¿Có­mo in­for­ma la CIA a Trump?

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

Erik Wem­ple The Was­hing­ton Post

EL RE­POR­TA­JE del Was­hing­ton Post so­bre có­mo la Ca­sa Blan­ca ma­ne­ja las ame­na­zas a la se­gu­ri­dad na­cio­nal por par­te de Ru­sia, re­ve­la mu­chos de­ta­lles per­tur­ba­do­res: un gru­po de ase­so­res for­man una es­pe­cie de es­cu­do en la Ofi­ci­na Oval pa­ra no in­vo­lu­crar al pre­si­den­te Trump en asun­tos de­li­ca­dos y otros son ex­pul­sa­dos de la mis­ma en los mo­men­tos en que se dis­cu­ten asun­tos de se­gu­ri­dad na­cio­nal. Es­to es inusual. Sin em­bar­go, lo más in­tere­san­te son los po­si­bles cam­bios en la for­ma en que se ela­bo­ra el re­su­men eje­cu­ti­vo so­bre se­gu­ri­dad que en­tre­gan to­dos los días las agen­cias de se­gu­ri­dad al pre­si­den­te.

El he­cho de que la CIA pue­da pre­pa­rar in­for­mes por es­cri­to dis­tin­tos a las ex­pli­ca­cio­nes ora­les que le ex­po­ne al pre­si­den­te du­ran­te las se­sio­nes in­for­ma­ti­vas re­fle­ja una res­pues­ta apro­pia­da de la co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia an­te un “clien­te” inusual.

Un an­ti­guo ofi­cial de in­te­li­gen­cia di­jo a The Post que “los in­for­mes de in­te­li­gen­cia re­la­cio­na­dos con Ru­sia, que po­drían pro­pi­ciar la ira de Trump, en al­gu­nos ca­sos son in­clui­dos só­lo en la eva­lua­ción es­cri­ta y no se plan­tean oral­men­te”.

Por lo ge­ne­ral, la de­ci­sión de la con­for­ma­ción de las sec­cio­nes del re­su­men eje­cu­ti­vo dia­rio que lee y es­cu­cha el pre­si­den­te ha re­caí­do en un so­lo hom­bre: el mis­mo pre­si­den­te. Des­de la crea­ción en 1961 del pri­mer in­for­me dia­rio de in­te­li­gen­cia per­so­na­li­za­do pa­ra John F. Ken­nedy, la ma­yo­ría de los pre­si­den­tes han evi­ta­do las reu­nio­nes for­ma­les con la CIA y sim­ple­men­te re­vi­san el in­for­me por su cuen­ta. Por ejem­plo, Lyn­don John­son, Ro­nald Rea­gan y Bill Clin­ton evi­ta­ron las se­sio­nes re­gu­la­res con los agen­tes de in­te­li­gen­cia.

En el men­cio­na­do re­por­ta­je, The Post in­for­mó que un “ana­lis­ta ve­te­rano de la CIA” que pre­pa­ra el re­su­men pa­ra Trump “ajus­ta el or­den de su pre­sen­ta­ción con el ob­je­ti­vo de sua­vi­zar el im­pac­to”.

Los in­for­ma­do­res de in­te­li­gen­cia de­ben de­ci­dir la for­ma de prio­ri­zar, y pa­ra ello se apli­can va­rias con­si­de­ra­cio­nes: ¿qué asun­to es más pro­ba­ble que coin­ci­da con la agen­da dia­ria del pre­si­den­te? ¿Qué te­ma es de­ma­sia­do de­li­ca­do co­mo pa­ra im­pe­dir que se ana­li­cen to­dos los que in­clu­ye el in­for­me?

Por su­pues­to que la CIA pue­de adap­tar los in­for­mes a la for­ma en que ana­li­za ca­da pre­si­den­te la in­for­ma­ción; sin em­bar­go, exis­ten lí­mi­tes.

Al­te­rar las con­clu­sio­nes de la pre­sen­ta­ción im­pli­ca­ría pre­sen­tar mal in­for­ma­ción.

El re­por­ta­je del Post deja cla­ro que la CIA man­tie­ne fir­me la con­clu­sión de que Ru­sia in­ten­tó in­ter­fe­rir las elecciones el año pa­sa­do. Na­da in­di­ca que se ha cam­bia­do la con­clu­sión pa­ra te­ner con­sen­so con el pre­si­den­te. Otra co­sa es lo que Trump ha­ce con la in­for­ma­ción.

No se equi­vo­que: es­te ofi­cial de in­te­li­gen­cia se ma­ne­ja con éti­ca. Mi ex­pe­rien­cia y en­tre­na­mien­to me su­gie­ren que él y sus co­le­gas es­tán cons­cien­tes de sus lí­mi­tes y em­pren­den gran­des es­fuer­zos pa­ra evi­tar cru­zar­los.

Fo­to: ap

Trump du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa del 16 de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.