¿Fal­sas no­ti­cias? Una his­to­ria muy an­ti­gua

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Editorial - Por Ro­bert G. Par­kin­son

La se­ma­na pa­sa­da, The Was­hing­ton Post in­for­mó que Paul Hor­ner, de 38 años, “due­ño de un im­pe­rio de no­ti­cias fal­sas en Fa­ce­book”, cree que le dio la vuel­ta a las elec­cio­nes en fa­vor de Do­nald Trump. Pa­ra mu­chos, la afir­ma­ción in­di­ca un cam­bio alar­man­te en un te­rri­to­rio po­lí­ti­co des­co­no­ci­do. Pe­ro las no­ti­cias fal­sas son par­te de la his­to­ria de EU. De he­cho, se re­mon­tan a la fun­da­ción de la re­pú­bli­ca.

En 1769, John Adams es­cri­bió con re­go­ci­jo en su dia­rio que ha­bía pa­sa­do la no­che ocu­pa­do con “un cu­rio­so em­pleo: co­ci­nar pá­rra­fos, ar­tícu­los, ocu­rren­cias, et­cé­te­ra, ¡ha­cien­do tra­ba­jar la ma­qui­na­ria po­lí­ti­ca!”. Adams, jun­to con su pri­mo Sam y un pu­ña­do de otros pa­trio­tas de Bos­ton, es­ta­ban plan­tan­do his­to­rias fal­sas y exa­ge­ra­das con el fin de so­ca­var la au­to­ri­dad real en Mas­sa­chu­setts.

Mu­chos otros lí­de­res de la re­vo­lu­ción ame­ri­ca­na tam­bién in­ten­ta­ron ma­ni­pu­lar a la opi­nión pú­bli­ca al fa­bri­car his­to­rias que pa­re­cían ver­da­de­ras. Wi­lliam Li­vings­ton, en­ton­ces go­ber­na­dor de Nue­va Jer­sey, ela­bo­ró en se­cre­to lar­gos ar­tícu­los que los edi­to­res de pe­rió­di­cos pu­bli­ca­ban. Uno, ti­tu­la­do “The Im­par­tial Ch­ro­ni­cle”, era cual­quier co­sa me­nos real, pues en él afir­ma­ba que el rey es­ta­ba en­vian­do de­ce­nas de mi­les de sol­da­dos ex­tran­je­ros pa­ra ma­tar a los es­ta­dou­ni­den­ses.

Pe­ro el más im­por­tan­te fue ela­bo­ra­do en 1782, en una im­pren­ta im­pro­vi­sa­da en un su­bur­bio de Pa­rís. Ben­ja­mín Fran­klin se to­mó un tiem­po li­bre co­mo em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se en Fran­cia e in­ven­tó una edi­ción en­te­ra­men­te fal­sa de un pe­rió­di­co ver­da­de­ro de Bos­ton, el Ch­ro­ni­cle In­de­pen­dent. En él, Fran­klin ela­bo­ró una his­to­ria que su­pues­ta­men­te ha­bía su­ce­di­do en la fron­te­ra de Nue­va York.

La his­to­ria era es­pan­to­sa: las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses ha­bían des­cu­bier­to bol­sas que con­te­nían más de 700 “ca­be­lle­ras de nues­tros in­fe­li­ces pai­sa­nos”. Ha­bía bol­sas con ca­be­lle­ras de mu­cha­chos, mu­cha­chas, sol­da­dos e in­clu­so, de ni­ños, to­das su­pues­ta­men­te to­ma­das por los in­dios en com­pli­ci­dad con el rey Jor­ge. Tam­bién ha­bía una no­ta es­cri­ta al rey ti­rano, con la es­pe­ran­za de que re­ci­bie­ra es­tos re­ga­los y se ale­gra­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.