¡Sa­lud, prín­ci­pe Harry!

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

Mi­chael S. Ro­sen­wald The Was­hing­ton Post

EL PA­SA­DO 27 de no­viem­bre, la Ca­sa Real bri­tá­ni­ca anun­ció la boda del Prín­ci­pe Enrique de Ga­les, me­jor co­no­ci­do por sus ami­gos de fies­tas y de be­bi­das co­mo el prín­ci­pe Harry, y una ac­triz es­ta­dou­ni­den­se cu­yo es­ta­tus ci­vil es di­vor­cia­da.

El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo en la his­to­ria de la reale­za bri­tá­ni­ca don­de apa­re­ció un di­vor­cio co­mo preám­bu­lo de una boda ocu­rrió en 1936, cuan­do el rey Eduar­do VIII de­ci­dió con­traer ma­tri­mo­nio con la es­ta­dou­ni­den­se Wallis Sim­pson, por cier­to, de ideo­lo­gía so­cia­lis­ta. La his­to­ria des­en­ca­de­nó una cri­sis al in­te­rior del castillo de Wind­sor.

Sim­pson, na­ci­da en Bal­ti­mo­re, es­ta­ba a pun­to de di­vor­ciar­se por se­gun­da oca­sión. An­te el po­lé­mi­co es­ce­na­rio, el rey se en­fren­tó a un di­le­ma: ele­gir a Wallis co­mo es­po­sa o dar un pa­so atrás del trono. Pre­fi­rió la se­gun­da op­ción.

Los mo­men­tos ál­gi­dos de la his­to­ria han si­do lle­va­dos a li­bros, pe­lí­cu­las y pro­gra­mas de te­le­vi­sión; el ca­so más re­cien­te lo he­mos vis­to a tra­vés de Netflix, la exi­to­sa se­rie The Crown, en la que se dra­ma­ti­za el as­cen­so al trono de la rei­na Isabel.

La his­to­ria va más o me­nos así: el rey Eduar­do cae en una his­to­ria de amor prohi­bi­do y ab­di­ca. Su her­mano Geor­ge asu­me el trono y mue­re. Eli­za­beth se con­vier­te en rei­na. Fin de la his­to­ria.

Lo que la his­to­ria y su án­gu­lo del es­pec­tácu­lo ge­ne­ral­men­te de­jan a un la­do, es que la his­to­ria de amor del rey Eduar­do, atí­pi­ca e im­pro­ba­ble, al­te­ró pa­ra siem­pre la su­ce­sión del trono.

Sim­pson na­ció en Pennsyl­va­nia co­mo su ma­dre Bes­sie Wallis War­field. Su pa­dre era un ri­co co­mer­cian­te de ha­ri­na que mu­rió de tu­bercu­losis po­cos me­ses des­pués de su na­ci­mien­to.

Wallis y su ma­dre se mu­da­ron a una ca­sa ado­sa­da de Bal­ti­mo­re, y vi­vie­ron del es­ca­so pa­go men­sual que les da­ba el her­mano de su di­fun­to pa­dre.

Era “una po­bre­za que cor­ta­ba el que­so”, es­cri­bió el his­to­ria­dor Phi­lip Zie­gler, y Sim­pson es­ta­ba “cons­cien­te de que sus ami­gas po­dían per­mi­tir­se com­prar ro­pa más atrac­ti­va y go­zar unas va­ca­cio­nes más lu­jo­sas”.

Se­gún la bio­gra­fía de An­ne Seb­ba del 2012, That Wo­man, Wallis se fue a vi­vir a Flo­ri­da. Allí, a prin­ci­pios de 1900, co­no­ció a su pri­mer ma­ri­do: Win Spen­cer, un pi­lo­to de la Ma­ri­na. Se di­vor­cia­ron una dé­ca­da más tar­de. Al pa­re­cer, él era al­cohó­li­co.

Su si­guien­te es­po­so fue Er­nest Sim­pson, un gra­dua­do de Har­vard que re­nun­ció a su ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se y tra­ba­jó con su pa­dre en la in­dus­tria na­vie­ra bri­tá­ni­ca, dan­do ac­ce­so a Wallis a la al­ta so­cie­dad de Londres. En el obituario del periódico The New York Ti­mes so­bre Sim­pson re­ve­la­ba que “la­men­ta­ble­men­te” ella se re­fe­ría a su es­po­so Er­nest co­mo “el hom­bre ol­vi­da­do”, de­bi­do a que en la vi­da de Wallis Sim­pson apa­re­ció un rey.

En reali­dad, Eduar­do era só­lo un prín­ci­pe cuan­do co­no­ció a Wallis en una fies­ta en 1931, un año que re­pre­sen­tó un pe­rio­do ocu­pa­do pa­ra el prín­ci­pe ya que te­nía va­rias ami­gas. Pe­ro no te­nían lo que Wallis po­seía: un acen­to es­ta­dou­ni­den­se.

“Aque­llas que ha­bla­ban con acen­to ame­ri­cano te­nían mu­chas más po­si­bi­li­da­des de se­du­cir al prín­ci­pe”, es­cri­bió Seb­ba. “Le gus­ta­ba ca­si to­do lo que ca­rac­te­ri­za­ba co­mo nue­vo y mo­derno, y gran par­te de él era es­ta­dou­ni­den­se”.

Sin em­bar­go, no fue amor a pri­me­ra vis­ta.

Su cor­te­jo se lle­vó a ca­bo du­ran­te va­rios años y fies­tas. Wallis se con­vir­tió en una de las tres ami­gas más cer­ca­nas del prín­ci­pe. Lue­go, en 1934, el prín­ci­pe se de­ci­dió por Wallis co­mo su fa­vo­ri­ta, de­jan­do a un la­do a las otras dos.

Cuan­do el rey Eduar­do VIII ab­di­có, en­vió un men­sa­je a tra­vés de la ra­dio:

“Ha­ce unas ho­ras cum­plí mi úl­ti­mo de­ber co­mo rey y em­pe­ra­dor, y aho­ra que he si­do su­ce­di­do por mi her­mano, el du­que de York, mis pri­me­ras pa­la­bras de­ben ser pa­ra de­cla­rar mi leal­tad ha­cia él. Es­to lo ha­go con to­do mi co­ra­zón”.

Ve­re­mos muy pron­to las reac­cio­nes de la mo­nar­quía so­bre el ma­tri­mo­nio del Prín­ci­pe de Ga­les.

bió­gra­fa

Fo­to: reu­ters

El prín­ci­pe Harry y Meg­han Mar­kle en el anun­cio ofi­cial de su com­pro­mi­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.