Un pre­si­den­te pa­ra épo­ca de cri­sis

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

Dou­glas Brin­kley The Was­hing­ton Post

Al­gu­nas ve­ces Fran­klin D. Roo­se­velt pu­do ser un hom­bre su­pers­ti­cio­so. Cuan­do sa­lió de Nue­va York ha­cia su in­ves­ti­du­ra pre­si­den­cial el 4 mar­zo de 1933, in­sis­tió en to­mar la ru­ta exac­ta del tren a Was­hing­ton, tal co­mo lo hi­zo Abraham Lin­coln en 1861.

Era una épo­ca en que el ma­les­tar na­cio­nal y el mie­do fue­ron los más al­tos des­de la Gue­rra Ci­vil. Unos 13 mi­llo­nes de hom­bres sin tra­ba­jo bus­ca­ban uno. La gen­te lu­cha­ba por mi­ga­jas de co­mi­da y la con­fian­za en los ban­cos, mi­les de los cua­les ha­bían que­bra­do tras el co­lap­so del mer­ca­do de va­lo­res, era inexis­ten­te.

Re­fle­xio­nan­do so­bre to­dos es­tos pro­ble­mas de la Gran De­pre­sión, Roo­se­velt in­vi­tó al operador de­mó­cra­ta Jim Far­ley a su com­par­ti­men­to del tren pa­ra que le ex­pli­ca­ra la os­cu­ra in­cer­ti­dum­bre. To­do en Es­ta­dos Uni­dos se es­ta­ba des­mo­ro­nan­do. Roo­se­velt con­fe­só a Far­ley que nin­gún plan eco­nó­mi­co, ni el su­yo pro­pio bau­ti­za­do co­mo New Deal, sal­va­ría a la na­ción hun­di­da eco­nó­mi­ca y so­cial­men­te, só­lo la fe en el Dios to­do­po­de­ro­so. El co­men­ta­rio de Roo­se­velt sor­pren­dió a Far­ley; él no sa­bía que el pre­si­den­te elec­to era muy re­li­gio­so. Efec­ti­va­men­te, en la pri­me­ra lí­nea de su fa­mo­so dis­cur­so inau­gu­ral, Roo­se­velt de­sig­nó el 4 de mar­zo co­mo un día de con­sa­gra­ción na­cio­nal. Y, fiel a sus creen­cias, a lo lar­go de su Pre­si­den­cia de cua­tro man­da­tos (1933-1945), trans­mi­tió ora­cio­nes a tra­vés de la ra­dio, un me­dio que uti­li­zó pa­ra co­mu­ni­car­se con la po­bla­ción.

El his­to­ria­dor Ro­bert Da­llek cuen­ta es­ta his­to­ria y otras al co­mien­zo de

su me­ticu­losa­men­te in­ves­ti­ga­da y au­to­ri­za­da bio­gra­fía del 32º pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se. Es­te fino es­fuer­zo evi­den­cia que el es­pí­ri­tu de Roo­se­velt fue el de hu­ma­ni­zar el sis­te­ma in­dus­trial de los Es­ta­dos Uni­dos. Da­llek cuen­ta bri­llan­te­men­te la in­fan­cia de Roo­se­velt en el Valle del Hud­son, su años co­mo se­cre­ta­rio asis­ten­te de la Ma­ri­na (1913-1920) y co­mo go­ber­na­dor pro­gre­sis­ta de Nue­va York (1929-1932). El ancla de es­te li­bro, sin em­bar­go, son sus años en la Ca­sa Blan­ca. Qui­zá la par­te más fas­ci­nan­te de es­ta bio­gra­fía sea la re­la­ción que man­tu­vo a tra­vés de un in­ter­cam­bio de co­rres­pon­den­cia con el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Wins­ton Chur­chill de 1940 a 1945. Da­llek nos lle­va a un via­je de la cu­na a la tum­ba, de un hom­bre que le de­vol­vió la es­pe­ran­za a su pue­blo y con­si­de­ra­do por una ma­yo­ría co­mo el me­jor pre­si­den­te de la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.