La Ca­sa Blan­ca ya ini­ció la gue­rra con­tra los me­dios

El con­trol so­bre la in­for­ma­ción y la ver­dad

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

Greg Sar­gent

He aquí una co­sa que apren­di­mos acer­ca de la nue­va Ca­sa Blan­ca de Trump: Él ve el pa­pel ins­ti­tu­cio­nal que los me­dios, se su­po­ne, de­ben desem­pe­ñar en nues­tra de­mo­cra­cia con un des­pre­cio to­tal y de­sen­fre­na­do. Po­de­mos es­tar vien­do un con­jun­to sin pre­ce­den­tes de nue­vos re­tos pa­ra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en la co­ber­tu­ra del nue­vo pre­si­den­te. Lo que queda por ver es có­mo res­pon­de­rá.

The New York Ti­mes in­for­mó el lu­nes pa­sa­do que los pe­rio­dis­tas es­ta­ban pro­fun­da­men­te alar­ma­dos por las de­cla­ra­cio­nes he­chas por los prin­ci­pa­les ase­so­res de Trump du­ran­te el fin de se­ma­na, en los que cri­ti­ca­ron a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción por in­for­mar con exac­ti­tud so­bre el ta­ma­ño de la mul­ti­tud pre­sen­te en su inau­gu­ra­ción pre­si­den­cial. Jeff Ma­son, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Co­rres­pon­sa­les de la Ca­sa Blan­ca, fue ci­ta­do la­men­tan­do que la Ca­sa Blan­ca de Trump de­be “em­pe­zar” so­bre una ba­se más cons­truc­ti­va con los me­dios.

Pe­ro me te­mo que es­tos pe­rio­dis­tas es­tán sub­es­ti­man­do el pro­ble­ma. No se tra­ta sim­ple­men­te de se­ña­lar ma­las re­la­cio­nes. Más bien, lo que Trump y sus ase­so­res es­tán ha­cien­do es ex­pre­sar ex­plí­ci­ta­men­te su des­pre­cio por el pa­pel ins­ti­tu­cio­nal de la pren­sa co­mo un cre­do, co­mo una doc­tri­na ac­cio­na­ble que go­ber­na­rá no só­lo con có­mo tra­ta a la pren­sa, sino có­mo tra­ta la reali­dad mis­ma.

El sá­ba­do, el di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes de la Ca­sa Blan­ca, Sean Spi­cer, sor­pren­dió a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción al leer­les una de­cla­ra­ción pre­pa­ra­da en la que acu­sa­ba a la pren­sa de mi­ni­mi­zar de­li­be­ra­da­men­te las im­pre­sio­nes del ta­ma­ño de las mul­ti­tu­des de Trump, an­tes de de­cir:

“Es­ta fue la au­dien­cia más gran­de que al­gu­na vez fue tes­ti­go de una inau­gu­ra­ción —y pun­to— tan­to en per­so­na co­mo en to­do el mun­do”.

Es­to era ab­sur­do, ab­sur­da­men­te fal­so, pe­ro lue­go la con­se­je­ra de Trump, Kell­yan­ne Con­way, lo de­fen­dió di­cien­do que Spi­cer se ha­bía li­mi­ta­do a pro­por­cio­nar “he­chos al­ter­na­ti­vos”. Mien­tras tan­to, Trump mis­mo acu­só a la pren­sa de men­tir so­bre sus mul­ti­tu­des, mien­tras se­ña­la­ba que él y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán en una “gue­rra en cur­so”.

To­das las Ca­sas Blan­cas bus­can dar­le la vuelta y tra­tan de pre­sio­nar a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra que re­por­ten las his­to­rias a su ma­ne­ra pre­fe­ri­da. Pe­ro es­to pa­re­ce al­go mu­cho más: un es­fuer­zo con­cer­ta­do pa­ra ero­sio­nar la idea cen­tral de que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán le­gí­ti­ma­men­te desem­pe­ñan­do su pa­pel de in­for­mar a la ciu­da­da­nía.

Si los me­dios de co­mu­ni­ca­ción desafían o des­ha­cen los he­chos de la na­rra­ción fa­bri­ca­da e in­fla­da de Trump que es­tá sa­lien­do de la Ca­sa Blan­ca, sim­ple­men­te res­pon­de­rá re­pi­tien­do im­pla­ca­ble­men­te que la his­to­ria fa­bri­ca­da es la ver­dad. So­bra de­cir que no pue­de ha­ber nin­gún acuer­do com­par­ti­do so­bre los he­chos o la reali­dad, ex­cep­to los que la Ca­sa Blan­ca de Trump ha va­li­da­do. És­ta es la ra­zón por la que lo más im­por­tan­te de la de­cla­ra­ción de Spi­cer es la pa­la­bra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.