Henry Kis­sin­ger.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Editorial -

New York Ti­mes en el 2007. “Él es su pro­pia vi­sión”.

Cuan­do el pre­si­den­te elec­to Obama so­por­tó las crí­ti­cas por re­ci­clar fun­cio­na­rios de Clin­ton en los pues­tos más al­tos, ar­gu­men­tó que no im­por­ta­ba, que él era su­fi­cien­te. “Nun­ca fui de la creen­cia de que la ma­ne­ra de traer el cam­bio es no em­plear a cual­quier per­so­na que sa­be có­mo fun­cio­nan las co­sas y co­men­zar de ce­ro y rein­ven­tar com­ple­ta­men­te la rue­da”, Obama di­jo a The Was­hing­ton Post en enero del 2009. “Soy el que trae el cam­bio, es mi vi­sión, es mi agen­da”.

Re­sul­ta que él era el cam­bio que ha­bía­mos es­ta­do es­pe­ran­do.

Su es­fuer­zo por me­jo­rar las re­la­cio­nes con el mun­do mu­sul­mán, por ejem­plo, se ba­sa­ron en la idea de que su his­to­ria per­so­nal po­dría marcar la diferencia. En su dis­cur­so en la Uni­ver­si­dad de El Cai­ro en ju­nio del 2009, el pre­si­den­te di­jo que un “nue­vo co­mien­zo” era po­si­ble en la pro­ble­má­ti­ca re­la­ción. “Par­te de es­ta con­vic­ción es­tá en­rai­za­da en mi pro­pia ex­pe­rien­cia”, ex­pli­có. In­vo­có a su fa­mi­lia ke­nia­na, con sus ge­ne­ra­cio­nes de mu­sul­ma­nes. Re­cor­dó su in­fan­cia en In­do­ne­sia y ci­tó su tra­ba­jo con co­mu­ni­da­des de mu­sul­ma­nes en Chica­go. Su his­to­ria de­bía di­si­par los es­te­reo­ti­pos ex­tran­je­ros so­bre un Estados Unidos im­pe­rial e in­tere­sa­do y mos­trar que no to­dos los es­ta­dou­ni­den­ses com­par­ten vi­sio­nes apo­ca­líp­ti­cas del Is­lam.

To­do el mun­do de­bía caer ba­jo el em­bru­jo de Obama. Co­mo can­di­da­to, él mis­mo ex­pli­có la ló­gi­ca. “Creo que si pue­des de­cir­le a la gen­te: ‘Te­ne­mos un pre­si­den­te en la Ca­sa Blan­ca que to­da­vía tie­ne una abue­la vi­vien­do en una ca­ba­ña a las ori­llas del la­go Vic­to­ria y una her­ma­na que es mi­tad in­do­ne­sia, ca­sa­da con un ca­na­dien­se chino’, en­ton­ces va a pen­sar que qui­zá ten­gas un me­jor sen­ti­do de lo que es­tá pa­san­do en nues­tras vidas y en nues­tro país”, di­jo Obama al pe­rio­dis­ta Ja­mes Traub, en el 2007. “Y ten­drían ra­zón”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.