Tran­qui­los, Es­ta­dos Uni­dos no es­tá en una dis­to­pía eco­nó­mi­ca

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Editorial -

El in­for­mó: “Los em­plea­do­res es­ta­dou­ni­den­ses agre­ga­ron 178,000 em­pleos ajus­ta­dos es­ta­cio­nal­men­te en no­viem­bre y la ta­sa de des­em­pleo ca­yó a 4.6%, di­jo el De­par­ta­men­to de Tra­ba­jo el vier­nes pa­sa­do, mien­tras que la ta­sa fue la más ba­ja des­de agos­to del 2007, lo que re­fle­jó que al­gu­nos en­con­tra­ron tra­ba­jo aun cuan­do más gen­te aban­do­nó la fuer­za de tra­ba­jo”.

Cier­ta­men­te las ten­den­cias preo­cu­pan­tes con­ti­núan. (“La dis­mi­nu­ción de la par­ti­ci­pa­ción en la fuer­za de tra­ba­jo es una de las ten­den­cias eco­nó­mi­cas más preo­cu­pan­tes de la na­ción, des­ta­can­do las co­rrien­tes cru­za­das que han le­van­ta­do las pers­pec­ti­vas de mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses, al tiem­po que crean nue­vos re­tos pa­ra los de­más”). Hay otros pun­tos es­pe­cí­fi­cos po­si­ti­vos. (“Una me­di­da am­plia del des­em­pleo y el subem­pleo, que in­clu­ye a los que de­ja­ron de bus­car y a los que tra­ba­jan medio tiem­po que desean em­pleos de tiem­po com­ple­to, fue de 9.3% en no­viem­bre, fren­te a 9.5% del mes an­te­rior y el ni­vel más ba­jo des­de abril”). Sin em­bar­go, co­mo an­ti­ci­pa­mos una nue­va ad­mi­nis­tra­ción con un pre­si­den­te que pin­tó a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se co­mo un nau­fra­gio, al­gu­na pers­pec­ti­va es­tá en or­den.

Hay que dar­le cré­di­to al pre­si­den­te George W. Bush y, a su vez, a Ba­rack Oba­ma (y a la Re­ser­va Fe­de­ral y sus res­pec­ti­vos pre­si­den­tes del De­par­ta­men­to del Te­so­ro) por las me­di­das de emer­gen­cia que pre­vi­nie­ron un co­lap­so del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Bush apro­bó y Oba­ma con­ti­núo el Trou­bled As­sets Re­lief Pro­gram (TARP), que se en­con­tró con una amar­ga re­sis­ten­cia por los po­pu­lis­tas de de­re­cha e iz­quier­da.

Mi co­le­ga de The Was­hing­ton Post Ro­bert Sa­muel­son es­cri­bió: Una lec­ción de la cri­sis fi­nan­cie­ra es es­ta: Cuan­do un sis­te­ma fi­nan­cie­ro su­cum­be an­te el pá­ni­co, só­lo el go­bierno es lo su­fi­cien­te­men­te poderoso pa­ra pre­ve­nir su co­lap­so. El pá­ni­co sig­ni­fi­ca el triun­fo del mie­do. TARP fue par­te de un pro­ce­so en el que se ven­ció al mie­do. No fue lo úni­co, pe­ro sí al­go esen­cial. Sin TARP, es­ta­ría­mos peor hoy en día”. Es­to fue en el 2010, cuan­do el des­em­pleo es­ta­ba cer­ca de 9 por cien­to.

Da­da la enor­me bre­cha de tiem­po en­tre el es­tí­mu­lo de ca­si 1,000 millones de dó­la­res al arran­que del cre­ci­mien­to del em­pleo, es­ta­mos me­nos con­ven­ci­dos de que es­to ju­gó un rol im­por­tan­te en re­vi­vir la eco­no­mía de 15,000 bi­llo­nes de dó­la­res. (Los li­be­ra­les se que­ja­ron de que era de­ma­sia­do pe­que­ño pa­ra que fun­cio­na­ra -an­tes de de­ci­dir que eso nos dio la “re­cu­pe­ra­ción de Oba­ma”-).

Los alar­mis­tas de to­dos los la-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.