De re­gre­so a las gran­des ciu­da­des

Com­pa­ñías co­mo McDo­nald’s, Kraft Heinz y Mo­to­ro­la le di­cen adiós a los su­bur­bios que por años las al­ber­ga­ron

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Editorial -

Jo­nat­han O’Con­nell

Los vi­si­tan­tes del cam­pus cor­po­ra­ti­vo de McDo­nald’s en­tran en un ca­mino lla­ma­do Ray Kroc, en ho­nor a su ex­di­rec­tor eje­cu­ti­vo; lue­go se di­ri­gen a Ro­nald La­ne an­tes de lle­gar a la Uni­ver­si­dad de la Ham­bur­gue­sa, don­de más de 80,000 per­so­nas han si­do en­tre­na­das co­mo ge­ren­tes de co­mi­da rá­pi­da.

Ro­dea­do de ve­cin­da­rios tran­qui­los y co­ne­xio­nes fá­ci­les con la au­to­pis­ta, es­te com­pues­to sub­ur­bano de 86 acres, ador­na­do con sen­de­ros y es­tan­ques, fue du­ran­te cua­tro dé­ca­das con­si­de­ra­do el lu­gar ideal pa­ra atraer a los al­tos eje­cu­ti­vos a me­di­da que la com­pa­ñía al­can­zó el do­mi­nio glo­bal.

Aho­ra sus fron­do­sos al­re­de­do­res se con­si­de­ran un pa­si­vo. In­mis­cui­dos en una ba­ta­lla con em­pre­sas de to­dos los ru­bros pa­ra atraer a los tra­ba­ja­do­res tec­no­ló­gi­cos y pro­fe­sio­na­les jó­ve­nes, los eje­cu­ti­vos de McDo­nald’s anun­cia­ron el año pa­sa­do que ven­de­rían la pro­pie­dad y se mu­da­rían al West Loop de Chica­go don­de lle­gan tre­nes L ca­da po­cos mi­nu­tos y las grúas de cons­truc­ción de­li­nean el ho­ri­zon­te.

En Chica­go, McDo­nald’s se uni­rá a una gran can­ti­dad de otras com­pa­ñías, en­tre ellas el gi­gan­te de ali­men­tos Kraft Heinz, el pro­vee­dor agrí­co­la ADM y la fir­ma de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes Mo­to­ro­la So­lu­tions, que bus­can atraer y es­tar cer­ca de jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les ver­sa­dos en el mun­do del co­mer­cio elec­tró­ni­co, in­ge­nie­ría di­gi­tal, mar­ke­ting y fi­nan­zas.

Ta­les re­ubi­ca­cio­nes es­tán ocu­rrien­do a lo lar­go de los Es­ta­dos Uni­dos a me­di­da que las opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas cam­bian a un pu­ña­do de ciu­da­des y los em­pleos se vuel­ven más di­fí­ci­les de en­con­trar en al­gu­nos su­bur­bios y ciu­da­des más pe­que­ñas.

Aet­na anun­ció re­cien­te­men­te que se tras­la­da­rá de Hart­ford, Con­nec­ti­cut, a Man­hat­tan; Ge­ne­ral Elec­tric es­tá sa­lien­do de Con­nec­ti­cut pa­ra cons­truir una se­de mun­dial en Bos­ton; Y Ma­rriott In­ter­na­tio­nal se es­tá mo­vien­do de un par­que de ofi­ci­nas de Mary­land al cen­tro de Bet­hes­da en Mary­land. El al­cal­de de Chica­go, Rahm Ema­nuel, di­jo que el vie­jo mo­de­lo en el que los eje­cu­ti­vos eli­gie­ron ubi­ca­cio­nes cer­ca­nas a don­de que­rían vi­vir ha si­do trans­for­ma­do por la cre­cien­te in­fluen­cia de la tec­no­lo­gía en ca­si to­das las in­dus­trias.

Ha­ce años, las ope­ra­cio­nes de TI eran una idea tar­día. Aho­ra, las per­so­nas con tal ex­pe­rien­cia es­tán im­pul­san­do de­ci­sio­nes cor­po­ra­ti­vas de al­to ni­vel y mu­chas de ellas pre­fie­ren las lo­ca­li­da­des ur­ba­nas.

