El te­ma de Ru­sia no es con­tra Hi­llary Clin­ton

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Editorial -

Jen­ni­fer Ru­bin

“El aplas­ta­mien­to del al­ma son las úni­ca pa­la­bras que ten­go”, Jen­ni­fer Pal­mie­ri, di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­cio­nes de la cam­pa­ña de Hi­llary Clin­ton, tui­teó acer­ca de las re­ve­la­cio­nes con­cer­nien­tes al es­fuer­zo de Ru­sia pa­ra ase­gu­rar­se de que Do­nald Trump fue­ra ele­gi­do.

Uno pue­de en­ten­der el do­lor con­ti­nuo del equi­po de Clin­ton al in­ter­na­li­zar un re­sul­ta­do en las elec­cio­nes que nun­ca an­ti­ci­pa­ron. Sin em­bar­go, la his­to­ria de Ru­sia no se tra­ta de Clin­ton; los de­mó­cra­tas se equi­vo­can al con­ver­tir una his­to­ria de gran éxi­to de es­pio­na­je ru­so en una ex­pli­ca­ción pa­ra la pér­di­da de Clin­ton, o peor aún, un es­fuer­zo pa­ra su­ge­rir que Trump no es el pre­si­den­te le­gí­ti­mo.

Cla­ro, no hay re­ve­la­cio­nes de Wi­ki­Leaks y qui­zás Clin­ton ga­na. (“Clin­ton per­dió cua­tro es­ta­dos por un pun­to. Si no fue­ra por [el di­rec­tor del FBI, Jim] Co­mey y Ru­sia, ella pro­ba­ble­men­te ga­na por apro­xi­ma­da­men­te dos pun­tos y la es­tra­te­gia se ve muy bien”, tui­teó Na­te Sil­ver). Pe­ro, si nun­ca hu­bie­ra ins­ta­la­do el ser­vi­dor de co­rreos en su casa o de­ci­di­do pa­sar tiem­po en Mi­chi­gan y Wis­con­sin o si tu­vie­ra un men­sa­je eco­nó­mi­co su­cin­to y po­si­ti­vo, tam­bién po­dría ha­ber ga­na­do. Pa­ra ser cla­ra, nun­ca hu­bo al­go muy da­ñino en los emails de­mó­cra­tas fil­tra­dos (aun­que la pren­sa los cu­brió fe­bril­men­te).

El pun­to aquí no es dispu­tar los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes o mos­trar que Trump “real­men­te” no ga­nó. Fran­ca­men­te, los par­ti­da­rios de Hi­llary Clin­ton que se cen­tran en eso —al igual que los hac­kers re­pu­bli­ca­nos que des­car­tan la his­to­ria por­que creen que el es­pio­na­je ru­so no cam­bió el re­sul­ta­do— pier­den el bar­co por com­ple­to. De­be­ría­mos preo­cu­par­nos por la re­la­ción de Trump con Ru­sia en el fu­tu­ro por­que él va a ser el 45º pre­si­den­te.

Se pue­de pen­sar que sería ob­vio que los es­fuer­zos ru­sos pa­ra se­lec­cio­nar al pre­si­den­te a tra­vés de re­ve­la­cio­nes ci­be­rar­ma­das pue­de ser la his­to­ria elec­to­ral más im­por­tan­te. Se tra­ta de una gue­rra de un ti-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.