una ma­yo­ría a prue­ba de ve­to que bus­que eli­mi­nar el po­der pre­si­den­cial pa­ra im­po­ner ta­ri­fas.

Por ejem­plo, el Ar­tícu­lo 1 de la Cons­ti­tu­ción de Es­ta­dos Uni­dos con­fie­re el po­der de es­ta­ble­cer ta­ri­fas en el Con­gre­so, y el pre­si­den­te tie­ne es­ta ca­pa­ci­dad por­que el Con­gre­so apro­bó le­yes que se lo otor­gan. El se­na­dor re­pu­bli­cano Mi­ke Lee, de Utah, pre­sen­tó la Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Co­mer­cial Glo­bal (S. 177), lo que sig­ni­fi­ca­ría que el Con­gre­so de­be apro­bar los au­men­tos de aran­ce­les u otras “ac­cio­nes co­mer­cia­les uni­la­te­ra­les”. El pro­yec­to de ley no avan­zó, pe­ro de­pen­dien­do de las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de los aran­ce­les de Trump en los pró­xi­mos me­ses en los dis­tri­tos elec­to­ra­les cla­ve del Con­gre­so, co­mo los agri­cul­to­res del me­dio oes­te, es po­si­ble que el Con­gre­so vuel­va a exa­mi­nar es­ta po­si­bi­li­dad.

TO AR­CHI­VO: AP FO-

El par­ti­do De­mó­cra­ta re­cu­pe­ró la Cá­ma­ra Ba­ja en Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.