Qué le de­pa­ra a Cu­ba con el fin de pies mo­ja­dos, pies se­cos

Oba­ma abre la bre­cha pa­ra que la ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump im­ple­men­te nue­vos cam­bios po­lí­ti­cos en la re­la­ción de Was­hing­ton con la is­la

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

Carlos Ei­re

El jue­ves pa­sa­do, cuan­do el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma ter­mi­nó con la po­lí­ti­ca de “pies mo­ja­dos, pies se­cos”, que per­mi­tió a cual­quier cu­bano que lle­gó a las cos­tas de los Es­ta­dos Uni­dos te­ner el es­ta­tus de re­si­den­te co­mo re­fu­gia­do, sim­ple­men­te si­guió su apo­yo in­con­di­cio­nal al ré­gi­men de Raúl Cas­tro has­ta su fi­nal ló­gi­co.

La ló­gi­ca es fá­cil de se­guir: si las re­la­cio­nes en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba se han nor­ma­li­za­do, ¿por qué de­be­rían tra­tar a los cu­ba­nos que lle­gan a Es­ta­dos Uni­dos en bal­sas de ma­ne­ra di­fe­ren­te a otros mi­gran­tes? ¿Por qué los mé­di­cos cu­ba­nos que tra­ba­jan co­mo sir­vien­tes con­tra­ta­dos en el ex­tran­je­ro pue­den re­cla­mar la con­di­ción de re­fu­gia­dos cuan­do lo­gran lle­gar a una em­ba­ja­da de los Es­ta­dos Uni­dos?

Des­pués de to­do, si Oba­ma y Cas­tro pue­den dis­fru­tar de un par­ti­do de béis­bol jun­tos, reír y ha­cer la ola, ¿pue­de Cu­ba ser real­men­te di­fe­ren­te de cual­quier otro país nor­mal?

Pa­ra pro­pó­si­tos prác­ti­cos, la po­lí­ti­ca del pie mo­ja­do, pie se­co se con­vir­tió en un anacro­nis­mo el 17 de di­ciem­bre del 2014, cuan­do el pre­si­den­te Oba­ma anun­ció su nue­va po­lí­ti­ca cu­ba­na. Ese día, ver a los cu­ba­nos co­mo víc­ti­mas de la re­pre­sión se con­vir­tió en un anacro­nis­mo, tam­bién. Pa­ra Oba­ma, fue de­cla­rar al mun­do que el go­bierno de Cas­tro no era tan di­fe­ren­te de los de Ca­na­dá, Fran­cia o An­do­rra.

Ah, sí, hu­bo un pe­que­ño pro­ble­ma con los de­re­chos hu­ma­nos en Cu­ba, di­jo Oba­ma, pe­ro eso fue in­tras­cen­den­te, por­que su nue­va po­lí­ti­ca de amis­tad con la dic­ta­du­ra más bru­tal en el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal cam­bia­ría to­do eso, even­tual­men­te. Cas­tro lle­ga­ría a ver el error de sus cos­tum­bres una vez que los tu­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses co­men­za­ron a vi­si­tar Cu­ba. O tal vez uno de los su­ce­so­res de Cas­tro se­ría el que ali­via­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.