Nue­vas ten­sio­nes en­tre EU y Cu­ba, es­ta vez sin el Co­man­dan­te

La in­cer­ti­dum­bre se vi­ve en Cu­ba des­pués de que Do­nald Trump se hi­zo con la elec­ción pre­si­den­cial y la is­la ya no cuen­ta con la fi­gu­ra de Fi­del Cas­tro

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Editorial -

En Fox News Sun­day, Rein­ce Prie­bus, el nuevo je­fe de Ga­bi­ne­te de Trump, di­jo: “Va a te­ner que ha­ber al­gún mo­vi­mien­to des­de Cu­ba pa­ra po­der te­ner una re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos”.

Cas­tro ten­dría que to­mar me­di­das pa­ra per­mi­tir más li­ber­ta­des po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y re­li­gio­sas, di­jo Prie­bus. “Es­tas co­sas de­ben cam­biar pa­ra te­ner re­la­cio­nes abier­tas y li­bres, y eso es lo que cree el pre­si­den­te elec­to Trump”.

El pre­si­den­te Oba­ma anun­ció en di­ciem­bre del 2014 que Es­ta­dos Uni­dos res­ta­ble­ce­ría re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Cu­ba, sus­pen­di­das por el pre­si­den­te Dwight Ei­sen­ho­wer en 1961.

Oba­ma in­sis­tió en que el com­pro­mi­so con Cu­ba, in­clu­yen­do me­nos res­tric­cio­nes a los via­jes y al co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos, fa­ci­li­ta­ría los cam­bios de­mo­crá­ti­cos a lar­go pla­zo que Was­hing­ton no ha­bía con­se­gui­do du­ran­te me­dio si­glo de san­cio­nes pu­ni­ti­vas.

Pe­ro Trump di­jo du­ran­te su cam­pa­ña que Oba­ma no obtuvo un buen “acuer­do” y que Cu­ba de­bía ha­cer más.

Mien­tras que só­lo el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos pue­de le­van­tar el em­bar­go ha­cia Cu­ba, Trump po­dría re­ver­tir mu­chas de las ór­de­nes eje­cu­ti­vas que han lle­va­do una olea­da de vi­si­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses a la is­la y una fie­bre de nuevo in­te­rés de las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses.

Si Trump in­ten­ta re­ver­tir esas me­di­das o apli­car más pre­sión eco­nó­mi­ca, el go­bierno de Cas­tro po­dría re­cu­lar. Du­ran­te el úl­ti­mo pico de ten­sio­nes en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba en mar­zo del 2003, cuan­do Fi­del Cas­tro aún es­ta­ba en el car­go, or­de­nó la de­ten­ción de 75 di­si­den­tes, con­de­nán­do­los a du­ras pe­nas de pri­sión. Unas semanas más tar­de, Cas­tro aplas­tó una se­rie de se­cues­tros de bar­cos y avio­nes por par­te de cu­ba­nos que in­ten­ta­ban lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos, eje­cu­tan­do a tres hom­bres que to­ma­ron un trans­bor­da­dor de pa­sa­je­ros en La Habana y tra­ta­ron de di­ri­gir­lo ha­cia Flo­ri­da.

Pe­ro Cu­ba te­nía un go­bierno más rí­gi­do en­ton­ces, don­de po­cos se atre­vie­ron a cri­ti­car el go­bierno en pú­bli­co. Los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad del go­bierno si­guen sien­do om­ni­pre­sen­tes, des­man­te­lan­do opo­si­cio­nes or­ga­ni­za­das, pe­ro las cons­tan­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes ma­si­vas de la Cu­ba de Fi­del Cas­tro han des­apa­re­ci­do en su ma­yo­ría con su her­mano me­nor.

Ade­más, el mo­no­po­lio del go­bierno so­bre la in­for­ma­ción se ha ro­to. Mi­llo­nes de cu­ba­nos tie­nen ce­lu­la­res, y más de 100 nue­vos si­tios con wi­fi en to­da la is­la per­mi­ten a los cu­ba­nos co­nec­tar­se en lí­nea y char­lar con ami­gos y pa­rien­tes en el ex­tran­je­ro. Los pro­gra­mas de te­le­vi­sión ex­tran­je­ros y la pro­gra­ma­ción de no­ti­cias cir­cu­lan am­plia­men­te en las me­mo­rias por­tá­ti­les.

La re­tó­ri­ca de Fi­del Cas­tro ya no es la ban­da so­no­ra de la vi­da pú­bli­ca cu­ba­na. Raúl Cas­tro ha­ce un dis­cur­so ca­da po­cos me­ses, es­co­gien­do cui­da­do­sa­men­te sus pa­la­bras y le­yen­do un tex­to pre­pa­ra­do. Un mi­li­tar de por vi­da, elo­gia la pla­ni­fi­ca­ción, la mo­des­tia y la pre­pa­ra­ción, y uti­li­za la pa­la­bra “im­pro­vi­sa­ción” co­mo una pe­yo­ra­ti­va.

