Es ho­ra de de­cir­le adiós al me­me que creó la Ca­sa Blan­ca

La salida de Sean Spi­cer co­mo se­cre­ta­rio de Pren­sa de Trump mar­ca el fin de una era en Was­hing­ton

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Editorial -

La trans­for­ma­ción de Sean Spi­cer de sim­ple se­cre­ta­rio de pren­sa a me­me hu­mano co­men­zó el día des­pués de que Trump se con­vir­tie­ra en pre­si­den­te. “És­ta fue la au­dien­cia más gran­de que ha­ya sido tes­ti­go de una inau­gu­ra­ción pre­si­den­cial —y pun­to—, tan­to en per­so­na co­mo en to­do el mun­do”, di­jo Spi­cer en una enér­gi­ca de­cla­ra­ción a los pe­rio­dis­tas el 21 de enero. Fue en­via­do a dispu­tar in­for­mes so­bre el ta­ma­ño de la mul­ti­tud du­ran­te el día de la inau­gu­ra­ción, pe­ro va­rios de sus he­chos cla­ve es­ta­ban equi­vo­ca­dos y #spi­cer­facts se con­vir­tió en un me­me de Twit­ter. La bro­ma era que los he­chos no eran, en sen­ti­do es­tric­to, he­chos.

Spi­cer di­mi­tió co­mo por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca, des­pués de que Ant­hony Scaramucci fue nom­bra­do di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes de la Ca­sa Blan­ca. Con la renuncia de Spi­cer, tam­bién es ho­ra de de­cir adiós al per­so­na­je se­mi­fic­ti­cio que el In­ter­net creó a par­tir de él.

Spi­cer, el me­me hu­mano, fue a ve­ces la en­car­na­ción de la com­ba­ti­vi­dad de la ad­mi­nis­tra­ción Trump con los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción, de ahí el po­der du­ra­de­ro de #spi­cer­facts. En otras oca­sio­nes, fue una es­pe­cie de se­cue­la del per­so­na­je crea­do por In­ter­net de Jeb “por fa­vor, aplau­dan” Bush, una fi­gu­ra tris­te cu­yos sue­ños fue­ron aplas­ta­dos por el sor­pre­si­vo as­cen­so de Trump.

Ha­ce unas se­ma­nas, Funny or Die re­edi­tó el fa­mo­so anun­cio de Sa­rah McLa­chlan de la ASPCA, pa­ra pe­dir ayu­da pa­ra Spi­cer. “Ser el se­cre­ta­rio de pren­sa de la Ca­sa Blan­ca fue el sue­ño de Sean Spi­cer”, di­ce la pa­ro­dia. No ten­drá a dón­de ir y na­die a quién re­cu­rrir, Sean Spi­cer ne­ce­si­ta tu ayu­da.

Los me­mes de Spi­cer es­con­dién­do­se en —o, más pre­ci­sa­men­te “en­tre”— los ar­bus­tos cap­tu­ra­ron la imaginación de In­ter­net tan ple­na­men­te en ma­yo que al­guien hi­zo re­cor­tes reales de una ima­gen de la ca­be­za de Spi­cer pa­ra co­lo­car­la en ar­bus­tos reales. La idea se vol­vió vi­ral. Li­sa Ka­do­na­ga, la crea­do­ra de los re­cor­tes, es­pe­cu­ló en en­tre­vis­tas que el me­me se pro­pa­gó en par­te por­que la gen­te se sen­tía mal por el se­cre­ta­rio de Pren­sa:

“Creo que real­men­te to­có una fi­bra y la gen­te em­pe­zó a dar­se cuen­ta: ‘Cie­los, tal vez po­dría ser yo allí’”, di­jo a un me­dio ca­na­dien­se. Más tar­de, agre­gó: “Sien­to lás­ti­ma por el ti­po”.

La ver­sión en me­me de la cor­ta per­ma­nen­cia de Spi­cer co­mo se­cre­ta­rio de Pren­sa es a me­nu­do un po­co más fan fic­tion que do­cu­men­ta­ción, pe­ro hu­bo va­rios mo­men­tos del mun­do real que ayu­da­ron a ali­men­tar­lo. Hu­bo, por su­pues­to, el in­ci­den­te de los ar­bus­tos. Pe­ro lo más do­lo­ro­so fue pro­ba­ble­men­te cuan­do Trump co­no­ció al pa­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.