Gue­rra en épo­ca de dro­nes

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

Ch­ris­tian Da­ven­port The Was­hing­ton Post

MÁS DE una dé­ca­da des­pués de que el ar­te­fac­to ex­plo­si­vo im­pro­vi­sa­do se con­vir­tie­ra en el fla­ge­lo de las gue­rras en Irak y Af­ga­nis­tán, el Pen­tá­gono es­tá lu­chan­do con­tra otro dis­po­si­ti­vo re­la­ti­va­men­te ru­di­men­ta­rio que ame­na­za con cau­sar es­tra­gos en las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses: el dron.

En gran par­te, la preo­cu­pa­ción ra­di­ca en que es­te ti­po de dis­po­si­ti­vo no tri­pu­la­dos se es­tá con­vir­tien­do en una ame­na­za en el cam­po de ba­ta­lla, don­de sus be­nig­nas ca­pa­ci­da­des co­mer­cia­les han pa­sa­do a ser ar­mas le­ta­les y he­rra­mien­tas de in­te­li­gen­cia.

En lu­gar de en­tre­gar pa­que­tes, al­gu­nos han si­do mo­di­fi­ca­dos pa­ra adap­tar tec­no­lo­gía de ba­jo cos­to y do­tar­los de artefactos ex­plo­si­vos, otros a tra­vés de sus cá­ma­ras mo­ni­to­rean fuer­zas terrestres y eli­gen así sus ob­je­ti­vos. Es­tra­te­gas mi­li­ta­res ima­gi­nan el día en que se­rán des­ple­ga­dos en en­jam­bre; es de­cir, lan­zan­do mu­chos de ellos a la vez pa­ra sa­tu­rar las de­fen­sas.

El al­can­ce de su uso es­tá “a la al­tu­ra de la crea­ti­vi­dad del enemi­go”, di­jo el te­nien­te ge­ne­ral Mi­chael Shields, di­rec­tor de una agen­cia del Pen­tá­gono lla­ma­da Joint Im­pro­vi­sed-Th­reat De­feat Or­ga­ni­za­tion, que se es­tá en­fo­can­do en con­tra­rres­tar la ame­na­za de los dro­nes. El año pa­sa­do, el grupo mi­li­tan­te Hez­bo­llah lan­zó dos pe­que­ñas bom­bas so­bre po­si­cio­nes re­bel­des en Si­ria des­de un dron. Se­ma­nas más tar­de, dos com­ba­tien­tes kur­dos que lu­cha­ban con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co fue­ron ase­si­na­dos cuan­do ex­plo­tó un pe­que­ño dron que ha­bían de­rri­ba­do .

Aun­que no han si­do tan le­ta­les co­mo los artefactos ex­plo­si­vos im­pro­vi­sa­dos, los mi­li­ta­res te­men que po­drían volverse más le­ta­les a me­di­da que la tec­no­lo­gía me­jo­re.

Las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses usan di­fe­ren­tes trans­mi­so­res y ca­ño­nes pa­ra in­ha­bi­li­tar o des­truir los dro­nes del enemi­go, a me­nu­do cua­dri­cóp­te­ros car­ga­dos con ex­plo­si­vos. El Ejér­ci­to au­men­tó los ata­ques aé­reos con­tra los dro­nes del Es­ta­do Is­lá­mi­co. Fran­cia y otros paí­ses han en­tre­na­do águi­las y otras aves ra­pa­ces pa­ra ata­car dro­nes enemi­gos.

Mien­tras que los artefactos ex­plo­si­vos im­pro­vi­sa­dos son más di­fí­ci­les de ad­qui­rir, los dro­nes son más ac­ce­si­bles. Una bús­que­da en Ama­zon.com pa­ra “quad­cop­ter” arro­ja más de 80,000 re­sul­ta­dos.

Du­ran­te más de dos años, los te­rro­ris­tas del Es­ta­do Is­lá­mi­co han uti­li­za­do dro­nes co­mo ar­ma en Irak y Si­ria. En Ucra­nia, los se­pa­ra­tis­tas apo­ya­dos por Ru­sia los usa­ron pa­ra ayu­dar a iden­ti­fi­car dón­de de­be­rían ata­car. Pe­ro no só­lo preo­cu­pan en el cam­po de ba­ta­lla, su uso se ex­pan­de en otros te­rre­nos. “Hay mu­chos dro­nes vo­lan­do, y mu­cha gen­te vo­lan­do dro­nes pen­san­do que son ju­gue­tes”, di­jo a Greg McCon­nell, pre­si­den­te na­cio­nal de la Aso­cia­ción Fe­de­ral de Pi­lo­tos de Ca­na­dá.

Fo­to: shut­ters­tock

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.