Esas cua­li­da­des ayu­da­ron a fa­ci­li­tar las ne­go­cia­cio­nes se­cre­tas con la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma so­bre la res­tau­ra­ción de las re­la­cio­nes, pe­ro no pue­den ayu­dar­le a con­tra­rres­tar el len­gua­je más agre­si­vo del pre­si­den­te Trump. Raúl Cas­tro no tui­tea, no da en­tre­vis­tas a los me­dios y no mues­tra en­tu­sias­mo, a di­fe­ren­cia de Fi­del, por es­tar en el cen­tro de aten­ción. Po­dría te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­var a los cu­ba­nos más jó­ve­nes de vuel­ta a las trin­che­ras del an­ti­im­pe­ria­lis­mo de su her­mano ma­yor, pi­dien­do más sa­cri­fi­cio y obe­dien­cia.

De nue­va cuen­ta, el or­gu­llo na­cio­nal cu­bano si­gue sien­do una fuer­za po­de­ro­sa en la is­la, y na­da se mue­ve co­mo una ame­na­za per­ci­bi­da por un lí­der es­ta­dou­ni­den­se arro­gan­te, di­jo Ar­tu­ro Ló­pez-Levy, un exa­na­lis­ta de In­te­li­gen­cia cu­bano que en­se­ña en la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Río Gran­de Va­lley.

“In­clu­so si no hay Fi­del, no sub­es­ti­mes el po­der de mo­vi­li­za­ción del na­cio­na­lis­mo cu­bano”, di­jo Ló­pez-Levy. El in­ten­so na­cio­na­lis­mo cu­bano “pre­ce­dió a Fi­del”, di­jo, “y so­bre­vi­vi­rá co­mo un ac­tor im­por­tan­te en la po­lí­ti­ca cu­ba­na más allá de su muerte”.

En un pe­que­ño bar lla­ma­do Los Afor­tu­na­dos, un gru­po de jó­ve­nes cu­ba­nos di­jo el do­min­go que te­mía que Trump lle­va­ra las re­la­cio­nes en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba a co­mo es­ta­ban en el pa­sa­do, ya que pa­re­cía que sus vi­das se es­ta­ban ha­cien­do más fá­ci­les.

Si res­trin­ge los via­jes y la ca­pa­ci­dad de los cu­ba­nos en los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra vi­si­tar a sus fa­mi­lia­res, “se­ría te­rri­ble pa­ra no­so­tros”, di­jo Yos­bel Be­ní­tez, de 30 años.

Su ami­go Ri­car­do Ma­rre­ro, de 28 años, que emi­gró a Es­ta­dos Uni­dos en el 2013, re­gre­só pa­ra una vi­si­ta. Ma­rre­ro no ha­bía vis­to a su es­po­sa y a su hi­ja de 4 años en un año. Pe­ro con los si­tios con wi­fi, aho­ra los ve to­dos los días usan­do la po­pu­lar apli­ca­ción de chat de vi­deo IMO. Dos años an­tes, le cos­ta­ría 2 dó­la­res por mi­nu­to ha­blar con ellos por te­lé­fono.

“Es lo que me da la fuer­za pa­ra se­guir tra­ba­jan­do du­ro pa­ra traer­los”, di­jo Ma­rre­ro.

Los via­jes en avión son más fá­ci­les. El 28 de no­viem­bre pa­sa­do lle­gó el pri­mer vue­lo co­mer­cial pro­ve­nien­te de Mia­mi en 50 años ate­rri­zó en La Habana, y las ta­ri­fas son me­nos de la mi­tad del pre­cio que es­tán en los vue­los chár­ter res­tric­ti­vos que han si­do la úni­ca op­ción has­ta aho­ra.

Ma­rre­ro no era ele­gi­ble pa­ra vo­tar en Flo­ri­da, pe­ro di­jo que apo­ya­ba a Trump y le di­jo a sus ami­gos y fa­mi­lia­res que no te­mie­ran de los pla­nes del pre­si­den­te elec­to pa­ra Cu­ba. “Es un hom­bre de ne­go­cios”, di­jo. “Él en­tien­de”.

El bar Los Afor­tu­na­dos, uno de los ne­go­cios pri­va­dos per­mi­ti­dos ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de Raúl Cas­tro, se en­cuen­tra jus­to en­fren­te del re­cin­to di­plo­má­ti­co de Es­ta­dos Uni­dos, que Oba­ma res­ta­ble­ció el año pa­sa­do.

Ca­na­dá, México y otras na­cio­nes ba­ja­ron las ban­de­ras el 27 de no­viem­bre en sus embajadas en La Habana en ho­me­na­je a Fi­del Cas­tro, pe­ro la ban­de­ra de Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ba rom­pien­do el vien­to en la par­te su­pe­rior del pos­te.

Nick Mi­roff es corresponsal en Amé­ri­ca La­ti­na pa­ra The Was­hing­ton Post.

Fo­tos: ap

Cu­ba es­tá ex­pec­tan­te de lo que pue­da ocu­rrir con la ges­tión del pre­si­den­te Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­dos.

Fo­to: reuters

La aper­tu­ra co­mer­cial en­tre Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos de­pen­de­rá de la ru­ta que tra­cen Raúl Cas­tro y Do­nald Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.