Adrián Mo­li­na,

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

rec­tor) y otros es­ta­dou­ni­den­ses la­ti­nos se in­tere­san y se ha­cen es­cu­char”, di­jo Ber­nal re­cien­te­men­te du­ran­te un via­je a Was­hing­ton.

“Los per­so­na­jes ma­ni­fies­tan quié­nes son de una ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te y cul­tu­ral­men­te po­ten­te”, con­ti­núa, in­clu­so mien­tras “en­ta­blan una dis­cu­sión con una mi­to­lo­gía irra­cio­nal que los es­tá cri­mi­na­li­zan­do” en Es­ta­dos Uni­dos.

Va­le la pe­na se­ña­lar: en Co­co, des­pués de va­rios in­ten­tos de cru­zar la fron­te­ra del más allá de ma­ne­ra ile­gal, Héc­tor se con­vier­te en un per­so­na­je re­den­tor.

Cier­tos te­mas de la pe­lí­cu­la pue­den atraer a las per­so­nas que aplau­den los in­sul­tos de Trump ha­cia los me­xi­ca­nos, di­ce Ber­nal, así co­mo el én­fa­sis que ha­ce la pe­lí­cu­la so­bre el va­lor y el sig­ni­fi­ca­do que tie­ne la familia den­tro de la idio­sin­cra­sia del me­xi­cano. “Es la par­te fun­da­do­ra de la so­cie­dad”, di­ce, “la familia es el lu­gar don­de se fo­men­tan la ex­pe­ri­men­ta­ción, la aper­tu­ra y la cu­rio­si­dad”.

En una en­tre­vis­ta que se reali­zó re­cien­te­men­te al nor­te de la Ca­sa Blan­ca, Mo­li­na, un ca­li­for­niano con des­cen­den­cia me­xi­ca­na, se­ña­la el po­der de la na­rra­ti­va para cons­truir la­zos a tra­vés de la an­ti­pa­tía y el fa­na­tis­mo. “Es por eso que ha­cer esta pe­lí­cu­la fue muy gra­ti­fi­can­te, por­que pue­do ex­pre­sar lo que va­lo­ro y lo que creo que es im­por­tan­te so­bre la idea de la familia y la idea de re­cor­dar”, di­ce so­bre Co­co.

“Mu­cho de eso pro­vie­ne de mi cultura, y me pa­re­ce que es bueno po­der com­par­tir­lo, para que otras per­so­nas pue­dan co­no­cer­la y re­la­cio­nar­se con ella (...) Es­to se sien­te co­mo un gran ejem­plo de un in­ter­cam­bio cul­tu­ral para, afor­tu­na­da­men­te, ha­cer un mun­do me­jor”.

co­di­rec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.