Do­nald Trump es­tá as­fi­xian­do al Par­ti­do Re­pu­bli­cano

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se ha en­ve­ne­na­do los idea­les de una cla­se po­lí­ti­ca que ha caí­do en de­ca­den­cia

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Editorial -

Joe Scar­bo­rough

NO DE­JÉ el Par­ti­do Re­pu­bli­cano. El Par­ti­do Re­pu­bli­cano per­dió los es­tri­bos. El mo­vi­mien­to po­lí­ti­co que una vez es­tu­vo de pie fren­te a la his­to­ria, re­sis­tien­do el go­bierno in­fla­do y el aven­tu­re­ris­mo mi­li­tar, se ha re­du­ci­do a una amal­ga­ma de re­sen­ti­mien­tos sa­ca­da de la ra­dio ha­bla­da.

Los re­pu­bli­ca­nos del pre­si­den­te Trump se han con­ver­ti­do en un par­ti­do sin cau­sa, do­mi­na­do por un lí­der de­ses­pe­ra­da­men­te mal in­for­ma­do so­bre los fun­da­men­tos del con­ser­va­du­ris­mo, la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos y la Cons­ti­tu­ción.

Abraham Lin­coln, el pri­mer pre­si­den­te re­pu­bli­cano de Es­ta­dos Uni­dos di­jo: “Ca­si to­dos los hom­bres pue­den so­por­tar la ad­ver­si­dad, pe­ro si quie­res pro­bar el ca­rác­ter de un hom­bre, da­le po­der”.

Al ac­tual pre­si­den­te re­pu­bli­cano y al par­ti­do que con­tro­la se les con­ce­dió el po­der del mo­no­po­lio so­bre Was­hing­ton en no­viem­bre y ya se en­cuen­tran fa­llan­do es­pec­ta­cu­lar­men­te en el exa­men de ca­rác­ter de Abraham Lin­coln.

Se ne­ce­si­ta­ría mu­cho más que una so­la co­lum­na pa­ra de­ta­llar los fra­ca­sos de Trump en los me­ses que si­guie­ron a su som­brío dis­cur­so inau­gu­ral. Pe­ro los lí­de­res re­pu­bli­ca­nos que se han sub­yu­ga­do a la co­rrup­ta in­fluen­cia de la Ca­sa Blan­ca, no cum­plie­ron con el es­tán­dar de Lin­coln mu­cho an­tes de que su es­tre­lla fa­vo­ri­ta de los reality shows tra­je­ra su dra­má­ti­co ac­to cir­cen­se a Was­hing­ton.

Cuan­do de­jé el Con­gre­so en el 2001, ala­bé los exi­to­sos es­fuer­zos de mi par­ti­do pa­ra equi­li­brar el pre­su­pues­to por pri­me­ra vez en una ge­ne­ra­ción y man­te­ner mu­chas de las pro­me­sas que lle­va­ron a nues­tra to­ma de po­se­sión en 1994.

Con­cluí mi úl­ti­mo dis­cur­so en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes pre­di­cien­do que los re­pu­bli­ca­nos equi­li­bra­rían los pre­su­pues­tos y de­fen­de­rían una po­lí­ti­ca ex­te­rior res­trin­gi­da mien­tras es­tu­vie­ran en el po­der. Nun­ca pen­sé que de­mos­tra­rían lo con­tra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.