Re­pu­bli­ca­nos abri­rán una ca­ja de Pan­do­ra al des­man­te­lar el Oba­ma­ca­re

La pri­sa por eli­mi­nar las po­lí­ti­cas de Obama po­dría con­du­cir a me­ses de lu­cha en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Editorial -

Am­ber Phi­llips

El pre­si­den­te Ba­rack Obama hi­zo un muy buen apun­te po­lí­ti­co so­bre el Oba­ma­ca­re, el miér­co­les. Igual que su su­ce­sor. Obama le di­jo a los de­mó­cra­tas, en una reunión a puer­ta ce­rra­da, que no de­ben “res­ca­tar” a los re­pu­bli­ca­nos ayu­dán­do­les a rem­pla­zar su pro­gra­ma de se­gu­ro mé­di­co des­pués de que lo ha­yan des­man­te­la­do. Do­nald Trump, quien asu­mi­rá el 20 de enero, tui­teó al­gu­nos co­men­ta­rios: “Ha­brá au­men­tos ma­si­vos en el Oba­ma­ca­re y los de­mó­cra­tas tie­nen la cul­pa de es­te desas­tre. Cae­rá por su pro­pio pe­so. ¡Ten­gan cui­da­do!”.

Es di­fí­cil sa­ber exac­ta­men­te a qué es­tá ha­cien­do re­fe­ren­cia el re­pu­bli­cano Trump o a quién di­ri­ge su con­se­jo, pe­ro la efi­caz fra­se apa­re­ce ahí dos ve­ces: “Ten­gan cui­da­do”.

Es­to, por­que la re­vo­ca­ción del Oba­ma­ca­re es una prue­ba di­fí­cil y agotadora, de­bi­do a to­da una se­rie de ra­zo­nes po­lí­ti­cas y le­ga­les. Y más si es­tás tra­tan­do de des­ha­cer­te de bue­na par­te de la bu­ro­cra­cia y, es­pe­cial­men­te, de uno de los be­ne­fi­cios al que las per­so­nas ya se han acos­tum­bra­do.

Es por es­ta ra­zón que Obama ha di­cho a los de­mó­cra­tas que obli­guen a los re­pu­bli­ca­nos a rem­pla­zar la ley por sí mis­mos. El se­na­dor de­mó­cra­ta Ch­ris Murphy, de Con­nec­ti­cut, lo ex­pre­só con más fran­que­za: “Si quie­ren rom­per es­to, en­ton­ces se­rá su­yo”. Sa­ben que la de­ro­ga­ción y el rem­pla­zo de la ley es una pro­pues­ta muy com­pli­ca­da pa­ra los re­pu­bli­ca­nos —de ahí la de­ci­sión del Par­ti­do Re­pu­bli­cano de re­tra­sar la de­ro­ga­ción to­tal del Oba­ma­ca­re has­ta tres o in­clu­so cua­tro años— y que la pro­me­sa de­mó­cra­ta de coope­ra­ción só­lo es­ti­mu­la­ría los es­fuer­zos de re­vo­ca­ción del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. (En es­te mo­men­to, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano es­tá adop­tan­do un en­fo­que de se­pa­ra­ción).

Tam­bién sa­ben, co­mo afir­ma Paul Ka­ne de The Was­hing­ton Post, que los re­pu­bli­ca­nos se­rán los due­ños del re­sul­ta­do si las co­sas se orien­tan ha­cia su la­do, tal co­mo lo hi­cie­ron du­ran­te los úl­ti­mos sie­te años. Es me­jor de­jar que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano afron­te su pro­pia frac­tu­ra y que pa­gue el pre­cio.

Pe­ro ¿por qué to­do es­to es tan com­pli­ca­do pa­ra el Par­ti­do Re­pu­bli­cano?

En pri­mer lugar, es­tá el pro­ce­so de pre­sen­tar real­men­te una abro­ga­ción y un rem­pla­zo. És­te es el pun­to cru­cial: la opo­si­ción de­mó­cra­ta y las com­ple­jas reglas del Se­na­do im­pli­can que pro­ba­ble­men­te se man­ten­drán las pie­zas cen­tra­les de la re­for­ma de sa­lud del 2010, in­clui­dos el mar­co le­gal pa­ra la obli­ga­ción in­di­vi­dual y las par­tes de los in­ter­cam­bios es­ta­ta­les que la ley creó…

La pri­sa por eli­mi­nar de in­me­dia­to las po­lí­ti­cas re­gu­la­to­rias y do­més­ti­cas de Obama a tra­vés del com­ple­jo pro­ce­so co­no­ci­do co­mo re­con­ci­lia­ción pre­su­pues­ta­ria po­dría con­du­cir a me­ses de lu­chas in­ter­nas en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano. El plan pa­ra vo­tar aho­ra la re­vo­ca­ción y ela­bo­rar los de­ta­lles más ade­lan­te sig­ni­fi­ca que los lí­de­res re­pu­bli­ca­nos es­ta­rán en me­dio del di­fí­cil pro­ce­so de es­cri­bir un rem­pla­zo pa­ra la ley de se­gu­ri­dad mé­di­ca mien­tras tra­tan de re­du­cir las re­gu­la­cio­nes en áreas co­mo el ai­re lim­pio, la in­mi­gra­ción y po­si­ble­men­te, mien­tras abor­dan una re­for­ma del có­di­go tri­bu­ta­rio. Se­rá la pri­me­ra prue­ba real de cuán efec­ti­vo es el Con­gre­so al ser con­tro­la­do por el Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

En se­gun­do lugar, es­tá el desafío de con­se­guir la política ade­cua­da y de evi­tar las tram­pas que vienen con la de­cons­truc­ción y pos­te­rior re­cons­truc­ción de una ley tan gran­de. Gary Clax­ton, ana­lis­ta de la Fun­da­ción Kai­ser Fa­mily, com­pa­ra el Oba­ma­ca­re con un ta­bu­re­te en el que las par­tes im­po­pu­la­res de la ley es­tán ayu­dan­do a im­pul­sar sus par­tes más po­pu­la­res.

Por ejem­plo, si los re­pu­bli­ca­nos quie­ren des­ha­cer­se de la obli­ga­ción in­di­vi­dual (y lo ha­cen), man­te­nien­do la exi­gen­cia po­pu­lar acer­ca de que las ase­gu­ra­do­ras de­ben cu­brir con­di­cio­nes mé­di­cas pre­exis­ten­tes, Clax­ton in­di­có que es­to “ha­ría es­ta­llar el mercado de se­gu­ros”, por­que las ase­gu­ra­do­ras ten­drían que acep­tar a per­so­nas en­fer­mi­zas sin obli­gar a las per­so­nas sa­nas a re­gis­trar­se, co­mo lo ha­ce el Oba­ma­ca­re.

“Cuan­to más lar­go es el pe­rio­do en­tre la re­vo­ca­ción y el rem­pla­zo, más se desata el mercado”, di­jo Gary Clax­ton. “Ya has he­cho es­ta­llar el puen­te que es­ta­ba de­trás de ti y te di­ri­ges a la batalla, no pue­des re­tro­ce­der, tie­nes que afron­tar­lo o las co­sas se pon­drán muy mal”.

El ter­cer obs­tácu­lo es la política: es­pe­cí­fi­ca­men­te, la idea de qui­tar­le sus be­ne­fi­cios a mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses, ya sea de­li­be­ra­da­men-

Fo­to: afp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.