¿Twit­ter per­mi­te imá­ge­nes de odio?

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

Ham­za Sha­ban The Was­hing­ton Post

Des­pués de que el pre­si­den­te Do­nald Trump com­par­tie­ra tres in­cen­dia­rios vi­deos an­ti­mu­sul­ma­nes en su cuen­ta de Twit­ter, es­ta se­ma­na la com­pa­ñía de la red so­cial fa­vo­ri­ta del man­da­ta­rio de­fen­dió su de­ci­sión de de­jar las pu­bli­ca­cio­nes en lí­nea, ale­gan­do que los re­tuits del co­man­dan­te en je­fe de Es­ta­dos Uni­dos no vio­la­ron sus po­lí­ti­cas de me­dios di­gi­ta­les.

Los vi­deos, cu­ya au­ten­ti­ci­dad no pu­do ser ve­ri­fi­ca­da de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal, fue­ron pu­bli­ca­dos ori­gi­nal­men­te por una ac­ti­vis­ta bri­tá­ni­ca de ex­tre­ma de­re­cha, Jay­da Fran­sen, lí­der ad­jun­ta de Bri­tain First. La or­ga­ni­za­ción se au­to­de­no­mi­na co­mo un par­ti­do po­lí­ti­co, pe­ro ha si­do am­plia­men­te re­co­no­ci­da co­mo un gru­po ex­tre­mis­ta que ata­ca mez­qui­tas y musulmanes. Los vi­deos pro­vo­ca­ron una rá­pi­da reac­ción de par­te de Gran Bre­ta­ña, in­clui­da una agu­da re­pri­men­da de la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, quien di­jo que Trump es­ta­ba “equi­vo­ca­do” al re­tui­tear los men­sa­jes de una “or­ga­ni­za­ción lle­na de odio”.

Bri­tain First ha pu­bli­ca­do va­rios vi­deos ca­ren­tes de con­tex­tos en Twit­ter, y los tres que com­par­tió Trump fue­ron ti­tu­la­dos “¡Un mu­sul­mán gol­pea al chi­co ho­lan­dés con mu­le­tas!”, “¡El mu­sul­mán des­tru­ye una es­ta­tua de la Vir­gen Ma­ría!” y “La ma­fia is­la­mis­ta em­pu­ja al ado­les­cen­te des­de el te­cho y lo gol­pea has­ta la muer­te!”.

A prin­ci­pios de es­ta se­ma­na, un vo­ce­ro de Twit­ter di­jo al ca­nal CNN: “Para ayu­dar a ga­ran­ti­zar que las per­so­nas ten­gan la opor­tu­ni­dad de ob­ser­var to­dos los án­gu­los de un te­ma, es po­si­ble que en ra­ras oca­sio­nes per­mi­ta­mos que el con­te­ni­do o com­por­ta­mien­to po­lé­mi­co —que de otra ma­ne­ra po­dría vio­lar nues­tras re­glas— per­ma­nez­ca en nues­tro ser­vi­cio, por­que cree­mos que exis­te un in­te­rés pú­bli­co le­gí­ti­mo en su dis­po­ni­bi­li­dad”.

El vo­ce­ro di­jo que ca­da si­tua- ción se eva­lúa ca­so por ca­so.

Pe­ro el vier­nes, Twit­ter pa­re­ció mo­di­fi­car su jus­ti­fi­ca­ción para no eli­mi­nar los vi­deos ofen­si­vos, que Trump com­par­tió con sus 43 millones de se­gui­do­res.

“A prin­ci­pios de es­ta se­ma­na se en­via­ron tuits que con­te­nían vi­deos con vio­len­cia ex­plí­ci­ta”, di­jo Twit­ter en una se­rie de pu­bli­ca­cio­nes en su cuen­ta de se­gu­ri­dad. “Per­so­nal de nues­tro cen­tro de ayu­da ex­pli­có la ra­zón por la que no se ba­ja­ron de la red, aun­que ge­ne­ró cier­ta confusión. Para acla­rar: los vi­deos no se man­tie­nen ac­ti­vos por­que sean de in­te­rés pe­rio­dís­ti­co o de in­te­rés pú­bli­co, se man­tie­nen por­que no vio­lan el ac­tual có­di­go de Twit­ter”.

Sin em­bar­go, Twit­ter pa­re­ce ha­ber re­co­no­ci­do que es­tos tuits son “ma­te­rial sen­si­ble”, lo que sig­ni­fi­ca que con­tie­nen “al­gu­nas for­mas de vio­len­cia ex­plí­ci­ta o con­te­ni­do para adul­tos”. A aque­llos usua­rios que tie­nen sus cuen­tas con­fi­gu­ra­das para evi­tar “ma­te­rial sen­si­ble” se les ad­vier­te que los vi­deos pue­den in­cluir es­te ti­po de imá­ge­nes, ade­más de te­ner que ha­cer clic an­tes de ver el con­te­ni­do.

Twit­ter se ne­gó a co­men­tar el asun­to con el pe­rió­di­co The Was­hing­ton Post.

El pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Twit­ter, Jack Dor­sey, es­cri­bió en su cuen­ta de la red so­cial: “Se­ña­la­mos de ma­ne­ra equi­vo­ca­da la ra­zón por la que no eli­mi­na­mos los vi­deos po­lé­mi­cos de nues­tra red so­cial. Se­gui­mos ana­li­zan­do crí­ti­ca­men­te to­das nues­tras po­lí­ti­cas ac­tua­les y apre­cia­mos to­dos sus co­men­ta­rios”.

La po­lí­ti­ca de me­dios de Twit­ter se­ña­la: “Se pue­den per­mi­tir al­gu­nas for­mas de vio­len­cia grá­fi­ca o con­te­ni­do para adul­tos en los tuits cuan­do se eti­que­tan co­mo imá­ge­nes sen­si­bles”. Para fi­na­les de año la po­lí­ti­ca se mo­di­fi­ca­rá cuan­do las imá­ge­nes sim­bo­li­cen odio.

Fo­to: ap

Ca­da vez que Trump en­vía un tuit, el al­can­ce del mis­mo es, por lo me­nos, de 43 millones de per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.