La Re­ser­va Sioux de Stan­ding Rock

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Editorial -

es un si­tio sa­gra­do pa­ra los na­ti­vos ame­ri­ca­nos de la zo­na del nor­te del río Mis­sou­ri.

La jo­ven, una ca­ma­re­ra de Flo­ri­da, eli­gió el ser­vi­cio de co­ci­na, así que Obom la en­vió a una tien­da cer­ca­na.

Obom lle­gó aquí a prin­ci­pios de no­viem­bre, con­du­cien­do 25 ho­ras en su ca­mio­ne­ta Dod­ge des­de Olym­pia, Was­hing­ton, pa­ra unir­se a un mo­vi­mien­to que ha­bía es­ta­do mo­ni­to­rean­do en las re­des so­cia­les.

“Es im­por­tan­te re­co­no­cer la lar­ga his­to­ria del co­lo­nia­lis­mo que tie­ne nues­tro país”, re­fi­rió Obom, hi­ja de dos ma­ri­nes es­ta­dou­ni­den­ses y fun­da­do­ra de una es­cue­la que ofre­ce edu­ca­ción al ai­re li­bre pa­ra la ju­ven­tud ur­ba­na.

“No es­cu­cha­mos ha­blar de te­mas in­dí­ge­nas a me­nu­do”, di­jo. “Así que cuan­do vi lo que es­ta­ba su­ce­dien­do aquí en Stan­ding Rock y la aten­ción que re­ci­bía, vi que era una opor­tu­ni­dad pa­ra am­pliar las vo­ces in­dí­ge­nas en to­do el país”.

Ella es­tá en­tre los mi­les de otras per­so­nas no in­dí­ge­nas de to­do el país y el mun­do que han si­do atraí­dos a Stan­ding Rock.

Pi­can le­ña, cons­tru­yen te­pees, re­co­gen ba­su­ra, pin­tan pan­car­tas de pro­tes­ta, ayu­dan con el re­ci­cla­je y el com­pos­ta­je y asis­ten a se­sio­nes de ca­pa­ci­ta­ción so­bre de­re­chos in­dí­ge­nas. A ve­ces se unen a pro­tes­tas de ac­ción di­rec­ta que han lle­va­do a enfrentamientos con au­to­ri­da­des y de­ce­nas de arres­tos. Al­gu­nos que han si­do arres­ta­dos y res­ca­ta­dos asis­ten dia­ria­men­te a las “reunio­nes de de­te­ni­dos” pa­ra ob­te­ner ase­so­ra­mien­to de abo­ga­dos vo­lun­ta­rios.

Obom se man­tie­ne le­jos de las pro­tes­tas. Ha en­con­tra­do su lu­gar ayu­dan­do a coor­di­nar a los vo­lun­ta­rios co­mo una for­ma de “mos­trar so­li­da­ri­dad” con una mi­no­ría que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do “pri­va­da de de­re­chos y mar­gi­na­da”.

“Creo que es im­por­tan­te no ver a otras per­so­nas tan di­fe­ren­tes de us­te­des que me­re­cen de­re­chos hu­ma­nos di­fe­ren­tes”, di­jo Obom.

Obom fue cria­da en Ca­ro­li­na del Nor­te y el es­ta­do de Was­hing­ton, y sus dos pa­dres se des­ple­ga­ron en el Orien­te Medio en la ope­ra­ción Tor­men­ta del De­sier­to. De ni­ña, di­jo que que­ría es­tar en el ejér­ci­to, y siem­pre dor­mía con los ma­nua­les de cam­po de sus pa­dres de­ba­jo de su ca­ma.

Fi­nal­men­te, se dio cuen­ta de que era de­ma­sia­do “sen­si­ble y tí­mi­da” pa­ra los mi­li­ta­res: “Sen­tía que te­nía que ha­ber una ma­ne­ra de co­nec­tar­me con gen­te que no im­pli­ca­ra tan­to gri­tar. (El) mun­do se sien­te más se­gu­ro”.

En la uni­ver­si­dad, es­tu­dió en­fer­me­ría y con­se­je­ría y ob­tu­vo un tí­tu­lo en sa­lud y desa­rro­llo hu­mano, que ha pues­to en prác­ti­ca en el ac­ti­vis­mo co­mu­ni­ta­rio con te­mas de jó­ve­nes y mu­je­res.

“Es­te mo­vi­mien­to en Stan­ding Rock ha te­ni­do efec­tos in­creí­bles”, di­jo. “La gen­te que an­tes po­día ig­no­rar­lo aho­ra tie­ne que ver­lo y re­co­no­cer la ame­na­za de es­tas co­sas”.

JON MOLL, DIPU­TADO DEL SHE­RIFF DEL CON­DA­DO DE MOR­TON

No­che tras no­che el dipu­tado del she­riff Jon Moll se po­ne el cas­co, el es­cu­do fa­cial y la ar­ma­du­ra pa­ra en­fren­tar­se a cien­tos de ma­ni­fes­tan­tes enoja­dos.

No ha te­ni­do un día li­bre en más de un mes. Di­jo que ha­bía si­do gol­pea­do con ro­cas dis­pa­ra­das de hon­das y tro­zos de le­ña y ha vis­to a ma­ni­fes­tan­tes lan­zar a los ofi­cia­les bol­sas de ori­na y he­ces.

“Es­tán cons­tan­te­men­te gri­tan­do: ‘So­mos pa­cí­fi­cos, es­ta­mos en paz, es­ta­mos en paz’, y lue­go comienzan a lan­zar co­sas, di­jo Moll, de 38 años. “Si vas a ser vio­len­to, só­lo di­lo, pe­ro no me es­cu­pas la pro­pa­gan­da y lue­go in­ten­tes cul­par­me por­que es­toy ha­cien­do mi tra­ba­jo pro­te­gien­do a mi co­mu­ni­dad”.

Moll, hi­jo de un pas­tor lu­te­rano que cre­ció en una gran­ja de fre­sas en Min­ne­so­ta, es uno de los 34 dipu­tados del she­riff en el con­da­do de Mor­ton; tra­ba­ja el turno de la no­che a la ma­ña­na, que has­ta agos­to sig­ni­fi­ca­ba ge­ne­ral­men­te pe­leas de bar y ac­ci­den­tes de trá­fi­co. Lue­go de los le­van­ta­mien­tos, el de­par­ta­men­to se em­pe­zó a ocu­par de las pro­tes­tas, ayu­da­dos por re­fuer­zos de la po­li­cía de lu­ga­res tan le­ja­nos co­mo Loui­sia­na.

Moll pa­só su ado­les­cen­cia en Fi­la­del­fia, don­de su pa­dre en­tró en el se­mi­na­rio lu­te­rano, y en Yon­kers, Nue­va York, don­de su pa­dre pre­di­có. “Los lu­te­ra­nos son bas­tan­te bue­nos pa­ra po­ner su di­ne­ro don­de es­tán sus pa­la­bras y real­men­te ha­cer tra­ba­jo de mi­sio­ne­ro”, di­jo. “Nos cria­ron pa­ra re­co­no­cer que exis­ti­mos y ayu­dar a otras per­so­nas”.

Se gra­duó de la Uni­ver­si­dad de Nor­wich, una es­cue­la mi­li­tar en Ver­mont, pen­san­do que se alis­ta­ría en el ejér­ci­to. Pe­ro, en cam­bio, vol­vió a ca­sa y se ins­cri­bió en una aca­de­mia de po­li­cía de Da­ko­ta del Nor­te.

Con­ti­nua en pá­gi­na 6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.