“So­lía pa­sar que la di­vi­sión de TI era la que es­ta­ba en una ofi­ci­na en al­gún lu­gar”, di­jo Ema­nuel. “La di­vi­sión de TI, soft­wa­re e in­for­má­ti­ca y la mi­ne­ría de da­tos, aho­ra es­tán al la­do del CEO, de lo con­tra­rio, esa com­pa­ñía ya no es­tá”.

La mi­gra­ción a los cen­tros ur­ba­nos ame­na­za la pros­pe­ri­dad que los su­bur­bios pe­ri­fé­ri­cos han dis­fru­ta­do du­ran­te mu­cho tiem­po, y ha traí­do una do­sis de do­lor sen­ti­da por las co­mu­ni­da­des ru­ra­les y exa­cer­ban­do las abru­ma­do­ras bre­chas en ga­nan­cias y ri­que­za que Do­nald Trump apro­ve­chó pa­ra ga­nar la pre­si­den­cia. McDo­nald’s ni si­quie­ra pue­de ser el mo­tor cor­po­ra­ti­vo más no­ta­ble en Illi­nois. El gi­gan­te de ma­qui­na­ria Ca­ter­pi­llar di­jo es­te año que tras­la­da­ría su se­de de Peo­ria a Deer­field, que es­tá más cer­ca de Chica­go.

Di­jo que man­ten­dría cer­ca de 12,000 tra­ba­jos de ma­nu­fac­tu­ra, in­ge­nie­ría e in­ves­ti­ga­ción en su ciu­dad na­tal ori­gi­nal. Sin em­bar­go, los em­pleos de ofi­ci­na que re­ci­ben el me­jor pa­go —el ti­po que dis­fru­tan los al­tos car­gos de Ca­ter­pi­llar— se es­tán per­dien­do y la com­pa­ñía es­tá can­ce­lan­do los pla­nes pa­ra una se­de de 3,200 per­so­nas des­ti­na­da a re­vi­ta­li­zar el cen­tro de Peo­ria.

“Fue muy di­fí­cil, sa­bes que 800 mi­llo­nes de dó­la­res de la ofi­ci­na cen­tral se tra­du­je­ron en cien­tos de bue­nos em­pleos en la cons­truc­ción du­ran­te va­rios años”, di­jo el al­cal­de de Peo­ria, Jim Ar­dis.

A lar­go pla­zo, los mo­vi­mien­tos cor­po­ra­ti­vos ame­na­zan a una ór­bi­ta de pe­que­ñas em­pre­sas que se ali­men­tan de su pro­xi­mi­dad a las gran­des em­pre­sas, des­de los res­tau­ran­tes y las ope­ra­cio­nes de lim­pie­za has­ta los sub­con­tra­tis­tas que se en­cuen­tran cer­ca. “Las al­deas de Oak Brook y McDo­nald’s cre­cie­ron jun­tas, así que cuan­do lle­gó la no­ti­cia, fue una sa­cu­di­da del cie­lo, real­men­te no lo es­pe­rá­ba­mos”, di­jo Go­pal Lal­ma­la­ni, un car­dió­lo­go que tam­bién fun­ge co­mo pre­si­den­te del pue­blo.

Lal­ma­la­ni no es ajeno al de­seo de los jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les de vi­vir en las ciu­da­des: Sus hi­jas adul­tas, una abo­ga­da y una ac­triz, vi­ven en Chica­go. Cuan­do McDo­nald’s lle­gó a Oak Brook, en 1971, mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses emi­gra­ron en la di­rec­ción opues­ta, le­jos de la ciu­dad.

En los años trans­cu­rri­dos des­de en­ton­ces, la iden­ti­dad de la pe­que­ña al­dea se con­vir­tió es­tre­cha­men­te vin­cu­la­da con la ca­de­na de co­mi­da rá­pi­da, ya que McDo­nald’s for­jó una mar­ca que se ex­ten­día por los su­bur­bios de pos­gue­rra, una Ca­ji­ta Fe­liz a la vez.

“Fue di­ver­ti­do es­tar via­jan­do y de­cir­le a al­guien que eres de Oak Brook y pe­dir­les que di­je­ran: ‘Bueno, nun­ca oí ha­blar de ese lu­gar’, y lue­go de­cir­les: ‘Sí, lo has he­cho. Mi­ra la par­te de atrás del pa­que­te de ket­chup de McDo­nald’s’”, di­jo la ex­pre­si­den­ta de la al­dea, Karen Bushy. Su hi­jo ce­le­bró la re­cep­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.