Geor­ge Lu­cas se re­con­ci­lia con el le­ga­do de Star Wars

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Editorial - Star Wars.

Mi­chael Cav­na

An­tes de ca­da lan­za­mien­to im­por­tan­te, Disney es es­pe­cial­men­te há­bil pa­ra con­se­guir que las es­tre­llas pro­mo­cio­na­les se ali­neen. Y en el ca­so del es­treno de Ro­gue One: A Star Wars Story, el es­tu­dio in­clu­so ha con­se­gui­do te­ner a Geor­ge Lu­cas a bor­do.

Qué di­fe­ren­cia ha­ce un año y un spin-off muy res­pe­tuo­so.

En di­ciem­bre pa­sa­do, el ci­neas­ta, an­tes de re­ci­bir el pre­mio del Ken­nedy Cen­ter, le di­jo a Hank Stue­ver de The Was­hing­ton Post que te­nía que de­jar ir a su “be­bé crea­ti­vo”. Lu­cas, por supuesto, ha­bía en­gen­dra­do to­da la fran­qui­cia de Star Wars. Pe­ro an­tes del lan­za­mien­to de The For­ce Awa­kens (que Lu­cas aún no ha­bía vis­to), Stue­ver in­for­mó que, se­gún és­te, “Disney de­ci­dió que no les gus­ta­ban las his­to­rias que él ha­bía es­cri­to pa­ra las se­cue­las. Cla­ro que su be­bé iba a to­mar su pro­pio ca­mino, y a la ve­lo­ci­dad de la luz”.

Lu­cas lo lla­mó un “di­vor­cio”, re­co­no­cien­do que el di­rec­tor J.J. Abrams te­nía su pro­pia vi­sión.

“Tú eres el dic­ta­dor o no lo eres”, di­jo el crea­dor de la sa­ga, agre­gan­do: “Aho­ra me en­cuen­tro con es­ta reali­dad in­có­mo­da, lo cual es­tá bien”.

Ade­lán­ta­le has­ta Ro­gue One, la pri­me­ra pe­lí­cu­la spin-off de Star Wars. De ca­ra al es­treno de la pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Ga­reth Ed­wards, el oc­ta­vo lan­za­mien­to de la fran­qui­cia, cual­quier in­co­mo­di­dad con Lu­cas pa­re­ce ha­ber que­da­do en un le­jano pa­sa­do.

Lu­cas ya vio la nue­va pe­lí­cu­la, sus re­pre­sen­tan­tes con­fir­ma­ron a The Was­hing­ton Post la se­ma­na pa­sa­da. ¿El ve­re­dic­to? “Le en­can­tó”.

En un even­to de pren­sa de es­te mes, Ed­wards com­par­tió ese en­tu­sias­mo.

“Te­ne­mos que mos­trar­le a Geor­ge la pe­lí­cu­la (...) y no quie­ro po­ner pa­la­bras en su bo­ca, pe­ro de­bo de­cir ho­nes­ta­men­te que pue­do morir fe­liz aho­ra”, di­jo Ed­wards, se­gún el si­tio Screen Rant. “Real­men­te le gus­tó la pe­lí­cu­la, sig­ni­fi­có mu­cho.”

“Fue la re­se­ña más im­por­tan­te pa­ra mí”, aña­dió Ed­wards. “Es ca­si co­mo Dios (...) Voy a lle­var esa con­ver­sa­ción a mi tum­ba, su opinión sig­ni­fi­ca el mun­do pa­ra mí”.

Así que pa­re­ce que Lu­cas ha te­ni­do tiem­po de adap­tar­se al “di­vor­cio” crea­ti­vo, así co­mo acep­tar a una pe­lí­cu­la que no in­vo­lu­cre a sus per­so­na­jes prin­ci­pa­les.

Lu­cas tam­bién de­be­ría ser ca­paz de sen­tir­se có­mo­do en el he­cho de que la his­to­ria de la nue­va pe­lí­cu­la fue coes­cri­ta por John Knoll, el eje­cu­ti­vo que se unió a In­dus­trial Light & Ma­gic ha­ce 30 años, tam­bién tra­ba­jan­do con Lu­cas en Wi­llow (1988).

La afir­ma­ción de Lu­cas lle­gó en me­dio de un en­tu­sias­mo po­si­ti­vo, des­pués de que ca­si me­dia ho­ra de la pe­lí­cu­la se pro­yec­ta­ra es­te mes pa­ra al­gu­nos miem­bros de los medios de co­mu­ni­ca­ción. es­pe­cial

Fo­to:

es la pri­me­ra pe­lí­cu­la que for­ma par­te del uni­ver­so ex­ten­di­do de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.